Secciones
Síguenos en:
Meluk le cuenta... (¡Ganó Colombia 2-2!)

Meluk le cuenta... (¡Ganó Colombia 2-2!)

No es un canto al conformismo. Por el contrario, es un reconocimiento a la lucha.

09 de junio 2021 , 12:34 p. m.

El empate es todo un triunfo. Un punto que no es de consuelo. Por el contrario, es un puntazo que pesa en la tabla de posiciones de la eliminatoria. No es un canto al conformismo. Por el contrario, es un reconocimiento a la lucha, al valor de enfrentar la adversidad, al coraje de reponerse, levantarse y poner la cara, poner el alma.

(Le puede interesar: Borja salvó a Colombia: heroico y sufrido empate contra Argentina)

El 2-2 de anoche en Barranquilla contra Argentina es, en verdad, una victoria. ¡La Selección Colombia perdía 0-2 a los 7 minutos! El equipo reescribió el drama que vivió en un primer tiempo horrible, y lo hizo una oda de tesón en el segundo acto.

El cabezazo en suspiro de Borja al minuto 93 fue el triunfo del empate. Empujó el centro templado que le tiró Cuadrado, el líder del equipo, el alma del equipo, el corazón del equipo, el fútbol del equipo.

Al comienzo todo era oscuridad. Con las camisetas secas y los guayos lustrados, con el himno todavía en la boca, Colombia perdía 0-2. Se repetía la pesadilla que se vivió contra Uruguay y Ecuador, los partidos que le cortaron la cabeza al técnico Queiroz. Un comienzo como el de anoche no lo tienen ni Venezuela ni Bolivia. 

Él festejo de Miguel Borja.

Foto:

EFE

(Lea además: Así fue la discusión entre Cuadrado y Sánchez luego del segundo gol)

El segundo gol argentino fue penoso. Paredes atravesó por el centro de las 18 una defensa aturdida, torpe, atolondrada y estática. Todo un capítulo de El Chavo del 8. Messi se descachó, Zapata no rechazó… En fin: parecía que Colombia y Argentina jugaban dos deportes distintos. Ellos, al fútbol.

La Colombia de Rueda era la Selección de Queiroz. La misma vaina. Tanto que como Queiroz, Rueda hizo un cambio antes de la media hora: sacó a un volante de marca, Lerma, su ensayo táctico fallido, y metió a Muriel, que, con Cuadrado en la derecha, le trajo algo de reacción a la Selección.

Para el segundo tiempo, Rueda, como Queiroz (¿eso ya lo había dicho…?), hizo cambios múltiples: Cardona (con el 10 de James) relevó a Díaz, Barrios entró por Cuéllar, y Borja, por Zapata.

(Lea también: Vea los goles de Colombia vs. Argentina)

Con sangre en el ojo, a los 5 minutos de la reanudación, Colombia descontó: penalti por un codazo a Uribe que convirtió Muriel.

Entonces, Colombia ya jugó al mismo deporte de Argentina, aunque su rival era superior en jerarquía, oficio y trámite. Tanto, que el portero Ospina voló y se revolcó para sacar remates, entre ellos un tiro libre y un disparo de Messi. David: gracias por los favores recibidos.

El empate final con el milagroso gol de Borja con la complicidad de las manos débiles del portero Marchesín fue, entonces, un triunfo enorme.

Al principio todo era oscuridad. Por eso el empate de local contra Argentina es un triunfo real de la Colombia de Rueda, que superó la pesadilla de la Selección de Queiroz.

No lo duden, Colombia ganó 2-2.


Meluk le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Más noticias de deportes

-Así jugó Colombia contra Argentina

-Alarma en Francia por lesión de Benzema

-'Nunca dejamos de creer': Juan Guillermo Cuadrado

Más de Gabriel Meluk

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.