Al detalle: ¡la historia de todos los mundiales de fútbol!

Al detalle: ¡la historia de todos los mundiales de fútbol!

Conozca toda la información de las Copas del Mundo disputadas hasta el momento.

Alemania

Alemania, campeón en el 2014.

Foto:

AFP

Por: RESUMEN DE AGENCIAS
26 de mayo 2020 , 03:28 p.m.

Si el fútbol moderno nació en Inglaterra, el mayor torneo en la historia de este popular juego se celebró por primera vez en Sudamérica. Año 1930, Uruguay. Tres estadios, uno de ellos el Centenario, con un aforo de 90.000 espectadores. Tan solo 13 equipos participantes.

Seguramente ni el entonces presidente de la Fifa, el francés Jules Rimet, se imaginaba las consecuencias que tendría el primer Mundial. Sin embargo, la negativa de incluir el fútbol en el programa de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1932 solamente aceleró el proceso.

Sin clasificación previa (por primera y última vez en la historia de los Mundiales), trece selecciones divididas en cuatro grupos (en uno de ellos había cuatro equipos) jugaron el torneo en una vuelta. Después de la eliminatoria quedaron los cuatro mejores equipos: Argentina, Yugoslavia, Uruguay y EE. UU.

La final, celebrada el 30 de julio de 1930, pasó a la historia. Se informa de que estuvieron presentes más de 90.000 hinchas, de ellos 20.000 argentinos. El estadio abrió sus puertas seis horas antes del partido, y dos horas antes del pitido inicial estaba completamente lleno.

El juego terminó 4-2 a favor de los anfitriones del Mundial. Unos de los héroes del torneo fue Héctor Castro, el único jugador con discapacidad en la historia en marcar un gol en la final de un Mundial.

Italia 1934

Aquel Mundial no fue uno cualquiera. Fue el Mundial de Benito Mussolini. Igual que Adolf Hitler usó los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 para exaltar el nazismo, el dictador italiano fue un precursor en el uso del deporte al servicio de un régimen. Quiso demostrar el poder del fascismo con una victoria de Italia. Y quería ganar el trofeo Jules Rimet a cualquier precio.

Eso influyó mucho en la derrota de España, que 14 años antes logró una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amberes con un choque ante Italia de alta tensión que los españoles ganaron por 2-0 y en el que Ricardo Zamora y el italiano Emilio Badini fueron expulsados por liarse a puñetazos.

Ambas selecciones se volvieron a ver las caras en los Juegos Olímpicos de París en 1928. Se enfrentaron en cuartos de final y empataron 1-1. Se tuvo que disputar un partido de repetición en el que el cuadro transalpino vapuleó a España con un contundente 7-1 que sacó los colores al equipo que dirigía José Ángel Berraondo.

Zamora no acudió a esos Juegos. Tampoco otro nombre ilustre de la época, como José Samitier. Tenían que jugar futbolistas "amateurs" y cualquier jugador sospechoso de ser profesional podía provocar la expulsión de la selección.

De los dos, al Mundial de Italia sí llegó Zamora. Fue el único presente en los Juegos de Amberes que repitió 14 años después. Y fue uno de los grandes protagonistas de España, que llegó camuflada al torneo. No era una de las favoritas, pero comenzó fuerte eliminando al Brasil del gran Leonidas. Ganó 3-1 con un doblete de José Iraragorri y con un tanto de Isidro Lángara. Además, Zamora paró a Leonidas un penalti.

En cuartos, esperaba Italia, que en su primer partido humilló a Estados Unidos con un contundente 7-1. De nuevo, dos selecciones con un par de antecedentes vibrantes, se volvían a ver las caras.

El Italia-España de cuartos de final que se disputó el 31 de mayo de 1934 en el Stadio Giovanni Berta se convirtió con el paso de los años en "la batalla de Florencia".

Sin duda, fue el duelo del Mundial. Una final anticipada. Los sueños de los españoles no durarían mucho en Florencia. Mussolini dejó con meridiana claridad lo que tenía que hacer su selección.

El combinado transalpino comenzó a trabajar pronto y una de las primeras cosas que hizo fue nutrirse de jugadores de otros países.

