20 anécdotas increíbles de la historia de los Mundiales

20 anécdotas increíbles de la historia de los Mundiales

En época de cuarentena, recuerde momentos inolvidables de la Copa del Mundo.

Máximos goleadores de cada uno de los mundiales

Guillermo Stábile, goleador del primer Mundial, en 1930.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de mayo 2020 , 10:57 p.m.

Al lado de las figuras, de los momentos históricos, de los partidos épicos, en las páginas de la historia de la Copa del Mundo también se escribieron páginas increíbles, que también merecen ser recordadas. He aquí algunas de ellas. 

Con el mío o no juego

John Langenus, el árbitro belga que pitó la final del primer Mundial, le dio inicio al partido Uruguay-Argentina con un cuarto de hora de retraso, ya que cada uno de los equipos quería jugar con su propio balón. Una moneda decidió que se utilizara el balón argentino, aunque esta pequeña ventaja no les sirvió de mucho, ya que perdieron 4-2 con los locales.

(Lea también: Julio Comesaña entuteló al presidente Duque para que lo dejen trabajar)

Vuelvan, no se ha acabado

En el Mundial del 30, en Uruguay, el árbitro brasileño Almeida Rego se confundió y pitó el final del partido Argentina-Francia en el minuto 84. Los argentinos ganaban 1-0 y los franceses presionaban con mucho entusiasmo por el empate. Cuando pitó el juez, los aficionados argentinos saltaron al terreno para felicitar a sus héroes, mientras que los franceses le protestaban al árbitro. Este rectificó el error y ordenó jugar los seis minutos restantes. Con la ayuda de la policía a caballo fue posible evacuar el terreno y hacer regresar al equipo argentino. Los franceses perdieron el ímpetu y el marcador no cambió.

La hora, por favor

El primer tiempo del partido de cuartos de final en Francia-38 entre Brasil y Checoslovaquia que se disputaba en Burdeos, duró 51 minutos. El árbitro se había olvidado de pitar, tal vez aterrado por la batalla campal que protagonizaron ambos equipos. Fue necesario jugar otro partido de desempate que, a diferencia del primero, fue todo un ejemplo de fair play y buen fútbol, y que ganó Brasil 2-1.

(En otras noticias. Los sistemas de campeonato que estudia Dimayor para reanudar la Liga)

Vencer o morir

Antes de comenzar el Mundial de Italia de 1934, el dictador Benito Mussolini envió este telegrama a Meazza, el capitán italiano: “Vencer o morir”. Un mensaje que presionó tanto al equipo local y al técnico Vittorio Pozzo, que cada partido, en especial los dos de cuartos de final que disputaron ante España (jugaron un partido de desempate) y la final ante los checos (comenzaron perdiendo y apenas lograron el 2-1 tras 120 minutos de juego) más que partidos de fútbol fueron verdaderos partos para la squadra azzurra.

Italia 1934

Cartel del Mundial de 1934.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Marcador increíble

La sorpresa de la fase final de Brasil-50 fue lograda por Estados Unidos, que se impuso por 1-0 al gran equipo de Inglaterra, que por fin aceptaba romper un aislamiento internacional de casi medio siglo y jugaba su primer mundial. En el mundo entero, se pensaba primero que había habido un error de transmisión. El equipo estadounidense estaba compuesto de jugadores de todos los lugares del mundo, que en su mayor parte no se conocían. El autor del gol histórico fue un haitiano, Larry Gaetjens, que jugó después en Francia. Uno de los héroes estadounidenses era Eddy McIlvenny, un escocés que había sido despedido por malo del Wrexham, equipo británico... ¡de la tercera división!

Para despistar

Los testigos de la época consideraron que Alemania ganó la Copa del Mundo de Suiza-54 en dos mangas, gracias a la malicia de su seleccionador. Sepp Herberger, que no daba ninguna posibilidad a los suyos en el partido de clasificación contra Hungría, que ganaron por 8-3, prefirió dejar a cinco de sus titulares descansando: Turek, Mai, Ottmar Walter, Morlock y Schaefer. Este partido, que no cuestionaba la clasificación para cuartos de final, fue duro y una zancadilla de Werner Liebrich provocó una lesión en el tobillo de Ferenc Puskas. El capitán húngaro se restableció dos semanas más tarde cuando se alineó en la final, que ganó Alemania 3-2.

Goles y más goles

Suiza-54 fue el mundial de las goleadas y el de mayor promedio de goles por partido: 5,38. En ese mundial también se jugó el partido con más goles de la historia. No fue una goleada entre un grande y un débil sino el emocionante juego de cuartos de final que enfrentó a Suiza, el equipo de casa, con sus vecinos de Austria. Estos últimos ganaron el partido por... ¡7-5!, en solo 90 minutos de juego. El primer tiempo terminó... ¡5-4!

(Le puede interesar: Gobierno autoriza 'actividades profesionales y de servicios') 

Sin sentimentalismos

Para el juego entre Francia y Alemania, por el tercer puesto de Suecia-58, los jugadores galos que habían estado en el banquillo hasta ese momento querían entrar a jugar. Pero Paul Nicolás, el director técnico se negó: Sólo los tres primeros figuran en el palmarés. Alinearemos el mejor equipo posible. Valió la pena: ganaron 6-3 y Fontaine anotó cuatro goles, lo que le permitió imponer su histórico récord de 13 goles anotados en un solo torneo.

