Secciones
Síguenos en:
Así es la vida de José Pékerman tras su salida de la Selección
José Pékerman

José Pékerman, con la bandera de Colombia, el día que dejó la Selección Colombia.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Así es la vida de José Pékerman tras su salida de la Selección

El argentino, que hoy no está en la carpeta de la Federación, vive y sueña fútbol en su país. 

Todavía no habían acabado de caer los seis goles de Ecuador en Quito, que prácticamente sentenciaban el futuro de Carlos Queiroz y le señalaban la ruta de salida de la Selección Colombia.

Más de un hincha de la Selección lanzó en redes sociales la pregunta: ¿dónde andará José Pékerman? El argentino dirigió al equipo en las dos eliminatorias anteriores y consiguió llevar a Colombia a su mejor actuación histórica en la Copa del Mundo, cuartos de final en Brasil 2014. Cuatro años después, en Rusia, el equipo se despidió en octavos de final y un par de meses después, Pékerman dejó el cargo.

(Lea también: Santa Fe dejó vivo a Equidad en la semifinal de la Liga)

La posibilidad de que Pékerman vuelva a la Selección es más un sueño de hinchas que una posibilidad real: en la Federación parecen decididos a contratar un entrenador colombiano y han puesto casi todas las fichas en Reinaldo Rueda.

¿En qué anda Pékerman? El exentrenador de la Selección vive en Hurlingham, una municipalidad de clase media alta, en el noroeste del gran Buenos Aires. Desde el microcentro de la capital argentina (el famoso cruce de Florida y Lavalle), el trayecto es más o menos de una hora en automóvil. Y desde el estadio de River Plate, son unos 35 minutos.

Pékerman vive en un casa de un sola planta, junto con su esposa, Matilde. A sus 71 años, sigue obsesionado por hacer deporte: todos los días hace bicicleta fija y tiene un pequeño espacio con máquinas de gimnasio, en el que también suele trabajar. Además, en los dos últimos años, tras dejar la Selección, ha encontrado otro deporte para practicar: el tenis. Lo hace cerca de su residencia, en la misma zona de Hurlingham.

Tiene dos perros: uno lo rescataron de la calle junto con su esposa, lo cuidaron y recuperaron. Pensaron luego entregarlo a alguien en adopción, pero se encariñaron tanto con él que finalmente sigue en su casa. El otro es uno de raza, un bichón maltés, un perro pequeño.

Su rutina comienza muy temprano. En un país donde la gente suele trasnochar mucho y no madrugar tanto, Pékerman sale de la cama cerca de las 6:30 de la mañana. Para hacerse una idea de qué tanto madrugan los argentinos, los gimnasios en ese país abren a las 8 de la mañana, mientras en Colombia hay algunos que funcionan desde las 4 a. m.

(Además: América y Junior, por el paso inicial para volver a la final)

Normalmente, Pékerman ajusta su agenda diaria dependiendo de los partidos de fútbol que quiera ver, porque sigue muy pendiente de todo. Su desayuno suele ser clara de huevo, café y mate y una proteína.

No le gusta mucho salir de su casa, donde hacer deporte y ver fútbol se convirtieron en los ejes de su vida. Le gusta mantener un perfil bajo. Incluso le da algo de vergüenza que lo reconozcan en la calle, por lo cual solo lo hace cuando es estrictamente necesario.

De vez en cuando sale a un restaurante a comer con su familia, sus platos preferidos son la carne y la comida italiana, aunque los años que vivió en Colombia, a donde llegó en 1975 para jugar en el Independiente Medellín, hacen que los platos típicos del país también ocupen un lugar importante. De hecho, Vanessa, su hija nacida en Colombia, aprendió a preparar muchos de ellos.

En su casa tiene un lugar para ver los partidos que le interesan, incluso dos o tres juegos al mismo tiempo, para lo cual dispone de igual número de pantallas. Y de esa programación está pendiente su esposa, para saber a qué compromisos sociales va a ir.

Eso sí, Pékerman se mantiene muy enterado de los partidos que le interesan, toma apuntes y da muchos detalles acerca de lo sucedido en los juegos. En la agenda de encuentros también están incluidos algunos del fútbol profesional colombiano.

(Le puede interesar: Cuadrado, genial: dos asistencias para salvar a Juventus)

Su hora de dormir la determinan los partidos que vaya a ver por la noche. Como sigue con frecuencia la Copa Libertadores y la Suramericana, en la que los juegos, en horario argentino, terminan cerca de la medianoche, entonces al menos tres días por semana trasnocha. El día que se duerme más temprano es el lunes: ese día no suele haber fútbol...