Mundial 1934

Orsi resultó ser uno de los jugadores argentinos que reforzó a la escuadra italiana para lograr el título del Mundial de 1934.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

En 1930, tras la victoria de Uruguay, convencieron al argentino Luis Monti para jugar en el Juventus. Con el tiempo, podrían nacionalizarle.

Con Monti, llegaron otros argentinos, como Enrique Guaita, Raimundo Orsi, Atilio Demaría y el brasileño Guarisi. La calidad de la selección italiana subió. Y con la propaganda habitual, se elevó el patriotismo entre el público.

Los partidos del Mundial comenzaban con el grito de "Italia, Duce". Se hacía el saludo fascista desde el centro del campo. Mussolini presenciaba los encuentros de su equipo desde el palco rodeado de camisas negras. Todo estaba preparado para que aquel fuera su Mundial.

Pero por el camino se cruzó España. Tenían al mejor portero del mundo, Zamora, que dos años después, a las puertas de la Guerra Civil, jugaría su último partido en España para ganar la Copa de la República. También estaba Lángara. Y enfrente, un equipo con miedo a perder por las consecuencias. Eso, era muy peligroso para sus rivales.

Todo estaba preparado para el inicio de un choque que pasaría a la historia y que España comenzó muy bien, con un tanto de Regueiro en el minuto 31, al que contestó Italia justo antes del descanso con el empate de Ferrari. El jugador transalpino remató a la red un centro con poco peligro mientras Schiavio agarraba claramente a Zamora, que no pudo atrapar la pelota.

El árbitro, un belga llamado Joel Baert, no quiso ver una violación del reglamento clamorosa. Pero no fue la única, porque consintió la dureza italiana durante todo el encuentro. España, no se amilanó y acabó respondiendo, pero acabó peor parada, con una gran cantidad de jugadores que no pudieron disputar el encuentro de desempate (en aquella época aún no había tanda de penaltis después de la prórroga).

Pero aparte de ese agarrón a Zamora, antes hubo un penalti por una patada a Iraragorri y otro a Gorostiza.

Después, un gol legal anulado a Lafuente por un fuera de juego que no era. Y, entre medias, una violencia extrema en la que Zamora llegó a recibir una patada en un ojo.

Pero el choque acabó 1-1 y pudo haber ganado España si Luis Regueiro no hubiera mandado un disparo al larguero en el último instante de la prórroga. Los italianos no se llevaron la victoria y Zamora, dos horas después, indignado, dijo la frase que pasó a la historia.

"Nos birlaron el partido, que ha sido nuestro casi siempre, aunque con una dureza extraordinaria. Se ha jugado a un tren de verdadera locura y, como resultado de tantas violencias, ellos y nosotros salimos tocados, casi sin excepción. Fue indignante el gol que nos metieron y el gol que nos anularon", afirmó.

"Para empatar, me hicieron falta. Schiavio me alcanzó con dos soberbios puñetazos que me enviaron a sentarme al fondo de la red.

El árbitro no tenía duda, lo iba a anular. Entonces, los italianos le trajeron a los jueces de línea, y éstos le convencieron para dar validez a semejante tanto. El segundo de Lafuente fue magnífico.

Lafuente se internó, dribló y lanzó un disparo estupendo. Todavía no sé explica nadie por qué anuló ese gol", agregó.

Jacinto Quinconces, décadas después, explicó esa misma jugada: "Lafuente hizo todo un jugadón, se escapó de los defensas italianos, y en jugada personal marcó el 2-1. Aquí llegó nuestra sorpresa porque el árbitro lo anuló porque quiso. Cuando nos comentó que había sido fuera de juego nos reímos. ¡Lafuente había hecho la jugada él solo, sin apoyo de ningún compañero!".

Pero aparte de eso, el parte médico fue terrible para España. Tenía que afrontar el partido de desempate 24 horas después con una larga lista de lesionados que no pudieron jugar: Zamora, Ciriaco, Lafuente, Iraragorri, Gorostiza y Lángara. El mítico portero español, con dos costillas rotas, fue uno de los mayores damnificados.

