Brote de racismo, la enfermedad del fútbol actual

Brote de racismo, la enfermedad del fútbol actual

Casos de discriminación racial generan alarma. Un virus que se propaga sin control en los estadios. 

Racismo fútbol

Fanáticos búlgaros en partido contra Inglaterra.

Foto:

AFP

Por: PABLO ROMERO
03 de noviembre 2019 , 02:15 p.m.

“¡Negros!”, gritan desde las tribunas. No es una simple expresión, la expulsan con ira en sus rostros, con veneno en la boca, con desprecio en la sangre. Obligan a detener los partidos y no les importa. Imitan gemidos y movimientos de los monos, y lo hacen para reforzar su agresión contra algunos futbolistas de raza negra. En algunas canchas han lanzado bananos al campo de juego, mientras se arropan con sus banderas fascistas y siguen con su coreografía del odio. Son racistas, son xenófobos y son una amenaza que se expande en los estadios del fútbol mundial.

No es un tema esporádico. Las agresiones racistas no son hechos aislados. Las han sufrido desde futbolistas anónimos hasta los más famosos de raza o descendencia negra en diferentes épocas: Eto’o, Dani Alves, Pogba, Sterling,Mbappé, Balotelli, Neymar… y muchos más. El fenómeno se ha reactivado, se expande como un virus que penetra en los estadios. Los futbolistas aguantan, pero no siempre, también se quejan y explotan en lágrimas o con ira hacia las tribunas.

El episodio más reciente se registró el pasado 14 de octubre en Sofía, durante el partido clasificatorio para la Eurocopa entre Bulgaria e Inglaterra. En la primera parte, los futbolistas ingleses sufrieron constantes ataques racistas. Dos veces el árbitro paró el partido. Estuvo a punto de suspenderlo. Los jugadores, con aparente indiferencia, resistieron los insultos y jugaron hasta el final. La Federación inglesa exigió una investigación. La Uefa (unión de fútbol europeo) sancionó a Bulgaria con un partido a puerta cerrada y 75.000 euros de multa. Pero a estos hinchas del odio parece que nada les importa.

Kick It Out es una organización que lucha desde hace 26 años por la igualdad y la inclusión en el fútbol inglés. Ha estudiado a fondo este fenómeno, lleva registro anual de las agresiones a los futbolistas profesionales y no profesionales. Hace campañas para frenar este mal. Al ser contactados por EL TIEMPO, responden que la situación es alarmante y de mucho cuidado.

“Creemos que el racismo sigue siendo un problema importante en el fútbol. Nuestras últimas estadísticas muestran un aumento de casos por sexto año consecutivo. Si bien el racismo sigue siendo un problema en la sociedad, es probable que siempre se manifieste en el fútbol hasta cierto punto. Es un problema global que ha existido durante cientos de años y, desafortunadamente, no se puede resolver de la noche a la mañana”, dijo un portavoz de la organización.

Si bien el racismo sigue siendo un problema en la sociedad, es probable que siempre se manifieste en el fútbol hasta cierto punto. Es un problema global que ha existido durante cientos de años

En la temporada 2018-2019, este organismo registró en Inglaterra 422 casos de diferentes agresiones racistas en el fútbol, tanto en la Premier League como en el fútbol base. Un año antes fueron 319. Los casos, de aficionados, y también de jugadores que insulta a jugadores, van en aumento. En estos momentos el portero español Kiko Casilla, del Leeds inglés, se expone a una sanción de 12 partidos por proferir insultos racistas contra un rival. Las alarmas están encendidas, no solo en Inglaterra, donde son ejemplo por su lucha contra los 'hooligans' y donde ahora luchan para erradicar este odio racial. 

Hinchas llenos de odio
Racismo fútbol

Hinchas ingleses en el polémico juego contra Bulgaria, que estuvo marcado por insultos racistas.

Foto:

Reuters

El brasileño Dani Alves caminaba hacia el tiro de esquina. Vestía la camiseta del Barcelona. Corría el año 2014. No recibió monedazos ni piedras, recibió algo más ofensivo: bananos. Los fanáticos rivales, del Villarreal, querían maltratarlo. Dani frenó, recogió uno de las bananos, le quitó la cáscara y se lo comió…

Comparar a los futbolistas con simios, porque son de raza negra, africanos, afrodescendientes, latinos o de minorías étnicas es de las agresiones más reiteradas en Europa, donde muchas de las aficiones radicales, conocidas como ultras, están politizadas y tienen tendencias de extrema derecha, lo que demuestran en sus coros de odio, con saludos nazis y su parafernalia racista.

El investigador español Javier Durán González, en su libro El vandalismo en el fútbol, en la década del 90, ya ponía el dedo en la llaga sobre estas agrupaciones de hinchas: “Los brotes racistas y xenófobos que están emergiendo en nuestras sociedades occidentales están encontrando alrededor del fútbol profesional, entre los grupos ultras de hinchas, un buen caldo de cultivo para reclutar adeptos y un lugar privilegiado para su exhibicionismo simbólico”, escribió Durán.

