Secciones
Síguenos en:
Haaland: la historia del futbolista que es una máquina de hacer goles
Erling Haaland

Erling Haaland sigue imparable con el Borussia Dortmund.

Foto:

afp

Haaland: la historia del futbolista que es una máquina de hacer goles

FOTO:

afp

Con 20 años ya deslumbra en el fútbol mundial, por sus goles y su estilo de juego. 

Haaland, Haaland... Quien no se ha aprendido ese sonoro apellido noruego lo hará muy pronto, porque Haaland suena y suena en cada jornada del fútbol alemán y también en la Liga de Campeones. Es el apellido del momento, el del furor en Europa. Es el de ese delantero del Borussia Dortmund, jovencito rubio, de balaca, mirada juvenil, sonrisa atrevida, cuerpo de superatleta o de máquina, o de máquina atleta, que acapara la atención del fútbol mundial. Haaland no es un apellido cualquiera: es el apellido del gol.

(Le puede interesar: ¿Cuándo vuelve James? Carlo Ancelotti actualiza la situación)

Erling Haaland apenas tiene 20 años y vive toda la dimensión de esa profesión voraz del fútbol. Los grandes clubes de Europa ya se lo pelean con codicia, la prensa lo acecha y los aficionados lo miran con curiosidad, como quien presiente que una nueva estrella está emergiendo. En Europa ya lo elevan al nivel de prócer del poco afamado fútbol noruego, como un diamante escandinavo, como un goleador descomunal.

Se ha ganado su buena fama a punta de goles, una reputación de oro por todo lo que hace en el césped. Es que es un delantero completo, difícil, muy difícil de marcar, una pesadilla sin fin para sus adversarios, que no hallan la forma de frenar sus intempestivas carreras.

Es que Haaland es capaz de sacarse de encima al más férreo marcador con una zancada, con sus 1,94 metros de estatura que le permiten ver la cancha en todo su esplendor, y con su ancha espalda con la que protege la pelota como si fuera una muralla. Lo más curioso es su capacidad para girar y cambiar de velocidad, como si sus enormes extremidades no lo incomodaran. Y si eso no lo es todo, hay que verlo con la pelota, con qué control la domina. El gigante no tiene la torpeza de algunos gigantes.

Erling Haaland

Erling Haaland

Foto:

Efe

(Lea además: Estas son las guerreras del América femenino)

Pero ante todo, su sello es ser oportuno. Siempre está bien ubicado. Y sus goles son de mucha precisión. Zurdazos bien acomodados. Tiene la facilidad de encontrar el resquicio entre el portero y su arco, ese orificio por el que mete la pelota, cuchareada de lujo o disparada con furia.

Así, con su estilo letal, lleva más de cien goles en su prematura carrera deportiva. De estos, 32 los hizo en la Bundesliga alemana, 21 en esta temporada con el Dortmund (este sábado le hizo dos al Colonia). Y es el actual goleador de la Champions League, con 10 goles en 6 partidos, superando a jugadores como Neymar (6), Mbappé (6) y Lewandowski (5). Tiene, además, el récord de 20 goles en esta competición en solo 14 partidos. Cristiano Ronaldo tardó 56 juegos para llegar a esa cifra. El joven noruego que saltó a la fama cuando le hizo 9 goles en un solo partido a Honduras en el Mundial Sub-20 de 2019 está hambriento de gol.

‘Un Usain Bolt’

Le dicen que es una bestia del área, un animal del ataque, una máquina: un cíborg que hace goles que parecen teledirigidos. El mundo del fútbol lo mira con grandes expectativas, por su juventud y su calidad, y ya se agotan los adjetivos para describirlo. El exfutbolista alemán Lothar Matthäus dijo de manera poética que Haaland le parecía un huracán que te tumba. Destacó además su tamaño, su dinamismo, su potencia, su pasión y su técnica. El excrac mira con buenos ojos al crac emergente. Dimitar Berbatov, un exgoleador búlgaro, lo sintetizó con una comparación contundente: “Corre como Usain Bolt”.

Y es que una virtud que parece sobresalir en Haaland es su físico. Su fortaleza y velocidad. Pobre de aquel defensa que tenga que enfrentarlo en un mano a mano, en una expedición de esas hacia el arco. Para Haaland no es problema recibir el balón en la mitad de la cancha y emprender su heroica maratón de obstáculos hacia la red. Algo normal para quien de niño practicaba el salto largo.

Hay quienes ya lo comparan con Messi o Ronaldo, no por el estilo, sino por lo que proyecta, porque a sus 20 años este muchachito de mirada pícara, amante del rap, admirador de Zlatan Ibrahimovic y que festeja los goles en posición de loto, como si meditara sus hazañas, tiene el mundo a sus pies. Ya fue elegido como el Golden Boy en 2020 (premio europeo que entrega el diario italiano Tuttosport al mejor jugador menor de 21 años), por encima de jugadores como Rodrygo, Ansu Fati o Vinicius. También lo comparan con el francés Kylian Mbappé, al punto de que ambos son los llamados a pelearse el trono del mañana en el fútbol mundial. Están en una lucha mediática, en un mano a mano de virtudes, como si estuvieran listos para iniciar una carrera de 100 metros. Los otros delanteros, los ya consagrados, ya sienten la presión en la nuca, la amenaza de este joven que está congraciado con el gol.