Y, como Italia tenía que ganar por lo civil o lo criminal, volvió a pasar lo mismo. Muchos jugadores italianos salieron impunes de su extrema dureza y lesionaron a Bosh (se retiró del campo en el tercer minuto y no se podían hacer cambios), Chacho, Regueiro y Quincoces ante la pasividad arbitral. El colegiado era el suizo René Mercet, que anuló dos goles legales a Regueiro y Quincoces y dio por válido la única diana del choque, obra de Giuseppe Meazza.

Como en el primer partido, otro jugador, en esta ocasión Demaría, obstaculizó al sustituto de Zamora, Nogués, que no pudo evitar el remate de Meazza. Además el jugador italiano se subió sobre los hombros de Quincoces. Así ganó Italia, 1-0, con un arbitraje que se comentó tanto que Mercet fue sancionado de por vida por la FIFA y por la federación de su país.

Mientras, España se tuvo que ir a casa y fue acogida como si fueran auténticos héroes. Tanto, que recibió la encomienda de la orden de la República. El 20 de diciembre de 1934, el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, entregó a jugadores y entrenador una distinción que no mitigó el dolor de una eliminación injusta que permitió a Italia ganar su primer Mundial.

Lo consiguió con unas palabras de Mussolini en el vestuario de Italia durante el descanso de la final frente a la República Checa cuando el partido marchaba 0-0. "Il Duce" se dirigió a su entrenador:

"Señor Pozzo, usted es el único responsable del éxito, pero que Dios lo ayude si llega a fracasar". Entonces, Italia ganó 2-1 y esta vez la necesidad y no un árbitro fue la culpable de la victoria.

Pero, para la historia, quedará aquel partido que le birlaron a España, como dijo Zamora. La historia reparó el daño con el título de Sudáfrica 2010. "Sólo" pasaron 76 años.

Francia 1938

La tercera Copa Mundial se disputó en Francia, mientras los nubarrones de la guerra se cernían sobre toda Europa y la política dejaba fuera a varias de las principales naciones. Austria se clasificó, pero decidió retirarse ...

Mundial 1938

Mundial 1938.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Brasil y Polonia disputaron en Estrasburgo uno de los mejores partidos de la historia, que acabó, tras la prórroga, con victoria para los sudamericanos por 6-5, gracias a cuatro goles marcados por Leonidas, quien jugó un rato descalzo. En la final, celebrada en París, Italia venció a Hungría por 4-2.

Brasil 1950

Durante la II Guerra Mundial, el vicepresidente de la Fifa, el italiano Ottorino Barassi, escondió el trofeo de la Copa Mundial en una caja de zapatos debajo de la cama y así evitó que cayera en manos del ejército de ocupación.

Mundial 1950

Mundial 1950.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

La fase de clasificación se convirtió en una especie de farsa, en la que se retiraban equipos que ya habían conseguido clasificarse, y equipos que ya habían quedado eliminados recibían ofertas de plazas para la final. La India se retiró de la competición porque la Fifa no permitió que el equipo jugara descalzo. Así las cosas, sólo trece selecciones participaron en la fase final.La Copa Mundial  volvió a celebrarse y Uruguay se alzó con la victoria en "la final que no fue una final".

Sin embargo, antes de que ésta tuviera lugar, Estados Unidos venció a Inglaterra por 1-0 en Belo Horizonte y la selección no profesional de Suecia se impuso a Italia por 3-2 en Sao Paulo.

La competición se organizó en forma de liguilla, y Brasil, España, Suecia y Uruguay quedaron como últimos contendientes al título. En el encuentro con Uruguay, Brasil necesitaba únicamente un empate para alzarse con el trofeo, pero perdió por 2-1 ante la hinchada de 174.000 espectadores que se dieron cita en el estadio carioca de Maracaná.

Suiza 1954

Cuatro años después del frenesí vivido en el estadio de Maracaná, el trofeo Jules Rimet volvió a Europa, al ambiente mucho más tranquilo de Suiza. Sin embargo, el terreno de juego fue escenario de un espectáculo apasionante.

Hungría era la gran favorita. En su alineación aparecían los nombres de Puskas, Bozsik, Kocsis y Hidegkuti, un equipo que no había conocido la derrota en 28 partidos internacionales y que se había colgado la medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, después de la tristemente famosa "Batalla de Berna" contra Brasil, que se saldó con tres jugadores expulsados y una auténtica pelea en los vestuarios entre los miembros de ambos equipos, los húngaros perdieron el norte.

