¿Afectan al cerebro los cabezazos en el fútbol?

¿Afectan al cerebro los cabezazos en el fútbol?

En inglaterra estudian prohibir que los niños menores de 12 años golpeen el balón con la cabeza. 

Yerry Mina

Yerry Mina, defensor colombiano.

Foto:

Reuters

Por: José Orlando Ascencio
02 de noviembre 2019 , 08:49 p.m.

Hay deportes de alto contacto que dejan secuelas y daños cerebrales, como el boxeo, el rugby o el fútbol americano. Pero en el caso del fútbol, el fenómeno no se había estudiado con tanto detenimiento.

Esta semana, la Premier League, en Inglaterra, estudiaba la posibilidad de prohibir que en las divisiones infantiles, hasta los 12 años, los jugadores remataran con la cabeza. La decisión se analiza luego de que la liga inglesa analizara un informe del Grupo de Investigación de Lesiones Cerebrales de Glasgow, en el que confirma que los golpes y conmociones cerebrales aumentan la posibilidad de sufrir problemas como alzhéimer, párkinson y enfermedades neuronales motoras.

El grupo, encabezado por el neuropatólogo Willie Stewart, revisó los datos médicos de 7.676 futbolistas escoceses nacidos entre 1900 y 1976. Luego los comparó con los de más de 23.000 personas de edades y condiciones similares. Una de las conclusiones fue que los futbolistas tenían cinco veces más posibilidades de sufrir alzhéimer, dos veces más de párkinson y cuatro veces más de esclerosis lateral amiotrófica.

Cerebro futbolistas

Cabezazos en el fútbol

Foto:

Remberto Burgos de la Espriella, expresidente de la Sociedad Colombiana de Neurología, elaboró un documento sobre la relación entre el cabeceo y las lesiones cerebrales.

“Hay dos cosas. Creo que en las ligas infantiles, cuando el cerebro está en plena formación, los muchachos que practican fútbol deben hacerlo con protector encefálico, es decir, con casco. Eso no cambia la esencia del deporte y los niños van a tener cerebros sanos”, le explicó Burgos a EL TIEMPO. “En las ligas de California, por ejemplo, es mandatorio el uso de casco en los niños que practican fútbol”, agregó.

Cuando el cerebro está en plena formación, los muchachos que practican fútbol deben hacerlo con protector encefálico, es decir, con casco.

Burgos, además, recomienda que el cuidado sea superior en los jugadores entre 5 y 9 años, edad en la que la proporción entre la cabeza y el cuerpo es aún mayor.
En su estudio, Burgos mencionó casos como el del argelino Hocine Gacemi, quien falleció a los 26 años, producto de una fractura de cráneo, tras un doble golpe, primero contra la cabeza de un rival y luego contra el piso. También, el del arquero checo Petr Cech, quien sufrió en 2006 una fractura deprimida, producto de un choque con la rodilla de otro jugador. Sin embargo, Cech se recuperó y pudo volver a jugar, aunque siempre lo hizo con una mascarilla.

“El proceso de maduración del cerebro llega hasta los 25 años, Por eso es bueno tomar medidas seguras para que los niños crezcan sanamente. ¿De qué sirve que sean grandes si van a tener problemas posteriormente?”, analizó.

Burgos hizo unas recomendaciones para los entrenamientos. “En los niños, hasta que el cerebro alcance su madurez, debe haber protección. Segundo, en las escuelas de fútbol se les debe enseñar a cabecear bien, que sea espontánea. Hay que tener en cuenta dos cosas: una, en lo posible, que el impacto se haga sobre la región frontal y que la región cervical, el cuello tenga músculos fuertes, para que el impulso de atrás hacia adelante tenga menor impacto. Y luego, que haya un adecuado alineamiento sagital, en forma tal de que el cuello mantenga una posición firme y el músculo esté preparado para el impacto frontal”, explicó.

“Las pruebas neuropsicológicas de jugadores de fútbol en el ámbito profesional son absolutamente diferentes de los que practican otros deportes. El cabezazo en repetición produce traumas en el cerebro y deterioro de capacidades cognitivas”, agregó Burgos.

En otras disciplinas, incluso, el trauma es aún mayor. Burgos recordó el caso de Dave Duerson, jugador más valioso de la NFL en 1987 con los Chicago Bears, quien acabó suicidándose. Duerson había enviado mensajes a sus familiares para que estudiaran su cerebro.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de DEPORTES@Josasc

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.