Milagrosa y luchada clasificación de Colombia al hexagonal Sub 20

Milagrosa y luchada clasificación de Colombia al hexagonal Sub 20

El equipo de Arturo Reyes logró una agónica victoria frente a Chile 0-1, en el minuto 95.

Chile Colombia

Las mejores imágenes de la victoria de Colombia 0-1 contra Chile en el Suramericano Sub 20.

Foto:

AFP

Por: PABLO ROMERO
25 de enero 2019 , 08:13 p.m.

Fue en el último suspiro, cuando la ilusión se esfumaba, cuando el último fuego se apagaba, cuando el árbitro miraba el reloj y apretaba los cachetes para pitar el final, cuando ya la Selección Colombia se despedía del Suramericano Sub-20; fue ahí, en ese dramático epílogo, con 10 hombres en la cancha, con los últimos restos físicos, con el técnico Arturo Reyes desesperado, cuando llegó esa jugada fortuita, rebote va, rebote viene, y el defensor central Carlos Cuesta empujó la pelota como si la soplaran él y todo el equipo y todo el país para que entrara, y entró. Colombia venció al local, Chile, 1-0 y clasifico al hexagonal final; parece mentira, pero lo hizo.

Colombia no dependía de que Brasil perdiera con Bolivia, no, dependía de sí misma. Tenía que vencer este viernes a Chile para seguir su camino en el Suramericano. Brasil ganó, y Colombia también. ¡Afuera el local! Fue un triunfo milagroso el del seleccionado juvenil, que llegó al torneo como favorito y ha sufrido mucho, pero ahí está, con mucho por corregir para pelear uno de los cuatro cupos al Mundial.

A Colombia le faltaba una dosis de suerte, porque todo le ha salido al revés desde el comienzo del campeonato. Porque debutó con una inesperada derrota contra Venezuela, que luego se clasificó con 9 puntos. Después, no pudo con Brasil. Demostró que su gran pecado era, y es, la falta de definición, que sus jugadores, correlones, intrépidos y desequilibrantes, no tienen gol. Lo vino a encontrar contra Bolivia, la cenicienta del grupo A, uno apenas. Parecía que con ese tanto y esa victoria, el equipo se sacudía, pero ayer volvió a sufrir y le tocó apelar al corazón para seguir con vida, para que un defensor les diera el cupo.

Colombia no dependía de que Brasil perdiera con Bolivia, no, dependía de sí misma. Tenía que vencer este viernes a Chile para seguir su camino en el Suramericano. Brasil ganó, y Colombia también. ¡Afuera el local! Fue un triunfo milagroso el del seleccionado juvenil, que llegó al torneo como favorito y ha sufrido mucho, pero ahí está, con mucho por corregir para pelear uno de los cuatro cupos al Mundial.

A Colombia le faltaba una dosis de suerte, porque todo le ha salido al revés desde el comienzo del campeonato. Porque debutó con una inesperada derrota contra Venezuela, que luego se clasificó con 9 puntos. Después, no pudo con Brasil. Demostró que su gran pecado era, y es, la falta de definición, que sus jugadores, correlones, intrépidos y desequilibrantes, no tienen gol. Lo vino a encontrar contra Bolivia, la cenicienta del grupo A, uno apenas. Parecía que con ese tanto y esa victoria, el equipo se sacudía, pero ayer volvió a sufrir y le tocó apelar al corazón para seguir con vida, para que un defensor les diera el cupo.

Antes de salir ayer a la cancha, los jugadores ya sabían que Brasil había vencido a Bolivia, como era de esperarse, así que tenían que vencer a Chile como fuera. Luchar contra el local, así fuera esta Chile plana, siempre es una tarea adicional. Les tocó enfrentar a una selección que con el empate clasificaba, sin tener que arriesgar, pero, además, enfrentar la presión, la angustia del reloj, el cansancio acumulado. Y, como si todo eso no fuera suficiente drama, al minuto 40 del primer tiempo, el atacante Jáder Valencia vio la segunda tarjeta amarilla por dos codazos innecesarios, como sin querer queriendo. La roja fue como una tarjeta anticipada de despedida para toda la Selección. Con diez, ya iba a ser muy difícil la hazaña. Pero la logró.

El equipo luchó, eso no se le puede negar. Tuvo un buen primer tiempo, con ambición: a los 30 segundos ya se había acercado con peligro a través de Rivaldo Correa. Atrás tenía controlado el partido. Tolosa empezaba a crecer en su fútbol, Angulo empezaba a tomarse confianza y a encontrar espacios, y Valencia, el mismo Valencia que se fue expulsado, luchaba, presionaba y metía miedo arriba... La expulsión desbarató todo ese esfuerzo.

El segundo tiempo requería dos cosas: estrategia y corazón. Colombia regaló 22 minutos. Reyes analizó demasiado el movimiento. Al fin entró a un atacante, Enamorado, por un lateral, Palacios, y jugó con línea de tres en el fondo y se fue al ataque, como debió hacerlo desde el comienzo del segundo tiempo. Tolosa encontró al fin una milésima de espacio y puso un remate violento en el travesaño, el tercero que se apuntó en el Suramericano.

Pero, como el gol no llegaba, a los jugadores les tocó terminar el partido con el corazón agitado, lastimado, con las piernas en su esfuerzo final. Fue entonces, tras un saque de banda sin peligro, unos rebotes, carambolas, gritos y angustia, cuando Cuesta remató, y la pelota cruzó la línea despacio para desatar una felicidad en cámara lenta, una que no tiene nombre, porque Colombia agonizaba y despertó en el último aliento. Sigue con vida.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.