En el partido de la final contra Alemania, a la que ya había derrotado previamente con un 8-3, la selección húngara acabó perdiendo por 3-2, a pesar de haber mantenido una ventaja de 2-0 en el marcador.

Suecia 1958

Suecia recibió el testigo de manos de Suiza y se convirtió en el país organizador de la Copa Mundial de 1958. Durante estos años de transición, la Copa había perdido a Jules Rimet, su padre fundador, que había fallecido en París el 16 de octubre.

Mundial 1958

Mundial 1958.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Brasil, inspirada por un joven jugador de 17 años llamado Pelé, se alzó con el trofeo por primera vez en su historia. Pelé marcó contra Gales, consiguió tres de los cinco goles con los que su selección se impuso a Francia (5-2)

Chile 1962

Luego de la aparición de Pelé en Suecia 1958, uno de los mejores jugadores que se han podido presencial en el mundo del futbol, el mundial siguiente traería más sorpresas.

Para ir a Chile, en 1962, hubo récord de inscripciones, con 56 países, de los que 16 llegaron. Este fue el primer torneo, además, en el que se aplicó la regla de la diferencia de goles en caso de empate en los partidos de primera ronda, lo que se tradujo en defensas cerradas, pocos tantos, y muchos lesionados.

A los cuatro días, ya sumaban 50, entre ellos Pelé, que sufrió un desgarro en un músculo de la pierna derecha en el segundo partido, contra Checoslovaquia, y privó al equipo favorito de su mayor estrella.

Brasil sumó su segundo título, igualando a Italia y Uruguay, gracias a jugadores como Garrincha, gran estrella de este certamen, Amarildo, que soportó la responsabilidad de sustituir a Pelé, Didí, genial centrocampista, o Vavá, goleador implacable. Aunque empezaron perdiendo la final ante Checoslovaquia, al marcar primero Masopust, acabaron ganando por 3-1.

Inglaterra 1966

Desde su inauguración en 1930, el Mundial no ha dejado de crecer, hasta convertirse claramente en el principal torneo de fútbol internacional del mundo. Después de que el Trofeo Jules Rimet fuera robado durante su exhibición en Londres, los anfitriones tuvieron una segunda alegría unos días más tarde, cuando un perro llamado Pickles lo descubrió entre unos arbustos de un jardín, frente a la casa de un barrio del sur de Londres.

Después de que el Trofeo Jules Rimet fuera robado durante su exhibición en Londres, los anfitriones tuvieron una segunda alegría unos días más tarde, cuando un perro llamado Pickles lo descubrió entre unos arbustos de un jardín, frente a la casa de un barrio del sur de Londres.

Pelé volvió a ser maltratado, esta vez por Bulgaria y Portugal, y la ilusión brasileña de obtener su tercer título consecutivo quedó frustrada. Inglaterra, astutamente dirigida por Alf Ramsey (que luego sería nombrado "Sir"), derrotó a Alemania Occidental por 4-2 en la prórroga de una apasionante final celebrada en Wembley.

México 1970

Espectáculo, estadios llenos, ambiente festivo y muy buen fútbol. Todo eso y mucho más se pudo ver en el Mundial de México 1970, para muchos el mejor de la historia a pesar del calor y la altura.

Brasil dio un verdadero recital de maestría y creatividad con un equipo comandado por Mario Lobo Zagallo donde sobresalían gigantes como Pelé, Gerson, Jairzinho, Rivelino, Carlos Alberto. No perdió un solo partido y marcó 19 goles.

Pelé

Pelé en el Mundial de México 1970.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

La Fifa introdujo algunas novedades importantes para esta cita. Comenzaron a usarse tarjetas rojas y amarillas, se estableció la diferencia entre lanzamientos directos e indirectos, y, sobre todo, se permitieron dos cambios de jugadores por equipo, toda una revolución.

Esta novena edición terminó de forma apoteósica en un estadio Azteca repleto y donde el Brasil del Rey Pelé derrotó sin mucho problema a Italia 4-1.