Máximos goleadores de cada uno de los mundiales

Just Fontaine, goleador del Mundial de 1958

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

Diga AAAA

Los 22 brasileños seleccionados para Suecia-58 pasaron ante un Consejo y 26 profesores de medicina especialistas de 15 disciplinas. Veredicto: extirpación de las amígdalas para Garrincha.

Un cambio a tiempo

Suecia, fiel a su filosofía de defender el deporte aficionado, se vio sacudida por un debate nacional para componer la selección. Sólo quince días antes del inicio del Mundial del 58 se decidió llamar a sus profesionales que jugaban en el extranjero y construir un equipo en torno a ellos. El resultado, llegaron a la final contra Brasil gracias a los Liedholm y los Hamrin, que eran grandes figuras en el fútbol de Italia.

Con hambre, pero contentos

La importancia del Mundial para los brasileños fue ilustrada por el presidente de la República, Joao Goulart, cuando declaró: “No tenemos arroz, ni pan, pero tenemos a Pelé, Garrincha, Amarildo. Y tenemos la Copa. Es lo principal”. Los brasileños consiguieron su segundo título en Chile-62.

Garrincha

Garrincha, campeón con Brasil en 1958 y 1962.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

¿Cabala?

En virtud del lema ‘No se cambia un equipo que gana’, los brasileños reprodujeron la expedición que se impuso en Suecia: Todos los vencedores de 1958 (excepto Orlando, que había partido a Argentina), mismo responsable, mismo cuadro técnico, mismo uniforme, mismo avión y mismo comandante a bordo.

(Le puede interesar: El día en que expulsaron a Faustino Asprilla de la Selección Colombia) 

¿Cuánto vale?

La camiseta que lució Pelé en la final que le ganaron 4-1 a Italia reposa como reliquia en alguna parte en México, en Brasil o en otro lugar. En la explosión de alegría al final del partido, la multitud invadió el terreno y cuando Pelé entró en los vestuarios sólo tenía el pantalón y las medias.

Pelé

Pelé en el Mundial de México 1970.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Casi lo secuestran

El seleccionador francés Michel Hidalgo fue víctima de una tentativa de secuestro cuando se dirigía al aeropuerto de Burdeos, la víspera del viaje hacia Argentina-78. En varias ocasiones, los opositores al régimen argentino del general Jorge Videla hicieron presión para que el equipo de Francia boicoteara esa Copa del Mundo.

Eliminado y dopado

A Escocia no le fue nada bien en el Mundial de Argentina-78. Llegaron como uno de los grandes favoritos pero perdieron con Perú, empataron con Irán y su brillante triunfo ante Holanda 3-2 no les alcanzó. Para colmo de males, a su fama de aficionados a la juerga y la cerveza se sumó el escándalo del dopaje de Willie Johnstone.

Palabra de jeque

En el partido que Francia ganó por 4-1 a Kuwait en España-82, el árbitro soviético Miroslav Stupar dio como válido un gol de Giresse. Pero los kuwatíes querían que se anulase porque habían escuchado el sonido de un silbato. El jeque Fahd Al-Ahmad Al-Sabah, hermano del emir de Kuwait y presidente de la Federación, se lanzó al terreno y dijo a sus jugadores que abandonaran el césped. El juez entonces anuló el gol y, al día siguiente, la FIFA suspendió al árbitro, multó con 20.000 dólares a la rica federación kuwatí, que había previsto para sus jugadores una prima de 280.000 dólares si vencían a los franceses.

El jeque de Kuwait en España-82El jeque de Kuwait en España-82
Jeque Kuwait

La entrada del jeque de Kuwait. 

¡Qué choque!

En el minuto 58 de la semifinal Francia-Alemania Occidental, en Sevilla, el guardameta alemán, Harald Schumacher, embistió a Patrick Battiston y no hizo nada para evitar la colisión con el jugador francés, que no le vio llegar. El árbitro holandés Corver supuso que la jugada terminaría en gol y aplicó una absurda ley de la ventaja. El balón salió desviado, el juez no pitó penal, tampoco no amonestó ni expulsó al agresor, y Battiston quedó en el suelo, sacudido de espasmos, antes de ser trasladado al hospital, donde le diagnosticaron una fractura de las cervicales. Meses más tarde, Schumacher acudió a Metz para excusarse ante Battiston, la víspera de la boda del jugador francés.

Masoquista

En México-86, el guardameta húngaro recordó durante mucho tiempo la derrota de los suyos contra la Unión Soviética. No sólo fue a buscar seis veces el balón al fondo de las redes, sino que al día siguiente del partido, el seleccionador Gyorgy Mezey convocó a todo el equipo y, para intentar comprender las razones de este derrota, pasó tres veces seguidas el video del partido.

(En otras noticias: El día que México inauguró el Mundial que no hizo Colombia) 

Del Rolls a la bicicleta

Jalid Ismail, de los Emiratos Arabes Unidos, recibió un Rolls Royce por haber marcado el primer gol para su país en el Mundial. El italiano Roberto Baggio, recibió una bicicleta por haber marcado el segundo gol contra Checoslovaquia (2-0), sin duda uno de los más hermosos de aquel torneo. La asociación italiana de motociclismo tomó al pie de la letra las declaraciones de Baggio que había afirmado que se contentaría con una bicicleta si marcaba un gol contra Checoslovaquia.

Cantona esposado

Por un asunto de ubicación en la tribuna de prensa, el francés Eric Cantona, comentarista para un canal de televisión de su país, fue esposado por la policía estadounidense, conocida por cumplir su deber a rajatabla, poco antes de la semifinal del Mundial Suecia-Brasil, en Estados Unidos-94.

DEPORTES

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.