Ronaldo, Madrid, Juve... ¿quién se equivocó? (Último tango, opinión)

Ronaldo, Madrid, Juve... ¿quién se equivocó? (Último tango, opinión)

Las críticas al portugués crecieron tras la final de la Copa de Italia.

21 de junio 2020 , 08:17 p.m.

Después de un dominio abrumador en el Calcio, por segundo año consecutivo Juventus sucumbió en la final de la Copa Italia (2019 con Lazio, ahora con Napoli) y arreciaron las críticas a Cristiano Ronaldo en la patria de Da Vinci. “No existió”, “Il peggiore (el peor)”, “Juventus en alarma, ¡Cristiano Ronaldo ha desaparecido!”, “Su destino sería la China o a la MLS”.

La prensa italiana, por tradición respetuosa de los ídolos, lo responsabilizó especialmente a él. La Juve llevaba cuatro coronas seguidas en Copa Italia, con Ronaldo perdió las dos que disputó. Pero más que en la estadística, los comentarios se centraron en su rendimiento: bajísimo en la semifinal ante el Milan (0-0 y falló un penal), nulo en la final con el Napoli. Crear fútbol no es justamente la virtud característica del portugués, y si además no convierte, queda en evidencia. “No puede rematar al arco todas las pelotas que toca, esto es un juego de equipo”, opinó Sebastiano Vernazza, analista de la Gazzetta dello Sport.

(Le puede interesar: Así le fue a James en su regreso a la titular del Real Madrid)

Los periodistas recordaron que el club turinés ya había dejado la Supercopa Italiana a manos de la Lazio, otra competencia que había obtenido en las anteriores siete ediciones. La Juventus, propiedad del ultrapoderoso grupo Agnelli, que posee también la Fiat, la Ferrari, la Chrysler, diarios, financieras y muchos etcéteras, con una facturación anual de 144.000 millones de euros, tiene un presupuesto demasiado superior al de los demás clubes nacionales, por lo cual cada traspié es un fracaso. Y como además es el símbolo de la burguesía, significa a la vez una alegría para el resto fútbol italiano.

Todavía le queda al cuadro bianconero la posibilidad de un doblete, y Ronaldo ha demostrado muchas veces capacidad de reinvención, pero no está fácil. En la liga faltan doce jornadas y Juventus lidera con un solo punto de ventaja sobre Lazio (que lo venció dos veces seguidas antes de la interrupción). Por primera vez, después de 8 scudettos consecutivos, pueden quebrarle la hegemonía. Y en Champions está obligado a ganar para avanzar a cuartos de final. En la ida de octavos cayó 1-0 en Francia con el Lyon. La preocupación es que el equipo no muestra funcionamiento, armonía. El técnico Maurizio Sarri también es muy cuestionado.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo, decepcionado tras perder la final de la Copa de Italia.

Foto:

Efe


El tema es que Ronaldo fue contratado a precio de oro con un objetivo fijo: ganar la Champions. Por el contrario, es posible que, además de no conseguirlo, pierda los títulos locales, los cuales arrasaba antes de la llegada de CR7. La otra polémica que envolvió al portugués llegó en la tanda de penales. Ronaldo se guardó para el último penal pensando en la tapa de los diarios del día siguiente. Ya lo hizo otras veces: si ganaban, quedaba como el héroe después de un mal partido en lo personal. Sin embargo, ni alcanzó a rematar, porque la Juve no llegó a ejecutar el quinto disparo, perdió antes: 4-2. El mejor pateador arranca primero, así da confianza al resto; es una vieja ley del fútbol. Y por si no se llega al quinto, el equipo se asegura de que su mejor rematador tire el primero o el segundo. Si había un penal durante el tiempo reglamentario, Ronaldo no se iba a poner quinto en la fila, lo ejecutaba él. “¿Por qué pateó Danilo y no Ronaldo…?”, se preguntaron en Italia. Danilo la mandó a la estratósfera.

Como el Real Madrid no fue campeón el año pasado, y sobre todo por su sequía goleadora en los últimos dos años, una de las conclusiones es que “se equivocó al transferir a Ronaldo, te daba 50 goles por año”. Cuando pasa lo del miércoles, otra corriente dice “le erró Ronaldo yéndose a Italia, la Juventus no es el Madrid”. Y cuando la Vecchia Signora pierde un título, como ahora, otros deslizan “la pifió la Juventus con Ronaldo, estaba viejo”. ¿Quién se equivocó…?

(Lea también: El escueto análisis de Zidane sobre el desempeño de James)

El Real Madrid lo fichó por 96 millones, lo utilizó nueve temporadas, le exprimió 450 goles y, apenas advirtió que ya no le quedaba carretel, lo vendió en 105. Y fichó jóvenes: Vinicius, Rodrygo, Jovic, Brahim. Ronaldo exigía 30 millones de euros netos de salario, Florentino Pérez no estaba dispuesto a dárselos y el todopoderoso contratista Jorge Mendes se los consiguió en la Juventus. Allá fue. Pero la Juve no tiene la red de contención ni el aparato que rodea al Real Madrid. Sí en el ámbito italiano, no en Europa. El presidente del Madrid te puede conseguir un Balón de Oro (o dos…), el de Juventus no. Tampoco goza de prensa amiga. Los grandes medios (Gazzetta dello Sport, Corriere dello Sport, Corriere della Sera, La Repubblica, Il Giornale, Il Messaggero y varios más) son de Milán y Roma, no de Turín. Si juega mal, se dice. En España, CR7 era una marca impuesta, en Italia una por imponer. En el Bernabéu disponía de un plantel de mayor calidad que jugaba para él, en la Juve esperan que se cargue el equipo y los lleve al título. Y, rumbo a los 36 años, ya no está para eso. Puede colaborar, pero necesita más de los otros. En su primer curso juventino fue cuarto en la tabla de artilleros de la Serie A y marcó 28 tantos. En este, marcha con 25. Si no gana la Champions, la temporada no la salva ni con el Scudetto. Los hinchas bostezan ganando solamente el Scudetto. Exigen Europa…

(En otras noticias: Liverpool deberá esperar un poco más si quiere ser campeón)

Juventus pagó por el goleador 105 millones más comisiones, altísimas, por cierto. Ejemplo: por llevarle al Barcelona a Trincão, un joven portugués de 20 años, Mendes cobró 7 millones de euros de comisión; esto da una idea de cuánto pudo haber percibido de la Juve por servirle en bandeja a Ronaldo. Y aparte está el contrato del divo: 30 millones libres; con impuestos se elevan a 50. Es una cifra colosal, sólo asumible en Inglaterra o por el Real Madrid, el Barcelona, el PSG. Para el medio italiano es un dineral de difícil retorno. Debería haber mucha gloria de por medio para justificarlo. Aparte, la familia Agnelli cuida las formas, sabe que estas locuras futboleras caen muy mal en los sindicatos, que nuclean a decenas de miles de trabajadores de las plantas automotrices.

El 23 de agosto culmina la temporada. Ahí sabremos quién se equivocó más o menos.

Jorge Barraza
Para EL TIEMPO
@JorgeBarrazaOK

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.