Leonidas y el 'gol de las medias'

Leonidas y el 'gol de las medias'

La anotación de leyenda del súpercrac brasileño de los años 30, en el Mundial de 1938.

Leonidas

El brasileño Leonidas da Silva

Foto:

Conmebol

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de julio 2020 , 12:12 p.m.

En el fútbol se han hecho goles de cabeza, de tiro libre, de chilena, con curva, a corta o larga distancia; con el muslo, la espinilla, la rodilla, la cadera, con la espalda y hasta con ese pedazo de músculo en que la espalda pierde su casto nombre.

Los goles se han hecho por jugadas de equipo, de carambola, de taquito, por errores del rival y hasta de vainas, cuando el delantero manda la pelota lejos del arco y el defensa, condolido, decide cambiar la ruta del balón para convertir en gritos la tribuna. ¡Hasta se han anotado goles con la mano!

(Lea también: Ecuador se quedó sin DT: se confirma la salida de Cruyff)

Brasil tienen entre sus muchos récords futbolísticos uno muy singular en la historia de las Copas del Mundo. Lo consiguió en el Mundial de Francia-38. Al protagonista de la curiosa marca se le conoció como El diamante negro, La maravilla negra o El hombre de goma.

Su nombre era Leonidas Da Silva.
Para el fútbol, simplemente Leonidas, el Leonidas veloz y acrobático, malabarista de la pelota y poseedor de la fuerza de un toro bravo.

El crac brasileño de los años 30

Era el ídolo del Brasil en los años 30, el mejor centro delantero después del pionero del realismo mágico del balón brasileño, el mulato Friedenreich de las selecciones de blancos en la tierra de los coroneles y los descendientes portugueses de principios de siglo.

Leonidas nació el 6 de septiembre de 1913 y se inició como futbolista en el Bonsucesso de Río de Janeiro. Tras una muy breve temporada en el Peñarol uruguayo, regresó a su país para jugar con el Vasco da Gama. Integró la Selección que jugó el Mundial de 1934. Luego fue contratado por el Botafogo y por el Flamengo, equipo en el que en cinco años convirtió 142 goles.

(Le puede interesar: Pogba, de goleador a arquero: su atajada y el inevitable penal)

Sin embargo, ninguno como uno de los que anotó con la Selección en el Mundial de Francia-38, en el juego contra Polonia, que ganó Brasil 6-5 en tiempo suplementario, uno de los partidos más emocionantes de la historia de los mundiales, un juego de leyenda.

El gol imposible, el gol de la leyenda

Caía un diluvio sobre la cancha de Estrasburgo el 5 de junio del 38. No se sabe cómo, pero Leonidas, el máximo goleador de Francia-38 con 8 tantos, sin un zapato y con la media emparamada le pegó al balón que superó al portero Madejski. El gol de las medias.

Brasil 6, Polonia 5 en 1938Brasil 6, Polonia 5 en 1938
Leonidas

Brasil 6, Polonia 5 en 1938


Como toda leyenda, tiene varias versiones. Unas dicen que por el aguacero la cancha se convirtió en un barrizal. Leonidas, incómodo por las pesadas botas de fango en que se habían convertido sus guayos, le pidió permiso al árbitro, el sueco Ecklind, para jugar en medias y el juez, luego de ver cómo se movía con mayor facilidad y anotaba el gol, le hizo volver a poner los zapatos. Otros libros cuentan que en medio del barrizal, perdió el botín, siguió su carrera y anotó.

(Lea además: Esta es la comisión que investiga a los miembros de la FCF)

Diego Lucero, el destacado y famoso periodista uruguayo del siglo XX, reconocido por ser el único que cubrió todos los Mundiales desde 1934 hasta 1994, recordó así, para la Enciclopedia de los Mundiales de Fútbol, aquel gol:

“De todo lo que observé en el Mundial de Francia 1938 me quedó algo que jamás se me olvidará Leonidas, un morenito de baja estatura como Maradona más o menos de rasgos finos y ojos difíciles. Como jugador fue fenómeno: driblaba siempre hacia adelante colándose por entrepiernas y obstáculos. Cuando le pegaba al arco era uno de esos goleadores que no perdonan.

“Yo recuerdo la tarde del encuentro contra los polacos en Estrasburgo. El gol del brasileño se mantendrá para siempre como una de las historias más bellas del fútbol del mundo. Marcó 4 veces, pero recuerdo en especial el de la última vez.

“Brasil, gracias a su magia, se había ido arriba en el marcador fácilmente en la primera parte 3 a 0, pero luego apareció la lluvia que se transformó en diluvio y los polacos, siempre más fuertes, voltearon el resultado y se pusieron 4-3 adelante.

(En otras noticias: Las vacaciones con lujos y modelos de Vinicius, figura del Real Madrid)

“Entonces apareció el diamante negro en todo su esplendor y anotó el gol imposible: su pie quedó enterrado en el barro, pero, aún así, Leonidas se las ingenió para sacar el pie, dejar el zapato en el fango y disparar a gol descalzo.

“Fue el empate a cuatro: más tarde Brasil ganaría 6-5, pero fue aquel gol el que pasó a la historia de ahí en más el mundo lo conocería como el “gol del clacetín, el gol de las medias”.

Archivo EL TIEMPO

Más recuerdos de los mundiales de fútbol

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.