El caso Lillo o cuando un DT es mejor hablando al oído (opinión)

El caso Lillo o cuando un DT es mejor hablando al oído (opinión)

El español acompañará a Pep Guardiola en el Manchester City. En frases, siempre está en el podio.

12 de junio 2020 , 08:17 p.m.

Juan Manuel Lillo, el DT español que por estos días fue noticia por su llegada al Manchester City como asistente de Pep Guardiola, es más recordado en Colombia por sus ruedas de prensa que por sus resultados, que no fueron destacados ni en Millonarios ni en Nacional. A la hora de las frases sonoras siempre está en el podio.

Eso sí, muchos de sus dirigidos dicen que les dejó un gran legado y que aprendieron mucho de él. Pregúntenle, por ejemplo, a Máyer Candelo, quien casi viaja a Japón a trabajar con el español. “Si me da la oportunidad, la tomaré porque quiero aprender, porque quiero seguir formando y porque quiero brindar en Colombia cosas para que el fútbol sea mejor”, dijo entonces Candelo.

(Lea también: Once frases sonoras de la carrera de Juan Manuel Lillo)

Sin embargo, Lillo es de esa clase de entrenadores que son brillantes en lo teórico, pero a los que les falta algo a la hora de plasmar eso en un equipo en la cancha. El propio Guardiola siempre lo reconoció como su mentor, luego de que se encontraran en el fútbol mexicano, en Dorados de Sinaloa, y por eso ahora se lo lleva a Inglaterra.

Son de esos técnicos que muchos citan en los libros, o que son protagonistas de escritos o que ellos mismos plasman en el papel todas sus ideas y sus teorías, no solo de juego, sino de liderazgo, de fundamentos de vida. Pero su palmarés no es grande: uno que otro ascenso, entre ellos uno reciente en China.

Juan Manuel Lillo

Juan Manuel Lillo, con la camiseta del Manchester City.

Foto:

Prensa Manchester City

(En otras noticias: La razón por la que es 'inexacto' operar a Michael Schumacher)

Sus conceptos son valiosos, sin duda. Como los de otros entrenadores de esa misma línea, que brillan más en las conferencias que en el banquillo, como Jorge Valdano, como Ángel Cappa, por solo citar un par de nombres. De todos hay libros, revisen.

En Colombia, guardadas las proporciones, hay un entrenador de esa misma línea:
Hugo Gallego ganó un Suramericano Juvenil junto a Finot Castaño en 1987. Muchos de los fundamentos tácticos de la era de Francisco Maturana, especialmente en la defensa, fueron aportados por Gallego, quien, a su vez, fue un alumno adelantado del uruguayo Ricardo de León.

Pero después de ese título del 87, Gallego nunca pudo ratificar lo conseguido en el fútbol profesional, y eso que dirigió a varios grandes, como Medellín, Junior y América.

(Le puede interesar: Imágenes inéditas del accidente y la recuperación de Chris Froome)

Gallego es de esa escuela: gente valiosa, que aporta mucho para el crecimiento de los equipos y de los técnicos, pero que generalmente funcionan mejor hablándole al oído al entrenador principal. Como le pasó a Lillo con Jorge Sampaoli y ahora con Guardiola.

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
@josasc

Empodera tu conocimiento

Más de Orlando Ascencio

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.