Alemania 1974

Otro triunfo de la selección anfitriona tuvo lugar cuando los alemanes organizaron la Copa Mundiapor primera vez. El resultado fue un torneo que se recuerda por la llegada de un estilo de juego veloz e interactivo, el "fútbol total", que hizo las delicias de los espectadores.

Con Johan Cruyff a la cabeza, Holanda anunció su llegada a bombo y platillo, al apabullar a Argentina por 4-0 y a Brasil por 2-0, pero no supo romper el ritmo de Alemania Occidental y fue abatida por 2-1 por un típico gol de Gerd Muller, alias "Torpedo".

Argentina 1978

Después de disputar la final en 1930, Argentina tuvo que esperar unos cuantos años para ganar el Mundial, lo que finalmente logró en 1978, cuando jugó en casa. En la final, el gran apoyo que la afición brindó al equipo local contribuyó a derrotar a Holanda, que no pudo contar con Cruyff, al haberse negado éste último a viajar a Argentina debido a la situación política.

En la primera fase de grupos, Argentina se vio superada por Italia, pero logró sobreponerse y llegar a la final al vencer a Perú por 6-0.

Mundial 1978

Mundial 1978.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

El combinado argentino, formado por grandes figuras de la talla de Daniel Passarella, Osvaldo Ardiles y Mario Kempes (máximo goleador, con seis tantos), batió a los holandeses en la final (3-1), tras la prórroga.

España 1982

Italia pasó la primera ronda gracias a la diferencia de goles y, más tarde, ganaría el torneo por tercera vez, tras vencer a una creativa selección brasileña en un sorprendente partido de la segunda fase.

Los continuos ataques de Zico, Sócrates, Falcao y Eder acabarían pasándole factura a Brasil, que perdió por 3-2 un encuentro en el que Paolo Rossi marcó los tres goles. Italia llegó a la final, en la que derrotó a Alemania Occidental por 3-1, y Rossi se proclamó máximo goleador, con seis tantos.

México 1986

México volvió a acoger un Mundial 16 años después de haber organizado el de 1970 y se convirtió en el primer país en repetir como sede de la Copa del Mundo. La razón fue la renuncia de Colombia, país designado en un principio como organizador, al no poder cumplir con los requisitos de la FIFA, que encontró en México un recambio de urgencia con garantías.

Mundial 1986

Mundial 1986.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

El gran protagonista de este Mundial fue Diego Armando Maradona, que se consagró como el mejor jugador del torneo y le dio a Argentina el segundo título de su historia. Su partido más memorable fue en cuartos de final ante Inglaterra (2-1). Con el recuerdo de la Guerra de las Malvinas todavía cercano, Maradona decidió el partido con dos goles históricos, uno con la mano tal y como él mismo reconoció al asegurar que le ayudó "la mano de Dios", y otro arrancando desde el centro del campo y regateando a todos los rivales que se encontró por el camino.

Italia 1990

Un Mundial decepcionante, con demasiado fútbol defensivo y muchos partidos que se decidieron desde el punto de castigo. La final entre Alemania Occidental y Argentina fue la menos atractiva de la historia.

Argentina se convirtió en la primera selección que no lograba marcar en la final y, también, en la primera que sufría no una, sino dos expulsiones en el último encuentro. Italia, el país organizador, defraudó a lo largo de todo el torneo y fue eliminada en semifinales por Argentina desde la línea de nueve metros. En la otra semifinal, Alemania Occidental venció a Inglaterra, también en los penales.

Mundial 1990

Mundial 1990.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

El Mundial de 1990 fue la cúspide de la carrera de Roger Milla. A la edad de 38 años, se había despedido del fútbol de máximo nivel para jugar en el JS Saint-Pierroise, un modesto equipo de la Isla de Reunión. Sin embargo, volvió de su retiro para dejar una huella memorable en la Copa Mundial de Italia, llevando a Camerún a cuartos de final.

Estados Unidos 1994

Una magnífica Copa Mundial, tan sólo empañada por la decepcionante final en la que se impuso Brasil por penales, tras empatar a cero con Italia. Hubo multitud de goles, emoción, drama y sorpresas. Bulgaria, que nunca había ganado un partido del Mundial de los 16 que había disputado, protagonizó la mayor sorpresa del torneo, al eliminar a Alemania camino de las semifinales.

