Las reflexiones de Maturana en su cumpleaños número 70

Las reflexiones de Maturana en su cumpleaños número 70

Ganó una Copa América y una Libertadores, habla del pasado, presente y futuro.

Francisco Maturana

Francisco Maturana, entrenador colombiano.

Foto:

EFE

Por: José Orlando Ascencio
15 de febrero 2019 , 07:42 p.m.

El hombre que volvió a poner al fútbol colombiano en el concierto internacional, el que ganó el único título oficial que tiene la Selección Colombia de mayores, el primero en traer al país la Copa Libertadores, cumplió ayer 70 años. Francisco Maturana sigue con la cabeza metida en el deporte, aunque por ahora no esté dirigiendo. Pero cree que va a volver.

Me estoy preparando o para escribir el libro o para encontrar un proyecto donde yo pueda llegar al corazón del jugador

“Yo me estoy preparando, a partir de mi momento, que no me gusta casi nada y que solo encuentro los errores. Entonces me estoy preparando o para escribir el libro o para encontrar un proyecto donde yo pueda llegar a la inteligencia o al corazón del jugador, porque la parte física te la cubre la tecnología y los profesionales que hay ahí”, le dijo Maturana a EL TIEMPO. “Quiero estar en sintonía con lo que uno está aprendiendo. Yo sigo siendo un aprendiz, sigo aprendiendo todos los días. La edad no me da para pensar que lo sé todo, hay algo que uno en la vida debe tener algo que es fundamental en la vida, que es saber elegir”, agregó.

Es un paísa nacido en Quibdó, el 15 de febrero de 1949. Y es un paisa porque desde muy niño llegó a Medellín. Se crió en el barrio Los Alcázares, donde todo olía a fútbol. “Si no hubiera estado en el bario en que estuve, tampoco habria sido futbolista. En el barrio tienes el primer amor. La amistad en el barrio es una religión. Disfrutábamos de la amistad y del balón. cuando iba a la escuela, me iba a pie, y pasaba por el frente de la casa de ‘Turrón’ Álvarez. Esperaba un ratico a que saliera de la casa, para verlo, y con eso se me arreglaba el día”, recordó. “Más adelante veía a Óscar López, a ‘Cunda’ Valencia, a ‘Mayita’, a Ramiro Viáfara. Pero luego vi a ‘Chonto’ Gaviria y yo quería caminoar como él. Yo le llevaba el maletín al estadio y él me hacía entrar”, añadió.
La de odontólogo fue la profesión que escogió antes de dedicarse a jugar fútbol profesional.

“Yo vine a aparecer en el profesionalismo cuando ya le había cumplido a mi mamá. Y si hoy algo tengo que agracederle a la vida es haber tenido amigos que son mejores que uno. Yo entrenaba en mis ratos libres. Y mientras esperaba que me saliera un pueblo para hacer el rural, mis amigos me convencieron de que jugara, que para lo otro había tiempo. Y también fueron mis amigos los que me convencieron de ir a dirigir a Manizales, al Once Caldas, que lo peor que podía pasar era que me echaran y que si pasaba eso, que me fuera a Pereira y nos veníamos en caravana a Medellín. Afortunadamente no me echaron”, dijo. Y le alcanzó para dirigir en España, en Argentina, en Arabia, en Costa Rica, en Ecuador,en Perú... Y dice que, incluso, es más respetado por fuera que en Colombia.

Camino mundialista

El fútbol es de espejos. Maturana tenía solo sus recuerdos de infancia de Chile-1962: escuchó el 4-4 con un radio transistor escondido en el pupitre de su escuela. Y por eso, cuando Maturana clasificó a su primer Mundial, en 1990, empezó a buscar gente que ya hubiera vivido esa experiencia. Se llevó una sorpresa.

“Nosotros no teníamos idea de lo que era ir a un Mundial, entonces les pregunté a los que saben. Hablé con Beckenbauer, con Guus Hiddink, con Johan Cruyff. Todos me decían: ‘hay que blindar el entorno’. Yo le tenía mucha fe a ese equipo, creía que podíamos hacer algo muy grande. Cuando hablé con Arrigo Sacchi, me dijo: ‘No creo que pasen de la primera ronda’. Cuando le pregunté por qué, él me dijo que nosotros no teníamos historia: “¿A quién había visto jugar Higuita, Andrés Escobar, Leonel, ‘Barrabás’? Tú vas a Brasil y cualquier negrito que encuentres en la calle tiene un primo, un hermano, un vecino que jugó un Mundial. Ustedes no”. Cuando pasa el tiempo, Falcao, James, Cuadrado ya vieron jugar a los otros. Ellos tienen la historia, nosotros no la teníamos”, explicó. Y agregó: “Yo creo, y ojalá no me muera antes, que Colombia tiene con qué ser campeón del mundo, o por lo menos, aspirar a conseguirlo”.

