El recuerdo de la Ley Bosman: la revolución laboral del fútbol

El recuerdo de la Ley Bosman: la revolución laboral del fútbol

Hace 25 años un futbolista lucho por sus derechos y ganó. Aunque hubo consecuencias.

Campeones de las ligas

.

Foto:

TOMADO DE TWITTER @LFC

Por: PABLO ROMERO
30 de abril 2020 , 10:03 p.m.

Bosman no hizo goles memorables, no acarició el Balón de Oro, no jugó una final de un Mundial; de hecho, no jugó ningún mundial, no figuró en la historia del Real Madrid o Bayern Múnich, no era millonario ni afamado, era simplemente Jean-Marc Bosman. Y, sin embargo, fue un futbolista trascendental, porque partió en dos las relaciones laborales del fútbol.

Este primero de mayo, cuando los obreros del mundo levantan la cara con dignidad, el fútbol no se olvida de Bosman, un jugador belga que ganó el que pudo ser el pleito deportivo más importante del siglo XX, para bien o para mal, porque su caso fue un grito de batalla, pero también trajo consecuencias.

La historia comenzó hace 30 años, cuando Bosman terminó su contrato con el Lieja, club belga que le propuso la prórroga de un año. Bosman alegó que le iban a reducir un 75 por ciento su salario; se quería ir; al fin y al cabo era libre, eso pensaba, pero no, no lo era.

(Lea también: ¿Maradona cuadró un amaño de partido en un Argentina-Croacia?)

Para ese entonces dicha libertad no existía. Un jugador que terminaba contrato no podía irse así como así. Bosman le interesó al club francés Dunquerque, pero el Lieja exigió una cláusula de indemnización de 11 mil francos belgas para entregarle su libertad, y como el club francés no los pagó, no hubo documentos. Bosman no pudo cambiar de club; es más, su carrera prácticamente terminó.

Bosman

Jean-Marc Bosman.

Foto:

AFP

Indignado, se alzó en rebeldía contra las poderosas instituciones del fútbol: la federación Belga, la Uefa y la Fifa. Entabló una demanda ante el Tribunal de Justicia de Europa para exigir libertad de trabajo, como cualquier trabajador. No sabía de leyes, no entendía muy bien por qué era que peleaba. En 1995 ganó el caso, cuando se declararon ilegales las indemnizaciones por traspasos entre equipos, y la limitación de los cupos de futbolistas extranjeros entre ciudadanos de la Unión Europea, norma que era considerada discriminatoria. A eso se le llamó la ley Bosman.

“Significa que los futbolistas del siglo XXI tienen derecho a circular libremente al igual que otros trabajadores, y a no ser tratados como ganado”, dijo Bosman en una entrevista con Fifpro.

Significa que los futbolistas del siglo XXI tienen derecho a circular libremente al igual que otros trabajadores, y a no ser tratados como ganado

La ley Bosman puede considerarse como el origen de la libertad de trabajo en el fútbol (aunque ya existía el sindicato internacional de futbolistas), pero, a la vez, como el punto de explosión mercantil de este deporte.

(Le puede interesar: Futbolistas y política, una relación de los pies a la cabeza)

Como los jugadores europeos podían transitar libremente sin ocupar plaza de extranjeros, se disparó el mercado, los clubes poderosos, lucrados con los emergentes derechos de TV, contrataron a los mejores; y los jugadores de sus canteras vieron reducidas sus opciones. Se considera, además, que esa libertad fue en detrimento del fútbol suramericano, porque desde entonces los clubes europeos se llevan a sus mejores jugadores.

La ley Bosman siempre ha estado en discusión, muchos consideran que fue un error, otros piensan que debió replantearse para evitar los salarios desorbitados. "Desde la aprobación de la ley Bosman en 1995, el gran error de nuestra industria fue que cada año tuvimos un incremento en el volumen salarial y en las transferencias. ¡Cada año más, más, más!", dijo Karl-Heinz Rummenigge, director general de Bayern Munich

Bosman, sin embargo, nunca se ha arrepentido de lo que hizo.Aunque hoy hay un nuevo escenario, y es la gran incógnita con la Liga Premier inglesa, ya que con la entrada en vigencia del 'brexit' tendría que limitar la llegada de jugadores extranjeros, que hoy la nutren y la hacen poderosa, y del mismo modo los jugadores ingleses no podrían circular libremente por el resto de Europa. Sería como un cortocircuito con la Ley Bosman.  (Lea también: Así afecta el 'brexit' a los futbolistas colombianos y al deporte)

Mientras hoy muchos futbolistas ganan sueldos millonarios, incluso descomunales     -no todos-, Bosman apenas sobrevive, tuvo depresión, fue alcohólico,  y quedó arruinado. Su victoria en los tribunales no le alcanzó para vivir con más dignidad. 

Pablo Romero
Redactor de EL TIEMPO
​@PabloRomeroET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.