Cinco puntos para sostener del paso de Pékerman por la Selección

Cinco puntos para sostener del paso de Pékerman por la Selección

El equipo tendrá nueva cabeza, después de seis años, y la obligación es evolucionar.

José Pékerman

José Pékerman, exDT de Colombia.

Foto:

EFE

05 de septiembre 2018 , 10:31 p.m.

1. Mantener la presencia internacional del equipo. Cuando José Pékerman recibió la Selección Colombia, en el 2012, el equipo venía de tres eliminaciones consecutivas de la Copa del Mundo (2002, 2006 y 2010) y de hacer papeles muy flojos en las Copas América de Venezuela 2007 (eliminado en primera fase) y Argentina 2011 (afuera en cuartos de final, eliminado por Perú). En estos seis años no solo se volvió a clasificar al Mundial sino que se logró la mejor actuación del equipo en la historia, al llegar a los cuartos de final en Brasil 2014. La deuda estuvo en la Copa América de Chile: eliminación en cuartos de final en 2015, tras una pobre primera fase. Lo mínimo que se espera de quien llegue al banco de Colombia es que no se pierda esa presencia, como ya pasó durante 16 años.

2. La cercanía con los jugadores es clave. El respaldo que en su momento le dio el grupo de jugadores a la posible continuidad de Pékerman es una muestra de que la relación entre el plantel y el cuerpo técnico fue buena. Las figuras del equipo siempre le reconocieron su preocupación cuando no tenían continuidad, en especial Radamel Falcao García, quien pasó por casi tres años de sombras entre su lesión antes de Brasil 2014 y los dos años sin brillo en la Premier League con Manchester United y Chelsea, y James Rodríguez, a quien Pékerman le dio confianza cuando peor la pasaba en el Real Madrid. En algún momento, el hoy jugador del Bayern Múnich mostró su compromiso con Pékerman en esta frase: “Yo en la Selección juego hasta cojo”.

3. El seguimiento a los jugadores, un as bajo la manga en los últimos seis años. Durante el paso de Pékerman por Colombia, hubo jugadores que no estaban en el radar de la mayoría de los hinchas y que, cuando los llamaron a la Selección, tuvieron un aporte importante. Algunos ejemplos: Aldo Leao Ramírez llevaba ya algún tiempo en México y fue llamado para jugar en la primera línea de volantes, una posición que no ocupaba en el fútbol colombiano, en sus pasos por Santa Fe y Nacional. Hizo un gran aporte en la eliminatoria para Brasil. Otro, Víctor Ibarbo, que no hizo parte de la eliminatoria para 2014 y que resultó siendo titular, con buen suceso, en la Copa del Mundo. Y más recientemente, el caso de Juan Fernando Quintero, que cuando retomó su nivel volvió a las convocatorias.

4. Los jugadores tienen mentalidad ganadora. Desde el 2012 hasta la fecha, los jugadores de la Selección fueron ganando espacio en los principales equipos del fútbol europeo. Hace seis años era difícil soñar con ver a alguno en Barcelona, Real Madrid, Bayern Múnich, Juventus, Manchester United y Arsenal, por ejemplo. Esa mentalidad ganadora que da la jerarquía de los equipos grandes ayudó en muchas ocasiones a Colombia a conseguir puntos complicados, cuando no alcanzaba con el planteamiento táctico. El jugador colombiano juega ahora sin temor, más allá de que a veces la forma de jugar haya sido defensiva. Ese espíritu ganador que han tenido los futbolistas colombianos en los últimos años debe servir como ejemplo para los que comienzan a abrirse campo en la Selección, para que también les apunten a clubes de primer nivel y no perder la jerarquía.

5. La evolución en los entrenamientos. A Pékerman le criticaron la cantidad de personas que integraban su cuerpo técnico. Pero si se compara, por ejemplo, con el número de colaboradores de Tite, el técnico de Brasil, ratificado al menos para seguir hasta la Copa América en la que será local el año entrante, la cifra no es similar. Esa repartición del trabajo no es mala, pero al técnico que llegue no se le pueden negar los recursos que se le dieron al cuerpo técnico saliente, en cuanto a integrantes y logística. Y que los colaboradores que lleguen junto al nuevo técnico sean idóneos y sepan de lo que están hablando. Colombia, en especial en los primeros tres años de la era Pékerman, tuvo una buena evolución y así se recuperó el respeto que se había perdido tras 16 años de sombras. Hay que pensar en un grupo de trabajo de primer nivel, acorde con los jugadores que hay.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
En Twitter: @josasc

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.