James jugó de Lewandowski, pero no fue ‘9’ en la Liga de Campeones

James jugó de Lewandowski, pero no fue ‘9’ en la Liga de Campeones

Aunque puso toda su voluntad en victoria del Bayern. El colombiano no le pudo anotar al Celtic.

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

Reuters

Por: CAMILO MANRIQUE V.
31 de octubre 2017 , 09:34 p.m.

Cuando alguien decide ganarse algo hay que hacer lo que sea para lograr su cometido. Si hay que lavar, se lava; si hay que planchar, se plancha; si toca cocinar, toca. James Rodríguez, en su afán por ganarse un lugar en el Bayern Múnich, hace de todo, y en medio de las dificultades hace lo mejor que puede.

Este martes, el colombiano apareció en el 11 titular por segunda vez consecutiva en la era del nuevo director técnico, Jupp Heynches, en el juego que ganó el Bayern 1-2 al Celtic de Escocia en la fecha 4 de la Liga de Campeones, pero esta vez no jugó como volante, ni como extremo ni media punta; jugó de falso ‘9’. La responsabilidad de suplir al goleador Robert Lewandowski quedó en manos de James, y se notó mucho que nunca había ocupado esta posición.

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

AFP

En los primeros minutos, James intentó quedarse en el medio; era el primero que presionaba la salida de los escoceses y hacía las diagonales hacia el centro como si fuera un goleador de raza. Sin embargo, con el pasar de los minutos, entre la desesperación porque no le llegaba el balón y la movilidad que debía tener empezó a tirarse a la izquierda para buscar asociarse con Kingsley Coman y generar juego.

James, rebelde

Pero en la izquierda tampoco pesó. Entre Coman y David Alaba tenían cubierto ese sector y en varias ocasiones, por hacerle el pase al colombiano, los ataques se hacían lentos y no había posibilidad de hacer juego vertical, ya que en la posición del 9 no había un receptor fijo.

A pesar de eso, el primer gol del Bayern fue de un pelotazo largo del arquero, y, tras un error de la defensa, Coman aprovechó para entrar al área y anotar. James siempre estuvo acompañando la jugada por si había algún error de su compañero o del rival para finalizarla (como lo haría un delantero naturalmente).

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

AFP

Para el segundo tiempo hubo un cambio de posiciones, Corentin Tolisso se ubicó más en punta y Rodríguez se fue a la derecha, donde las interacciones con Arjen Robben fueron buenas. Allí pudo juntarse con el holandés para hacer paredes y buscar espacios para derribar la defensa.

A medida que iba pasando el tiempo, la rebeldía del colombiano fue sintiéndose más y hubo un punto en que jugaba por todos los sectores del campo. Bajaba hasta la zona media del campo para recibir el balón y empezar los ataques (algo parecido a lo que hace en la Selección Colombia), se juntó por el centro con Arturo Vidal y entre los dos intentaban abrir el campo pasándola a los extremos.

Pocas opciones

De esta forma, James tuvo su única opción de gol. A los 67 minutos pisó el área por el sector izquierdo, amagó varias veces hasta que encontró el lugar para sacar un remate fuerte, pero fue detenido fácilmente por el arquero de Celtic.

La voluntad del 11 del Bayern Múnich es notoria. Fue uno de los tres jugadores del equipo alemán que más kilómetros recorrió este martes y fue preciso: en total tuvo el 89 por ciento de precisión a la hora de entregar el balón. Pero en la función que en un inicio se le pedía, la del falso ‘9’, no rindió, como era obvio ya que no conoce esa posición.

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

Reuters

A James le faltó talla para luchar con los defensas (la que sí tuvo Javi Martínez para hacer el segundo gol del Bayern); la movilidad que tiene en todo el campo no es la misma que se necesita dentro del área para ser letal y quedar de cara al gol. Además, para que Rodríguez rinda necesita el balón, y como ‘9’ fueron muy pocas las ocasiones en que pudo, al menos, tocarla. La voluntad se notó, pero el experimento no dio buenos frutos.

El Bayern Múnich practicamente selló su pase a los octavos de final de la Liga de Campeones, solo restará definir en las próximas dos fechas el primer lugar del grupo que domina el Paris Saint Germain. Los parisinos golearon 5-0 al Anderlecht y llegaron a 12 puntos, tres más que el Bayern, equipo con el cual se enfrentarán la próxima fecha.

CAMILO MANRIQUE V.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @camilomanriquev

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.