Luis Díaz, la revelación en los amistosos con la Selección Colombia

Luis Díaz, la revelación en los amistosos con la Selección Colombia

El delantero del Junior fue una de las novedades en la primer lista de Carlos Queiroz.

Luis Díaz

Luis Díaz, delantero del Junior.

Foto:

Cristian Ávarez FCF

Por: Deportes
30 de marzo 2019 , 04:32 p.m.

El 2019 ha sido el año en el que Luis Díaz pasó de ser una promesa a una realidad. El guajiro viene acumulando una serie de triunfos personales que lo han puesto en el radar de todo el fútbol colombiano: fue la figura del Junior en la Copa Suramericana, torneo en el que llegó hasta la final; Arturo Reyes, técnico encargado de la Selección Colombia durante los últimos meses del año pasado, lo convocó para dos amistosos (Argentina y Venezuela); estuvo en el radar de River Plate, pero finalmente no se dio el negocio, y ahora fue la revelación de la primera nómina de Carlos Queiroz al frente del equipo nacional.

Díaz, que en junio partiría rumbo al Cardiff de Gales, para jugar en la Liga Premier de Inglaterra la próxima temporada, marcó el gol en la derrota de Colombia 2-1 contra Corea del Sur, pero eso no fue lo único para destacar. Al volante del Junior no le pesó la camiseta, fue igual de atrevido como lo es en el fútbol colombiano, gambeteó, se asoció con los ‘cachos’ de Colombia (James y Falcao) y demostró que, a pesar de su juventud, puede jugar como un viejo experimentado con la Selección.

Para él, esta situación de llegar de improvisto y ser figura no es nueva. En 2015 se jugó en Chile la primera Copa Americana de Pueblos Indígenas: participaron Argentina, Ecuador, Bolivia, México, Chile, Paraguay y Perú. También jugó Colombia, que decidió armar el equipo con Carlos ‘el Pibe’ Valderrama en el cuerpo técnico. Cuando estaban reclutando jugadores, llegó un chico wayuu, un pueblo aborigen del norte del país. Luis Fernando Díaz tenía solo 18 años y sorprendió a todos.

Díaz quedó en el plantel y disputó la Copa Americana. Jugó todos los partidos y hasta llevó la cinta de capitán. Con la camiseta número 8 en su espalda, Colombia perdió la final ante Paraguay. El chico marcó cuatro goles en cinco partidos. Valderrama, ídolo de Junior de Barranquilla, no dudó: lo recomendó para el equipo. En 2016 se sumó y el año pasado se convirtió en la gran figura de un plantel que disputó la final de la Copa Suramericana y cayó por penales ante Atlético Paranaense de Brasil.

Ver esta publicación en Instagram

🤪🤙🏻⚽️

Una publicación compartida de Luis Fernando Diaz Marulanda (@luisdiaz19_) el

Era buen trabajador, gran persona y en la Copa marcó cuatro goles en cinco partidos

“Él llegó y de entrada mostró ganas y deseos. Era buen trabajador, gran persona y en la Copa marcó cuatro goles en cinco partidos. En la final, que perdimos 1-0, los paraguayos lo ablandaron a patadas”, comentó John Díaz, quien dirigió aquel equipo indígena en 2015 y, junto al Pibe, lo llevó al equipo.

Díaz jugó primero en Barranquilla, filial de Junior. Debutó en el primer equipo en 2017. Lo mejor suyo se vio el año pasado: 59 partidos y 16 goles. Fue campeón del torneo colombiano con Junior y no pudo conquistar la Suramericana.

A pesar de que gran parte del público lo reconoce como wayuu, él no se considera tanto en ese rol: “Yo tengo raíces y familiares lejanos de origen wayuu, pero wayuu, wayuu, no soy”, ha dicho, como también que se siente extraño cuando en su pueblo lo tratan como un héroe, “a pesar de que todavía no he ganado mucho”, asegura Díaz.
Así fue el inicio en una jugada que empezó en la escuela de balompié de su propio padre en Barrancas, municipio con 30 grados y a 100 kilómetros de Riohacha. Su juego es elegante. Esconde la pelota, la pasa con precisión, gambetea rivales en la izquierda de la cancha. A veces parece como una garza que se mueve elegante con sus largas y flacas patas. Díaz mueve sus largos 1,82 metros de estatura como volante de ataque, detrás del nueve o como extremo.

Ver esta publicación en Instagram

#recuerdos

Una publicación compartida de Luis Fernando Diaz Marulanda (@luisdiaz19_) el

Ahora, 58 partidos y 15 goles después de su debut con el Junior, fue llamado a la Selección Colombia que, por primera vez, reunió el portugués Carlos Queiroz, el nuevo entrenador nacional y quien disputó los dos partidos amistosos contra Japón y Corea del Sur, como preparación para la Copa América de mitad de año en Brasil.

“La verdad que contento y agradecido con Dios por la oportunidad brindada. Era lo que quería y hacer partido, si no hubiera sido por los compañeros, no lo hubiera logrado. Hicimos un partido redondo, pero no se nos dio la victoria”, dijo.

Díaz, el wayuu que no es “wayuu, wayuu”, el que se enloquece por los vallenatos, el que está a punto de cruzar el Atlántico para jugar en Inglaterra, (“siempre he querido jugar allá”, ha dicho), anotó el pasado martes el gol de Colombia contra Corea y quiere seguir en la Selección.

Los próximos objetivos están claros: volver a ser campeón con el Junior, dejarlo en los octavos de final de la Copa Libertadores, antes de llegar sus atrevidas gambetas al exterior, y jugar la Copa América de Brasil con Colombia.



DEPORTES

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.