Los brotes racistas y xenófobos que están emergiendo en nuestras sociedades occidentales están encontrando alrededor del fútbol profesional, entre los grupos ultras de hinchas

Los futbolistas se sienten desprotegidos. Recientemente, Yaya Touré, exjugador del Barcelona y del Manchester City, aseguró que a la Fifa el tema del racismo no le importa. Lo dijo a propósito del episodio en Bulgaria.

El presidente de la Fifa, Gianni Infantino, intenta mostrar una postura dura: “No hay que tener miedo de condenar a los racistas, debemos combatirlos hasta el final”, dijo recientemente, alarmado por los casos en el fútbol italiano, donde el racismo está en auge, como sucedió en el partido Atalanta-Fiorentina, detenido varias veces por gritos racistas contra el brasileño Dalbert Henrique, o en el caso contra el marfileño Franck Kessié, del Milan, a quien le gritaron mono.

¿Qué se puede hacer? Educación y mano dura es lo que dice el portavoz de Kick It Out. “Creemos que, donde sea posible, la educación es la solución más sostenible para este problema. Sin embargo, hay casos que requieren castigos fuertes, particularmente cuando se trata de reincidentes. Los castigos deben ser fuertes para ser un elemento disuasorio necesario”, dicen a EL TIEMPO.

Pavel Klymenko pertenece a la oficina de desarrollo de FARE (Fútbol contra el racismo en Europa) y le cuenta a EL TIEMPO acerca del trabajo que han hecho para intentar erradicar este mal. Asegura que en los últimos 20 años han habido algunos avances, pero que el racismo en los estadios sigue siendo un problema de mucha importancia. 

"El racismo es diferente del abuso general y las palabrotas durante los partidos de fútbol, ​​ya que se dirige a jugadores y fanáticos minoritarios enviando un mensaje de que son menos humanos, que valen menos que todos los demás. Deja profundas cicatrices especialmente con jugadores jóvenes", asegura. 

FARE cuenta con una red de más de 140 organizaciones de la sociedad civil, grupos minoritarios, grupos de fanáticos y grupos de derechos humanos en todo el mundo, trabajando  para combatir la discriminación. "A través de nuestro trabajo de monitoreo de la discriminación en los partidos de la Uefa y la Fifa hemos logrado reducir el número de exhibiciones discriminatorias en las competiciones internacionales de la Uefa en los últimos 6 años”, dice Klymenko.

A través de nuestro trabajo de monitoreo hemos logrado reducir el número de exhibiciones discriminatorias en las competiciones internacionales de la Uefa en los últimos 6 años”

Asegura que también trabajan en otras formas de discriminación presentes en los estadios como "el sexismo, la homofobia o la islamofobia (sentimiento de odio hacia el islam) y el antisemitismo".

Casos de colombianos
Pancarta Morelos

Pancarta contra Alfredo Morelos.

Foto:

“A dirty black bastard (un bastardo negro sucio)”, gritaba un grupo no muy numeroso de hinchas, de esos que se esconden detrás de los arcos, desde donde manifiestan su odio racial. La víctima era un colombiano, el atacante del Rangers de Escocia, Alfredo Morelos, quien celebraba el gol del empate contra el Heart of Midlothian, el pasado 20 de octubre. Morelos ya ha sufrido oras agresiones en Escocia, como cuando le sacaron una pancarta que decía: Morelos tu madre es un colchón.

Muy recordado es el caso de Jéfferson Lerma, quien cuando jugaba en el Levante español, denunció que el jugador Iago Aspas, del celta, le gritó "negro de mierda".

En México, la situación es alarmante. Allí se ha popularizado el grito ‘Eeeeh, puto’ de los hinchas hacia los arqueros rivales, una expresión que es considerada discriminatoria. Una víctima ha sido el portero colombiano Camilo Vargas, que en un partido reciente del Atlas utilizó una camiseta que en la espalda decía ‘Ehhhh’, acompañado de una señal de silencio. En México ya toman medidas, que van desde advertencias hasta la suspensión del juego.

En Colombia también hay registro. El más reciente fue en marzo de este año, cuando el portero Miguel Solís, quien atajaba para Santa Fe, denunció insultos racistas de la hinchada de Millonarios. “Estaban gritando cosas feas como simio, mico, y creo que aquí en Colombia eso no puede suceder”, dijo.

En 2018, el DT del Once Caldas, Hubert Bodhert, dijo que el portero uruguayo Lucero Álvarez ofendió a sus jugadores con comentarios discriminatorios. “Aquí no van a venir extranjeros a maltratarnos. Somos negros a mucho honor”, dijo el técnico.

En Colombia, el código disciplinario castiga los actos racistas con entre cinco y diez fechas de suspensión, y prohíbe al infractor el acceso al estadio.

El mal del racismo avanza y se riega por los estadios. Toda medida es necesaria para intentar frenar ese virus que ataca sin pudor ni escrúpulos. Un autogol para el fútbol actual.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO@PabloRomeroET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.