En el Dortmund, a donde llegó en 2019, es considerado al nivel de Lewandowski, el símbolo del Bayern Múnich. Es así de importante y definitivo. Por eso, no se considera que vaya a durar mucho allí. “En un par de años irá a un gran equipo por 200 o 300 millones; es el más fuerte de todos”, dijo el exfutbolista italiano Christian Vieri. Quienes fueron goleadores ya olfatean que en Haaland hay un futuro prometedor. Y él lo toma con ambición. El día que le hizo cuatro goles al Hertha Berlín dijo: “Siempre quiero más y más. Puedo marcar cuatro goles, pero imagínense si hubiera marcado seis. ¿Cuánto mejor sería eso?”.

(Lea también: Análisis: estos son los favoritos, tras el sorteo de la Champions)

Erling Haaland

Erling Haaland

Foto:

AFP

Los inicios de la máquina

Su capacidad física no es casualidad. Haaland es hijo de deportistas. Su madre fue una atleta profesional que se destacó en el heptatlón. Su padre es el exfutbolista Alf-Inge Haaland, que llegó a jugar en el Leeds del fútbol inglés, fue defensa y hoy en día es quien se ocupa de todas las cosas deportivas relacionadas con su hijo. Fue en Leeds, justamente, donde el rubiecito dio sus primeros pasos, allí nació, aunque a los tres años ya vivía en Noruega, donde creció. Se aficionó a los deportes desde chico, practicó, y con mucha destreza, el balonmano. Pero tenía una condición innata para dominar la pelota con los pies, en una tierra donde el fútbol está opacado por el esquí. Entonces, como su padre, se hizo futbolista.

Su debut fue en el club Bryne FK de su ciudad, que juega en la tercera división. Luego estuvo dos años en el Molde FK. En 2019 decidió ir a jugar al club austriaco Red Bull Salzburgo, donde ganó una Liga y una Copa. Entonces su nombre –su apellido– empezó a sonar fuerte. Los grandes de Europa empezaron a mirarlo con detalle y a gestionar su fichaje. Pero fue el Dortmund alemán el que dio el golpe y se quedó con este portentoso delantero, que tenía como carta de presentación los tres goles que hizo el día que se estrenó en la Liga de Campeones. Se lo llevó por unos 20 millones de euros y con un contrato hasta 2024.

Para no defraudar a los alemanes, el día que debutó con la camiseta del Dortmund le marcó tres goles al Augsburgo. Fue suplente, pues estaba recién llegado, y entró cuando su equipo perdía 3-1. Nadie esperaba que fuera el salvador, y lo fue. En solo tres minutos hizo su primer gol. Anotó un hat-trick y celebró una victoria 3-5. Entonces Haaland despertó el interés general, como un fichaje estrella. “Me han comprado por una razón y lo sé. Solo necesito ser yo mismo, jugar mi juego y las cosas saldrán bien al final”, dijo tras sus primeros goles en Alemania. Luego se acostumbraría a inflar las redes allí. Haaland hizo del arte del gol un trámite.

Me han comprado por una razón y lo sé. Solo necesito ser yo mismo, jugar mi juego y las cosas saldrán bien al final

La perla que todos quieren

Erling Haaland cumple el destino de los elegidos: debutar, brillar, convencer, seducir y hacerse querer. Hoy, los más poderosos están en una pelea de intenciones por él. Se habla del Chelsea, que lanzaría una primera oferta de 100 millones de euros. El Manchester United entraría en la puja y pondría sobre la mesa 130 millones. También se habla del Manchester City, justo su próximo rival en la Champions. Pero en el escenario está también el Real Madrid, que parece seducido por los goles del joven noruego de oro.

La prensa europea dice que Florentino Pérez, mandamás del club merengue, ya puso sus ojos en Haaland y luchará por tenerlo. Sobre todo ahora que necesita un fichaje estelar para su galaxia. Por ahora, su costo en el mercado es de 110 millones de euros, según el portal Transfermarkt, pero se estima que la cotización irá subiendo.

La sola posibilidad de que vaya al Madrid ya despierta comentarios en el propio equipo español. El capitán Sergio Ramos le hizo un guiño. “Nunca estaría mal reforzar al Real Madrid con un ‘9’ como Haaland. Su hambre de gol y su rendimiento nos da algo que nos falta, que también te da Mbappé, pero creo que sería más fácil traer a Haaland”. Karim Benzema, otra fiera del área, es más prudente con la nueva perla dorada. “Llevo diez años en el Madrid y cada mes parece que va a venir alguien. Mete muchos goles en su equipo y debe trabajar más”, dijo. Cuando a Haaland le preguntaron por el Madrid, respondió con una sencillez inusual para una estrella de 20 años: “¿Interés del Madrid? Siempre es bonito que se fijen en ti”.

En todo caso, desde la otra orilla también le coquetean. Se dice en España que el Barcelona, que ahora preside Joan Laporta, lo buscará y lo quiere para juntarlo con Messi. Así que el joven delantero se convierte en la gran sensación para el próximo mercado de pases.

No parece confundido o enloquecido con su prematura fama. Dice que no lo obsesiona el dinero, sino jugar y hacer goles. Por ahora vive así. Ha guiado al Dortmund hasta los cuartos de la Liga de Campeones, con sus 10 anotaciones. Y quiere más. La máquina atleta irrumpe pisando fuerte y veloz, para que todos la miren, para que a nadie le quede duda, para que todos memoricen que Haaland es el verdadero apellido del gol.


PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
​@PabloRomeroET

Lo invitamos a leer otros contenidos de Deportes

-La arquera que dejó el Esmad para buscar la gloria en la Libertadores

-Futbolista se retira por trastorno de pánico, ansiedad y depresión

-¿Quién lleva más goles entre Cristiano Ronaldo y Messi?

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.