El momento dramático se produjo cuando Diego Armando Maradona, el héroe de Argentina en 1986, dio positivo por consumo de drogas y fue expulsado de la competición. También hubo una tragedia, el asesinato del colombiano Andrés Escobar, días después de volver a su país, por marcar un gol en propia meta ante Estados Unidos.

La selección anfitriona hizo un buen papel, ya que llegó hasta la segunda ronda, donde cayó eliminada ante Brasil. Brasil fue el mejor equipo del torneo, y un meritorio campeón, aunque el modo en que se produjo su victoria final dejó a muchos algo decepcionados

Francia 1998

Fue el mayor de la historia: en ella participaron 32 equipos que disputaron 64 encuentros. Los ocho grupos, de cuatro selecciones cada uno, fueron repartidos por toda Francia, entre los diez estadios nuevos o remodelados. El partido inaugural y la final se disputaron en el espléndido Estadio de Francia, de reciente construcción, situado en Saint-Denis, al norte de París.

El 12 de julio, "llegó el día de la gloria", si tomamos prestada una línea de La Marsellesa, el himno nacional francés. Con un gol de cabeza en el minuto 27 y otro en el tiempo añadido de la primera mitad, el mediapunta Zinedine Zidane asestó a sus rivales brasileños dos golpes de los que ya no se recuperarían. A pesar de quedarse con diez hombres tras la expulsión de Marcel Desailly en el minuto 68, la fortaleza francesa no sólo resistió la acometida final de Brasil, sino que incluso marcó otro tanto, tras un contragolpe de Emmanuel Petit en el último minuto.

Mundial 1998

Mundial 1998.

Foto:

AFP

El pitido final del colegiado marroquí Belqola, el primer africano que arbitraba una final de la Copa Mundial, fue la señal para que todo el país diera rienda suelta a un éxtasis de júbilo. Tan sólo en los Campos Elíseos se dieron cita más de un millón de personas, que celebraron el triunfo bailando toda la noche.

Corea y Japón 2002

En el 2002, la Copa Mundial por primera vez se celebró en Asia y tuvo más de un país anfitrión. Corea del Sur y Japón acogieron este foro mundial del 31 de mayo al 30 de junio. Cada país ofreció 10 estadios para la celebración de los partidos. En su mayoría, construidos especialmente para el Mundial. Quizá, un lugar poco habitual, elegido para el evento, llevó a muchos resultados inesperados.

Por ejemplo, Francia, campeón vigente del mundo, fue eliminada en la fase de grupos. Otra selección favorita, Argentina, también perdió toda esperanza en esta misma etapa. Además es entonces cuando, cómo inesperadamente, las selecciones de Turquía y Corea del Sur llegaron a la semifinal.

Asimismo, el torneo quedó marcado por una serie de extrañas decisiones de los árbitros, que sobre todo afectaron a los italianos y a los españoles. Los goles que no fueron dados por válidos, los penales sancionados o no sancionados amargaron el final de varios partidos.

De esta forma la selección de Brasil conquistó su quinto título, y Ronaldo se alzó con su segundo título. En 1994 también formó parte del equipo campeón, aunque no jugó ningún partido.

Sin embargo, en el partido por el título se enfrentaron los dos auténticos favoritos del campeonato, dos grandes selecciones: Brasil y Alemania. Los dos equipos tuvieron que superar una importante resistencia de los rivales para llegar a la final.

Los alemanes perdieron puntos contra República de Irlanda en la fase de grupos y, sin embargo, ganaron sus tres partidos en las eliminatorias con 1 a 0. Brasil sumó el mayor número de puntos en los partidos de la fase de grupos, mientras que en las eliminatorias la vio difícil contra Inglaterra y especialmente contra Turquía en la semifinal.

No obstante, los brasileños se mostraron más fuertes en la lucha por el oro. Ronaldo, que 4 años antes se había quedado sin el trofeo, estuvo imparable y marcó dos goles. Los alemanes no metieron ninguno.

