Secciones
Síguenos en:
Infantino y la Fifa, contra las cuerdas (último tango, opinión)

Infantino y la Fifa, contra las cuerdas (último tango, opinión)

La negativa de los clubes de Europa a ceder los jugadores para la eliminatoria alborotó el ambiente.

29 de agosto 2021 , 07:16 a. m.

El flemático anuncio que desató la tormenta: “La Premier League no cederá a los jugadores sudamericanos que compitan en sus equipos a los seleccionados para la triple jornada de la Eliminatoria”. La comadrona española, dos pasos atrás: “LaLiga apoyará en todos los ámbitos la decisión de los clubes españoles de no liberar a sus jugadores internacionales para la convocatoria de Conmebol y realizará acciones legales pertinentes contra esta medida que afecta a la integridad de la competición”.

 El contragolpe: “La Fifa amenazó con aplicar sanciones a las federaciones u otras instituciones que no entreguen a sus futbolistas para los partidos de las Eliminatorias al Mundial”.

(Lea también: Juan Fernando Quintero vuelve a ponerle su música a la Selección Colombia)

Fifa puso el revólver sobre la mesa, pero nadie se inmutó. Al contrario, Italia y Portugal se sumaron a la rebelión. Hay que ver cómo termina, si mañana vienen los futbolistas o no, aunque desde ya es el mayor levantamiento contra la matriz del fútbol en sus 117 años de existencia. Se le atrevieron, desafiaron su autoridad y lo estipulado en su estatuto. En tiempos de Havelange, el brasileño de sangre belga hubiese sacado el hacha y aplicado una sanción sangrienta, pero desde el Fifagate hacia acá la entidad de Zurich perdió prestigio y poder. Y Gianni Infantino no concita la adhesión ni el respeto de sus antecesores. Ya Florentino Pérez anunció la Superliga Europea con un descaro inédito. No prosperó, pero quedó claro que a él y a otros presidentes de clubes les importaba un rábano el orden establecido.

"Si a los futbolistas sudamericanos que actúan en Inglaterra, España, Italia y Portugal no les permiten venir a sus selecciones, sería no sólo un precedente nefasto, Infantino terminaría ejecutado".

Si efectivamente a los futbolistas sudamericanos que actúan en Inglaterra, España, Italia y Portugal no les permiten venir a defender a sus selecciones, sería no sólo un precedente nefasto, Infantino terminaría como Luis XVI, ejecutado. La Fifa pasaría a ser una entidad tilinga y sería el fin de la organización del fútbol como la conocemos. Que, mejor o peor, funciona desde hace 117 años.

“Acciones legales pertinentes”. ¡Vaya petulancia! La Liga Española, como la Premier o la Serie A italiana no tienen autoridad para contrariar a la Fifa. Como si la Dimayor se envarara contra la matriz del fútbol. Las ligas están por debajo de sus asociaciones, son órganos internos de estas. Las afiliadas a la Fifa son las asociaciones. Y al momento de unirse declararon aceptar las reglas del fútbol asociado. Los británicos inventaron este juego y la Asociación Inglesa es la primera del mundo en su tipo -de 1863- pero en 1905 pidió su ingreso a la Fifa, que había sido creada por otros siete países. Porque, vale aclararlo, la Fifa no está afiliada a la asociación inglesa, es al revés. Lo mismo es con sus 210 congéneres de todo el mundo. El fútbol asociado es un principio piramidal cuya cabeza es la Fifa. Así es la estructura. Si alguien no está acuerdo puede salirse; y si quiere permanecer debe cumplir las reglas.

(Además: Vuelta a España: ¿por qué no hay ataques, es aburrida y monótona?)

Éstas, aprobadas por el Congreso -máxima instancia de la Fifa- fijan un calendario internacional para las competiciones de clubes y de selecciones. Y determinan qué torneos son oficiales a nivel de selección. Los oficiales -Mundial, copas continentales y Copa Confederaciones- se deben respetar. Por eso los clubes son libres de negar a sus efectivos, si así lo desean, para el Torneo Olímpico o los Mundiales con límite de edad (Sub-20, Sub-17).

“Pero los jugadores pertenecen a los clubes”, se esgrime. Para competencias entre clubes sí; a nivel de selecciones pertenecen a su país. Neymar se debe al Paris Saint Germain mientras dure su contrato, a Brasil está unido para siempre. Ya no puede jugar por otra bandera. La Fifa incluso da un resarcimiento a los equipos por ceder sus profesionales en los Mundiales. La Uefa hace lo propio cuando disputan la Eurocopa. Y las asociaciones pagan premios a los futbolistas cuando juegan por sus selecciones. Está todo pensado y acordado. La Premier League no puede decidir si libera a los jugadores sudamericanos o no. Estos son libres de ir. Y no puede penalizarlos por ello ni tomar ninguna medida coercitiva cuando regresen de jugar la Eliminatoria. Los ingleses, tan escrupulosamente reglamentosos, lo saben. Su anuncio fue una bravata, si pasa, van por más.

Infantino, en una posición de debilidad sorprendente, recurrió a la buena fe de Boris Johnson, primer ministro inglés. Le mandó una cartita: “Boris querido, te pido esta gauchada, liberame a los muchachos…” El tono era más que cortés, casi implorante.

(Lo invitamos a leer: Grigori Méndez: 'Antes que presión, tengo confianza y convicción')

Todo este embrollo -de real gravedad- es porque los clubes ingleses no podrían utilizar a dichos futbolistas hasta diez días después de haber vuelto al país debido a la cuarentena obligatoria que ha impuesto Inglaterra para quienes viajan al exterior. Si les exigen aislarse, los jugadores se perderían dos partidos del campeonato, una jornada de competencias Uefa y la tercera ronda de la Copa de la Liga.

La Premier League tiene una norma inflexible: no permite contratar jugadores extranjeros que no sean de selección. Esto es para mantener alta la vara de la calidad y para que el campeonato, un producto refinado y cuidado, no se vea profanado de mediocridad. ¿Y luego no quiere permitirles que jueguen por su selección? Cuando un jugador defiende a su selección aumenta su cotización, o sea es beneficio para su club. Si un club vende a un futbolista campeón de liga tiene un precio, si vende a un campeón del mundo ese valor se multiplica.

Argentina y Brasil serían los más perjudicados si no prestan los jugadores de Europa. 

Foto:

AFP

El fútbol de clubes divide, el de selecciones une. Por eso apasiona tanto, porque está investido de la nacionalidad, de la identidad y las raíces. Representa en cierto modo el carácter y el talento del país. Aparte de ello, en el campo internacional nacieron mucho antes las competencias de selecciones que las de clubes. La Copa América empezó en 1916, la Libertadores en 1960. En Europa fue igual. Sin embargo, el eje del poder actual pasa por los quince o veinte clubes de élite europeos. Y estos se muestran díscolos con la Uefa y la Fifa.

(En otras noticias: La curiosa reflexión de Egan Bernal durante la Vuelta a España)

Sudamérica, pobrecita, quedó empequeñecida como nunca. Y la Conmebol no abrió la boca. Europa maneja esta industria, de aquí les enviamos trabajadores. Cada vez menos. Así está el panorama. Pero esos trabajadores salvarán la ropa: van a venir y la triple fecha se va a jugar. Porque los futbolistas tienen más poder que la Premier League y que la Fifa misma. Y nadie se atreverá a sancionarlos. Cuidado: salvan la situación, no la cabeza de Infantino.

Último tango...

Jorge Barraza
Para EL TIEMPO
@JorgeBarrazaOK

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.