El dolor por Maradona

Aunque no le gusta mucho salir, hace poco sí hubo algo que lo sacó de su casa, con un dolor grande, la muerte de Diego Maradona.

“Siento que hoy nos arrancaron un pedazo de corazón a cada uno de los argentinos. La derrota más dura que el fútbol podía sufrir hoy y siempre. Lo conocí desde chiquito. Estoy desconsolado...”, declaró entonces al diario Olé.

Pékerman fue al velorio de Maradona y llegó alrededor del mediodía, cuando ya el féretro estaba cerrado. Vestido con un traje negro y un tapabocas del mismo color, se saludó con Claudia Villafañe, la exesposa de Diego, durante las exequias del ‘10’.

La relación con Maradona era tan cercana que, en el Mundial de Rusia, el ‘10’ se puso la camiseta de Colombia e incluso tuvo un problema con la Fifa: se peleó con el croata Zvonimir Boban, quien era secretario general adjunto.

Maradona se quejó de la actuación del árbitro Mark Geiger en el partido en el que Colombia quedó afuera de Rusia 2018. Particularmente, su queja fue por el penalti con el que Inglaterra se puso en ventaja, en el que hubo una falta previa contra Carlos Sánchez.

“Hoy vi un robo monumental en la cancha. Yo le pido disculpas a todo el pueblo colombiano, pero los jugadores no tenemos la culpa’, disparó Maradona. Boban le llamó la atención y Diego lo retó...

La relación con Colombia

Desde la rueda de prensa en la que se despidió de la Selección, Pékerman ha venido entre seis y siete veces al país. La última de ellas coincidió con el primer gran revés de la era de Carlos Queiroz, la derrota 3-0 contra Argelia, en octubre del año pasado. Ese partido lo vio en Bogotá.

Los ocho años que vivió en su segunda etapa en Colombia le dejaron muchos amigos y afectos y eso ha hecho que venga con cierta frecuencia, además de que visita al país también para someterse a un tratamiento odontológico.

En su casa tiene muchos adornos que llevó de Colombia. Conserva, por ejemplo, un sombrero aguadeño y una cabeza de toro del Carnaval de Barranquilla, que le entregaron antes del partido contra Bolivia, en marzo de 2013. Esa la tiene en otra cabaña en donde suele también sentarse a ver fútbol.

José Pékerman

José Pékerman, con la cabeza de toro del Carnaval de Barranquilla que le regalaron en marzo de 2013.

Foto:

Carlos Capella - Archivo EL TIEMPO

También viaja con cierta frecuencia a Mendoza, tres o cuatro veces al año, donde vive su hija menor Ivana, quien tiene una estancia (finca) allí. Y el año pasado fue a Europa con su esposa. Este año también tenía programado un viaje, pero no pudo ir por la pandemia.

Desde que dejó la Selección le ha dado prioridad a estar en su casa. Desde su entorno aseguran que ha tenido entre 20 y 25 ofertas para dirigir, entre ellas, de Flamengo, Palmeiras, São Paulo y de las selecciones de Venezuela, Ecuador y Chile.

Pero la que más le llamó la atención fue una oferta de Boca, que lo buscó después de perder la final de la Libertadores contra River, con una oferta “monstruosa” en lo económico.

De Colombia no hubo ofertas: la presencia de su empresario, Pascual Lezcano, hace difícil la negociación según han contado algunos directivos. Lezcano cumplía, sin ser empleado de la Federación, una función similar a la que hoy tiene Mario Alberto Yepes como director deportivo.

(En otras noticias: Misión cumplida: Santa Fe, finalista de la Liga femenina)

A Pékerman le ofrecieron la nacionalidad colombiana, tanto el expresidente Juan Manuel Santos como el actual mandatario, Iván Duque. Pékerman no firmó los tramites porque no quiso que se viera como un acto demagógico.

En su momento, cuando dejó el cargo, Pékerman se quejó de que apenas lo vinieron a contactar 10 días antes de que terminara su contrato y de que hubieran designado como DT encargado a Arturo Reyes. Pékerman sigue pensando en fútbol a toda hora, pero hoy la Selección Colombia no parece tenerlo en su brújula, que apunta a Reinaldo Rueda.

DEPORTES

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.