Secciones
Síguenos en:
Meluk le cuenta... (James, Ancelotti y la Selección)
AUTOPLAY
Meluk le cuentaMeluk le cuenta...
Gabriel Meluk

Introduzca el texto aquí

Meluk le cuenta... (James, Ancelotti y la Selección)

Se deshace esa teoría de que Colombia juega sin un armador.

Carlo Michel Angelo Ancelotti, simplemente Carlo Ancelotti, es uno de los técnicos de fútbol más afamados y reconocidos del mundo. En su hoja de vida se cuentan 16 años de experiencia como jugador de Parma, Roma, el poderoso y legendario Milán de Arrigo Sacchi y la selección de Italia, con la que fue dos veces mundialista. Y ya lleva 25 años como entrenador del Reggiana, Parma, Juventus, Milán, Chelsea, PSG, Real Madrid, Bayern Múnich, Nápoli y, ahora, Everton. ‘Apenas’ ha ganado la Champions (¡cinco veces, cuatro como DT!), copas nacionales, supercopas, la Intercontinental, el Mundial de Clubes, la Liga de Italia (cuatro veces), la Premier League, la Bundesliga, la Liga de Francia...

Pues bien, a Ancelotti le preguntaron el porqué de su confianza con James Rodríguez, el supercrac de la Selección Colombia y del Everton, a quien le dio la titularidad desde el primer partido con solo un par de entrenamientos previos. “Los jugadores con calidad no tienen problemas para adaptarse. La calidad está ahí porque el fútbol no es tan complicado. El terreno de juego es siempre el mismo, los contrarios siempre son 11, el balón es el mismo, la portería no se mueve. El fútbol es simple”, dijo, mascando chicle, con su cara de tío bonachón. Toda una afrenta para los ‘intelectuales’ del fútbol y sus interpretaciones algorítmicas o cientificistas.

(Le puede interesar: Ancelotti, rendido a la genialidad de James)

El fútbol es simple, como lo dice Ancelotti. Hinchas en las redes piden que Carlos Queiroz ponga a jugar a James en la Selección como lo pone Ancelotti en el Everton. Pues, les digo en voz baja, como en secreto, que Queiroz puso a James a jugar como está jugando hoy mucho antes de que Ancelotti le tirara otra vez el salvavidas. James juega hace rato en la derecha de un ataque de tres delanteros en la Selección Colombia, con la libertad para ir de un lado al otro de la cancha, barriendo el frente de ataque también por el centro y la izquierda.

Esa simpleza del fútbol que destaca Ancelotti deshace esa teoría de que la Selección juega sin un armador porque James desde la derecha, yendo al centro o llegando hasta la izquierda, retiene la bola o propone juego en corto o mete pases largos frontales o cambios de frente o juega de primera o pone una asistencia o filtra la bola entre líneas o hace una pared o provoca faltas o remata y mete goles. James juega en la derecha, pero no como extremo, no como puntero. Y la Selección Colombia tiene el mismo armador de juego que tiene el Everton, el mismo que Queiroz y Ancelotti han puesto a jugar de lo mismo, desde el mismo lugar y con las mismas tareas de ataque y defensa. James es la creación y el talento desde la derecha para toda la cancha.

James Rodríguez

Celebró James, y por partida doble.

Foto:

EFE

(Lea además: James y otro recital con el Everton, antes de llegar a la Selección)

Como será de armador, de sostenedor de pelota, de creador de opciones, que en ese imperio de la velocidad, la presión y la intensidad, el Everton de James se ve menos rápido y más pausado que la generalidad de equipos de la Premier League. Quizás es en eso, en la velocidad del equipo, donde se puede encontrar la gran diferencia entre el Everton de Ancelotti y James y la Selección Colombia de Queiroz y James.

Porque la Selección, en cambio, juega a una sola velocidad. Con ironía he dicho antes que Colombia juega a tres velocidades: rápido, veloz y acelerado, y eso le ha llevado a perder precisión de juego en los últimos partidos amistosos, en los que no estuvo James por lesión: su ausencia fue de tal magnitud que el equipo sufrió para crear opciones de gol.

En Colombia, el gran comienzo de James en el Everton es la ilusión de un gran comienzo de la Selección en la eliminatoria.

Pero ¡atención!: James no juega solo en el Everton: tiene sus socios en el ataque, Calvert-Lewin y Richarlison; en la derecha es Coleman su segunda voz en ráfaga veloz, y Gomes le propone ser su junta en la mitad del campo.

(Si no los vio, mire aquí los goles de James y Mina el fin  de semana)

El peso en oro de James Rodríguez en la Selección Colombia es indiscutible, pero la Selección, que parece ‘Jamesdependiente’, no es James y 10 más. Siendo su jugador fundamental, requiere de la sintonía en el ataque del ariete que designe Queiroz, sea Falcao, su llave de siempre, o Zapata, y de Cuadrado en la derecha. Al momento de escribir esta columna, no se sabía si Cuadrado podrían llegar a la concentración por restricciones sanitarias de la pandemia de covid-19 en Italia.

El fútbol no es tan complicado: Ancelotti y Queiroz saben que James es su jugador desequilibrante y más genial. Su armador: ellos tienen muy claro que es el poeta de la
zurda, que escribe sus pases y goles desde la derecha.


MELUK LE CUENTA...


GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.