Las cinco conclusiones de la reanudación de la Bundesliga

Las cinco conclusiones de la reanudación de la Bundesliga

Regresó el fútbol en Alemania con protocolos, modificaciones y diferentes festejos. 

Bundesliga

Erling Haaland celebra el primer gol del Borussia.

Foto:

EFE

Por: PABLO ROMERO
18 de mayo 2020 , 10:51 a. m.

Alguna vez la pelota iba a volver a rodar, y rodó, y los futbolistas volvieron a enfrentarse, a luchar y a golpearse, como siempre, porque eso sigue siendo inevitable; y volvieron a anotar los goles que se imaginaban desde la casa, y a celebrarlos sin saber bien cómo hacerlo, improvisando el ritual, con roces de codos, con aplausos tímidos, aunque algunos no pudieron evitarlo: se abrazaron, sí, se abrazaron y hasta besos se dieron, sí, besos. El regreso de la Bundesliga demostró que el fútbol cambió, aunque la esencia sigue siendo la misma.

!. El protocolo

Alemania es la prueba para el fútbol del mundo. La experiencia que en todas las ligas esperaban para sentir que pueden ser un poco alemanes. La atención estaba puesta en el protocolo, en los detalles: la desinfección de la pelota, la distancia entre los sofisticados asientos de avión de los suplentes (como para sentirse que no juegan, pero van en primera clase), el control de la hidratación, las entrevistas con largos micrófonos desde una tribuna, las mascarillas de todos menos de los jugadores, técnicos y árbitros, es decir, casi todos sin mascarillas, en esos coliseos desiertos donde se multiplicaron los ecos con acento alemán.

(Le puede interesar: ¿Que no se podían abrazar? Así fue el festejo de un gol del Hertha)

Lo novedoso fue el rigor del protocolo afuera de la cancha, porque adentro todo fue muy parecido a lo de siempre: las barreras sin medidas de distanciamiento (porque cómo sería), la fricción permanente entre rivales, las manos permanentemente en la cara, como el arquero del Schalke, Schubert, que así se lamentaba cada que se equivocaba, como para cubrirse de la vergüenza.

2. Los festejos de gol

Pero la gran expectativa pasaba por los goles, y no tanto por si eran bonitos o complejos o elaborados, sino por cómo los iban a festejar. Las cámaras y la mirada mundial estaban atentas a ese primer héroe del desconfinamiento.

Bundesliga

Alguno de los festeJos de gol en la Bundesliga.

Foto:

EFE


Fue Haaland, el atacante noruego el encargado de romper el artificio. Anotó el primer gol de esta reanudación, el primero de Borussia Dortmund en la goleada 4-0 contra el Schalke. Entonces, el delantero fue hacia la tribuna, como siempre, solo que ahora nadie lo miraba ni le lanzaba aplausos ni gritos. Celebró solo, y cuando sus compañeros, sedientos de gol, llegaron a su encuentro, dio unos pasitos atrás, como para recordarles que eso estaba prohibido, que las cámaras furtivas estaban pendientes. Es decir, la humanidad. No se abrazaron. Ni lo hicieron después cuando Guerreiro anotó el segundo, ni en el tercero cuando Thorgan Hazard (que iba a ser suplente y jugó porque su compañero Reina se lesionó antes del partido) se arrodilló con los brazos arriba, porque los abrazos al cielo no se los pueden quitar a los futbolistas

 ‘Qué ejemplo, cumplieron los protocolos, es que son alemanes’, decían los fanáticos en redes, pero mientras tanto en otro estadio sucedía todo lo contrario. El Hertha Berlín goleó al Hoffenheim 0-3 y sus jugadores no pudieron contenerse, se les salió la emoción, y hasta el afecto, cuando en el segundo gol se fundieron en un abrazo efímero que generó todo tipo de comentarios

(Lea también: ¿Habrá sanción en Alemania por festejo de gol con beso?)

Es que suprimir la emoción del gol será la gran tarea del nuevo fútbol. Y si los alemanes no pudieron, habrá que imaginar qué pasará en el resto del mundo.  Falcao, un experto del gol y de las celebraciones, fue contundente: “Viendo el retorno del fútbol me pregunto: ¿existirá una razón técnica para que no se permita el abrazo en los goles? Durante todo el partido estamos en constante contacto. En un tiro de esquina están los defensores encima tuyo, en las barreras están todos juntos”, afirmó.

3. Manifestaciones

No todos están contentos. Los fanáticos radicales, los que acostumbran a generar escándalo y presión desde las tribunas, con su parafernalia y sus gritos, no comparten que los partidos se reanuden sin su presencia. Por eso, en este fin de semana de la vuelta al juego hubo manifestantes que con sus pancartas le dijeron 'No al fútbol sin hinchas'. Se resisten a convertirse en telespectadores y se niegan a colaborar en la industria y en el negocio de la TV en torno al deporte

4. La TV mundial 

En general, se vieron partidos normales. Lo realmente raro es que la humanidad se haya sentado al mismo tiempo a ver un juego entre Borussia Dortmund y Schalke, que normalmente no atraparía mucha atención. ‘Es que es un clásico alemán’, dirán con sapiencia los nuevos expertos en la Bundesliga, que ahora son millones. Pero sin mentirnos, la mayor atención estaba en si los jugadores se abrazaban o no, si se daban la mano o no, si escupían o no, en si había protestas o no. 

En todo caso, el regreso del fútbol fue un espectáculo en términos de TV mundial. La web especializada DWDL.de confirmó que el sábado hubo más de seis millones de espectadores siguiendo la transmisión por 'Sky' , un récord absoluto de audiencia. El domingo, con el partido del Bayern Múnich, la cifra aumentó considerablemente.

5. Tribunas vacías

Claro, también  está el tema de las tribunas vacías, que es algo que no deja de ser raro para el fútbol, aunque no sea la primera vez que un partido se juega a puerta cerrada. “Echamos mucho de menos a nuestro público. No había ningún ruido. Tiras a portería, hacer un superpase, marcas, y no pasa nada. Es muy, muy raro”, reconoció el entrenador del Borussia Dortmund, Lucien Favre.

En algunos estadios fue la oportunidad para manifestar la creatividad de los clubes, con figuras de cartón, o con camisetas en las gradas.  Todo es válido en tiempos de tribunas vacías. 

Así, sin el ruido de estadio y con jugadores que recién empiezan a soltar sus músculos maltratados por el encierro, la pelota volvió a rodar en la Bundesliga. Es el comienzo de una experiencia que el mundo quiere seguir.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.