Otro gran hito de Maturana con la Selección fue la Copa América de 2001, el único título oficial de mayores que tiene Colombia, aunque muchos le quitan mérito por las circunstancias que rodearon el torneo: Argentina se bajó a última hora y algunas selecciones, como Brasil, no llevaron su nómina principal.

la alegría que le dimos al país fue inocultable

“Esa Copa América unió al país. Lo dije en la Conmebol: el torneo más importante, con más abolengo, es la Copa América. Resulta que mañana o pasado vienen los extraterrestres y van a analizar el fenómeno fútbol: van a encontrar que acá hubo un equipo que ganó la Copa, que no recibió ningún gol y que ganó todos los partidos. Fuera de eso, nosotros recorrimos el Eje Cafetero en bus: a las 2 de la tarde te encontrabas con los trabajadores en las calles y ellos se quitaban la gorra y se reían. Yo decía, de qué se ríen, a esta hora y con este sol, y era la alegría que tenían de ver pasar a la Selección. Podés quitarle lo que sea, pero la alegría que le dimos al país fue inocultable”, señaló.

El legado

Maturana no es un tipo efusivo y no le gustan mucho las celebraciones, empezando por la de su propio cumpleaños... Solamente una vez se le vio reír, y con ganas, en un banquillo: fue el 5 de septiembre de 1993, después de que Adolfo Valencia marcó el quinto gol a Argentina, en el famoso 5-0.

“En ese partido tenía contenida a la banca. Les había dicho muy clarito que estuvieran tranquilos, que el ambiente era complicado, que si celebrábamos tenía que ser con mesura. Cuando marcamos el primer gol hubo unos que salieron y empezaron a caer botellas. Yo estaba más preocupado por eso que por el juego. Llegó un momento, creo que fue en el tercer gol, que Gustavo Moreno se volteó y me dijo ‘Pacho, no jodás, matame’, y salió a celebrar y varios se fueron detrás de él. Y ya el gol de Adolfo lo celebro, y mucho. Ahí está todo el talento inimaginable: vos ves que Fausto se va, tiene ojos en la nuca, calculó la velocidad con que venía Adolfo, calculó la técnica para ponerle el balón”, recordó.

Yo destaqué, en su momento, a (Víctor) Aristizábal, porque sabia jugar sin balón

Maturana es muy crítico con el fútbol de hoy. “Hoy se miden muchas cosas, tienen los GPS que te dicen que un jugador corre 9, 10 kilómetros. Pero pongámonos a mirar cómo corre, para dónde corre. Además, el talento, si sabes del juego, está patrocinado por el desorden. Cuando tenemos el balón, hay que dar licencia para eso”, dijo. “Hay otras cosas que ahora toman sentido, que en su momento dije y se burlaban de mí. Yo destaqué, en su momento, a (Víctor) Aristizábal, porque sabia jugar sin balón, porque tenía movilidad. Hhoy nos damos cuenta de la importancia de la movilidad, de jugar sin balón. Hoy, delantero que no se mueva lo critican. Entonces, yo tengo como una paz, en el sentido de que las cosas que yo dije, puede que no tuvieran sentido en el momento, pero la historia y el tiempo se lo dieron”, agregó.

Otra cosa que ganó el fútbolista, desde la época en que Maturana comenzó en la Selección hasta hoy, es el respeto social. “Cuando yo jugaba, era imposible que un futbolista fuera un ícono publicitario, que tuviera acceso a un romance con una chica de estrato alto. A través de su propia mejoría encontraron un mejor escenario que los arropó y los respetó. Hoy hay un entorno calificante: cualquiera quisiera ser la novia de James, la novia de Falcao”, señaló.

Maturana está a la expectativa de lo que pueda hacer Carlos Queiroz, el nuevo técnico de la Selección: “Yo siempre quiero el éxito para mi país, lo he defendido a donde he ido, acá hay talento para todo, hasta los malos son talentosos. Entonces, hay que hacer lo que cada uno sabe: los jugadores, a jugar lo mejor que puedan. Los hinchas estamos para empujar, hacer fuerza. Los periodistas están para criticar y orientar desde el respeto. Y los dirigentes, para tomar la mejor decisión y tienen que mojarse. Si la decisión es Queiroz, hay que defenderla. Si él triunfa, pues también triunfarán ellos, y si él fracasa, que los directivos también asuman la decisión que tomaron, que no sea solamente el técnico el que cargue con eso”.



José Orlando Ascencio
Subeditor de DEPORTES
En twitter: @Josasc

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.