Secciones
Síguenos en:
Meluk le cuenta... (Lo que bien empieza bien termina)
AUTOPLAY
Meluk le cuenta: A Venezuela toca ganarleMeluk le cuenta: A Venezuela toca ganarle
Colombia vs. Venezuela

Efe

Meluk le cuenta... (Lo que bien empieza bien termina)

El equipo que no derrote a Venezuela no merece ir al Mundial. Crudo y duro, pero puro.

En el fútbol de hoy no hay nada fácil. Ni siquiera enfrentar a Venezuela. Sin embargo, la retrasada apertura de la eliminatoria suramericana del próximo Mundial de fútbol, el de Catar 2022, no podría ser, en teoría, más sencilla para la Selección Colombia que dirige el portugués Carlos Queiroz: de local y contra la última de la última eliminatoria.

En un partido atípico, en medio de la pandemia causada por el nuevo coronavirus, sin público en las graderías, y después de 10 meses sin jugar ni una sola vez, de 10 meses sin hacer ni un entrenamiento, Colombia está en la obligación de derrotar a Venezuela, más allá de los modos y las maneras y la solidez de juego que pueda tener o no tener.

(Le puede interesar: El lateral izquierdo, un dolor de cabeza que busca aliviar Queiroz)

No se puede olvidar que esta Colombia es un equipo que en sus últimas cuatro salidas (el año pasado) más que una Selección fue una ‘involución Colombia’ de mal juego, atropellamiento, escasez de opciones de gol y, por consecuencia obvia, poco gol. Además, sufrió una de las más horribles derrotas nacionales en los últimos 30 años: el 3-0 contra Argelia.

Selección Colombia

Entrenamiento de la Selección Colombia de cara al duelo contra Venezuela de este viernes.

Foto:

FCF

El meridiano del partido inicial de este camino culebrero a Catar pasará ineludiblemente por el resultado: a Venezuela, a la última del área, por más que haya evolucionado, por más que haya puesto jugadores en el mercado internacional, toca ganarle. Hoy, como ayer y antier y como ha pasado siempre, el equipo que no derrote a Venezuela no merece ir al Mundial. Crudo y duro, pero puro.

Hay una razón fundamental para creer que el juego de Colombia mejorará en comparación con lo visto en el remate gris y confuso del año pasado: James Rodríguez. Primero, porque no jugó esos partidos y, segundo, porque llega en un momento sensacional. ¡Si cuando andaba mal en sus equipos era de lejos el mejor de la Selección, pues ahora, cuando es figura aclamada del líder de la Premier League, pues...!

(Lea además: ¿Montero o Vargas?: el dilema en el arco para la Selección Colombia)

Sí: es verdad que no se sabe ni cómo ni a qué jugará la Venezuela del nuevo entrenador José Peseiro, un portugués que fue asistente de Queiroz en el 2003, pues este será su primer partido en el banquillo de la selección, y quizás priorice la seguridad para intentar dar un golpe sorpresivo en el ataque. Venezuela tiene individualidades interesantes y peligrosas. No es un equipo de muecos y si le muestran la manzana, seguro que la muerde.

Esta Colombia de Carlos Queiroz, más allá de no tener a Ospina en el arco, de elegir entre Arias o Medina, entre Falcao o Duván Zapata, tiene el comienzo teórico más sencillo de la eliminatoria (¡más que Brasil, que también hoy recibe a Bolivia!): debe ganarle a Venezuela, la colera del área, de local. El resultado, repito, será la única medida del partido. Jugar bien o mal pasará a un segundo plano: a Venezuela toca ganarle en Barranquilla. Así de simple. Porque lo que bien empieza...


GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.