Alemania 2006

El trofeo del Mundial terminó en manos italianas en 2006 gracias, sobre todo, a una excelente labor de equipo. El recuerdo más prominente de la final disputada en el Estadio Olímpico de Berlín puede ser el chispazo de Zinedine Zidane, que le llevó a tumbar de un cabezazo en el pecho a Marco Materazzi pero, con todo, lo más admirable fue el esfuerzo que desplegaron los Azzurri para conquistar su cuarta corona mundial.

Mundial 2006

Mundial 2006.

Foto:

AFP

Magistralmente organizados por el seleccionador Marcello Lippi, que venía de triunfar con el Juventus, y a lo que parece espoleados por el escándalo en curso de los partidos amañados en su país, los italianos reforzaron su arte con una patente camaradería. Veintiuno de los veintitrés convocados llegaron a saltar al terreno de juego, y diez de ellos encontraron el camino de la red en este certamen.

Sudáfrica 2010

Tan sólo 12 kilómetros separan a España de África en sus extremos. Y ambas se unieron en los festejos al término del Mundial que tendió una cadena de alegría desde Bloemfontein a Barcelona.

Esta ha sido la primera Copa Mundial de África, y perdurará en el recuerdo tanto por el espíritu y las sonrisas de los organizadores como por el triunfo de una selección española que coronó nuevas cumbres al convertirse, gracias a un gol de Andrés Iniesta en el minuto 116 de su partido ante Holanda, en el octavo país que conquista el título más codiciado del deporte rey.

La victoria de España en la magnífica “calabaza” del Soccer City supuso el colofón a 31 días de fútbol: 64 encuentros en nueve sedes, en los que actuaron 599 jugadores de 32 equipos y se marcaron 145 goles en total. Los hombres de Vicente del Bosque acabaron alzando el trofeo, pero el otro gran titular del certamen fue el éxito de Sudáfrica: una exhibición de determinación y orgullo de la nación del arco iris, que trasladó un mensaje de esperanza a un continente entero. El hecho de que el combinado sudafricano fuese el primer anfitrión en decir adiós tras la primera ronda no afectó en absoluto al entusiasmo, ni debilitó el omnipresente zumbido de las vuvuzelas

Brasil 2014

La Copa Mundial del 2014  fue la vigésima edición de la Copa Mundial de Fútbol. Se realizó en Brasil entre el 12 de junio y el 13 de julio de 2014, por segunda vez en dicho país, tras el campeonato de 1950.

En el desarrollo del certamen se dieron una serie de sorpresas durante la fase de grupos. Destacó la eliminación de España, selección defensora del título mundial, así como equipos del calibre de Inglaterra e Italia. Además, hubo un importante avance de los equipos americanos, ocho de los cuales se clasificaron para octavos de final. También por primera vez en una Copa del Mundo, dos equipos africanos llegaron a la segunda fase: Argelia y Nigeria.

Las semifinales pusieron frente a frente, en cada una de ellas, a un equipo europeo con uno suramericano, lo cual reafirmó la hegemonía histórica de las asociaciones respectivas. Alemania superó a Brasil en un histórico partido, y Argentina llegó a la final tras vencer en tanda de penales a los Países Bajos. En la final, Alemania derrotó por 1-0 a Argentina en la prórroga y se coronó por cuarta vez como campeón mundial. Además, fue la primera selección europea en ganar un Mundial en territorio americano.

Rusia 2018

Esta fue la undécima vez que la Copa del Mundo se disputó en el continente europeo, y la primera que se celebró en Europa Oriental. También por primera vez, el torneo tiene lugar en dos continentes: Europa y Asia, dada la ubicación de la ciudad de Ekaterimburgo, una de las sedes.2​

Con un costo estimado de más de 14 200 millones de dólares, es la Copa del Mundo más cara de la historia.3​ Por otra parte, es la primera vez que se utilizó el Árbitro asistente de video (VAR) y un balón oficial con un chip incorporado para seguir los partidos en vivo mediante una aplicación en esta competencia.

Mundial 2018

Mundial 2018.

Foto:

AFP

El campeón fue Francia, que derrotó por 4-2 a Croacia —selección que llegaba por primera vez a la final— y se consagró por segunda vez después de 20 años (en 1998 ganó el Mundial en calidad de anfitrión ante Brasil).

RESUMEN DE AGENCIAS

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.