Meluk le cuenta... (Osorio se lavó las manos, y salpicó agua sucia)

Meluk le cuenta... (Osorio se lavó las manos, y salpicó agua sucia)

A sabiendas del pecado, el tiempo efectivo de juego es ahora factor de desempate en la Liga.

AUTOPLAY
Osorio se lavó las manos, y salpicó agua sucia de verdad I Meluk Le CuentaGabriel Meluk, editor de Deportes de EL TIEMPO, analiza lo ocurrido tras las declaraciones de Juan Carlos Osorio, director técnico del Atlético Nacional.
Osorio se lavó las manos, y salpicó agua sucia de verdad I Meluk Le Cuenta

EL TIEMPO

Por: Gabriel Meluk
16 de febrero 2020 , 09:58 p.m.

El 2-2 entre Nacional y Cali, del sábado pasado en Medellín, fue, quizás, el mejor partido del fin de semana de la Liga, a pesar del arbitraje, malísimo, de Wánder Mosquera. A todos nos quedó la sensación de haber visto un juego intenso, de equipos con vocación de ataque, con personalidad, con goles y opciones de anotar hasta en el último minuto. Incluso, algunos colegas y muchos aficionados calificaron el juego de “partidazo” en las redes sociales. Repito: nos quedó esa sensación de buen juego.

En la rueda de prensa posterior, Juan Carlos Osorio, el técnico de Nacional, soltó una bomba en medio del paraguas que abrió sobre su cabeza por el empate de local: “Me avergüenzo y le pido a toda la gente que vino al estadio y que invirtió una boleta mis más sinceras disculpas. Es inadmisible que juguemos 46 minutos, de un partido que debía ser mínimo de 70 minutos de juego. Repito, que juguemos 46 minutos 48 segundos es una vergüenza para el fútbol colombiano”. Y agregó: “Yo creo que así no podemos aspirar a la segunda o la primera liga en el fútbol suramericano, esto es inconcebible. Ahora, yo me hago responsable por mi equipo y yo los vi comprometidos con el espectáculo, comprometidos con el juego, de ir siempre al frente a buscar el partido. De lo demás no me hago responsable”.

En medio de su autojustificación para desviar la atención por su corto resultado de local, y echándole un vainazo al Cali y su técnico, tiró esa bomba. ¡Pero se quedó corto! El “partidazo” tuvo aún menos tiempo efectivo de juego: según el dato oficial de la Dimayor (medido por Opta, su firma de seguimiento estadístico y suministro de datos) el duelo duró 97 minutos 35 segundos, con apenas ¡41 minutos y un segundo de tiempo efectivo de juego! ¡Menos de un tiempo! ¡Recontraplop! ¡De la idea a la realidad hay mucho trecho!

Desde hace años, en esta columna y estas páginas de EL TIEMPO hemos insistido en que uno de los reales males del fútbol local y factor primordial de la mediocridad (nunca de la primera liga de Suramérica ni de la segunda del mundo, faltaba más) es la lentitud del juego, las interrupciones constantes, la marrullería, la pérdida de tiempo, las simulaciones, las tretas, las artimañas... Hemos publicado informes en los que revelamos el bajo tiempo efectivo de juego comparado con el de las ligas del primer mundo del fútbol: la continuidad de juego es muy bajita.

En eso, la responsabilidad es de todos los actores: de los jugadores por sus actitudes, de los técnicos por sus órdenes, de los directivos que piden resultados cueste lo que cueste y sea como sea y de los árbitros que, por novatos o por malos, dan faltas por cualquier roce, cuando el fútbol es un juego de contacto.

Futbolistas y entrenadores han dicho aquí en EL TIEMPO que los equipos y jugadores colombianos sienten el cambio de continuidad de juego cuando participan en torneos internacionales porque no se sancionan las mismas faltas y se quedan esperando el pitazo que oyen de los árbitros acá.

En un comienzo se dijo alegremente, sin sustentar los datos, que el tiempo efectivo de juego era mayor en Colombia, que la Liga ya no era ni lenta ni interrumpida, que se impartieron instrucciones a los árbitros que dizque agilizaron el juego... Palabras, palabras, palabras, tan solo palabras.

Por eso, a sabiendas del pecado, el tiempo efectivo de juego es ahora factor de desempate en la Liga. Bueno, el último factor, pero ya es algo.

Juan Carlos Osorio se lavó las manos por el empate de local contra Cali, y salió agua sucia y le cayó al que pareció ser un “partidazo” que duró, de verdad, lo que dura un partido de microfútbol...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.