Meluk le cuenta... (Las pistas de Queiroz)

Meluk le cuenta... (Las pistas de Queiroz)

Ese ‘4-3-3 madre’ le permite a Queiroz mover fácil al equipo a otros módulos.

03 de junio 2019 , 09:52 p.m.

Panamá era un rival peso pluma. Colombia debía ganarle en el semivacío El Campín, con no más de 15.000 espectadores y exagerando. Y lo logró con facilidad 3 a 0 y pudo hacerle cinco más. El partido no se hizo con ese objetivo. El juego tenía el atractivo real de ver qué quería hacer el nuevo técnico de Colombia, Carlos Queiroz, en su tercer amistoso en el año y apenas a 12 días del debut del equipo en la Copa América, contra Argentina, en Salvador de Bahía.

Punto uno: montó un equipo de ataque. Era local, era Panamá. Era lunes festivo. Así, por primera vez intentó un 4-3-3 de entrada, a diferencia de lo que ordenó en Japón y Corea del Sur, en marzo pasado, cuando utilizó de base el 4-2-3-1 que mantenía el equipo desde el 2014.

Wílmar Barrios, fundamental, fue el cabeza de área. Juan Guillermo Cuadrado, exagerado en el transporte, poco fino e impreciso, fue el volante mixto, en la derecha. Edwin Cardona, que jugó muy fácil por la izquierda, se destacó como ‘10-10’ clásico. Adelante de ellos puso a Luis Fernando Muriel, en la derecha; Falcao, de ariete, y Róger Martínez, en la izquierda.

Queiroz ordenó que los laterales se pararan bien arriba para tener mayor población en campo contrario y presencia ofensiva. Así, el primer tiempo terminó 3-0, como sin querer queriendo.

Punto dos: en el segundo acto, tras seis cambios, James, que volvió a jugar tras 36 días de para, le dio otra velocidad al equipo y generó, con Cardona, muchas opciones de gol que no entraron. Ojo: James jugó abierto en la derecha y, repito, a otra velocidad, un factor que no es menor.

Como ocurrió en el partido contra Japón, en el segundo tiempo Queiroz volvió a jugar con Barrios y Jéfferson Lerma juntos, a pesar de que buena parte de la intelectualidad de nuestro fútbol puso el grito en el cielo por jugar al tiempo con dos volantes de ‘marca-marca’. Ayer lo hizo y sin dejar de ser ofensivo con Lerma adelantico de Barrios y por la derecha, cubriendo además la espalda de Santiago Arias, primero, y Stefan Medina, después.

Punto tres: Wílmar Barrios es quizás fundamental. El ancla delante de los centrales, barredora cuando se necesite y apoyo permanente para los zagueros centrales, retrocediendo cuando alguno de los dos sale a las bandas. Determinante. El nuevo Carlos Sánchez.

Punto cuatro: ese ‘4-3-3 madre’ le permite a Queiroz mover fácil al equipo a otros módulos como se vio en un par de pasajes del juego: 4-1-4-1 y 4-2-3-1.

Y, punto cinco:
ahora habrá que ver a Colombia, el próximo domingo, contra Perú, un rival semipesado y en Lima en el último ensayo general antes de la Copa América.

MELUK LE CUENTA...

Gabriel Meluk
Editor de Deports
@Meluklecuenta

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.