Nacional vs. Millonarios: el superclásico de los artilleros

Nacional vs. Millonarios: el superclásico de los artilleros

Hernán Barcos, tiene historia y gran juego colectivo y José Ortiz se ha destapado en Colombia.

Atlético Nacional

Hernán Barcos y José Ortíz.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
01 de septiembre 2019 , 03:12 p.m.

El partido con más estrellas del fútbol colombiano, en los dos escudos y quizás en la cancha, tendrá una nueva edición este domingo en la noche, desde las 8 p. m., en el estadio Atanasio Girardot. Nacional y Millonarios, dos equipos que piensan en el arco de enfrente, dos escuadras con espíritu ofensivo, pero también con algunos problemas en la zaga que los dos entrenadores aún buscan resolver, podrían estar disputando hoy el primer lugar de la Liga.

Verdes y azules, segundos y terceros, respectivamente, en la tabla de posiciones antes de comenzar la novena jornada, resuelven cada uno a su manera el tema del ataque. Juan Carlos Osorio, el DT de Nacional, mantuvo en nómina al experimentado argentino Hernán Barcos. Por su parte, Jorge Luis Pinto, el entrenador de Millonarios, encontró en el último refuerzo que llegó su mejor carta de gol, el costarricense José Guillermo Ortiz, goleador del campeonato hasta el viernes, con cinco goles en apenas tres partidos, solo dos como titular.

Barcos nació en Bell Ville (Córdoba, Argentina) hace 35 años, una ciudad más que futbolera: tres hombres nacidos allí crearon el balón sin tiento, un avance que cambió para siempre este deporte. Y otro bellvillense, Mario Alberto Kempes, fue goleador del Mundial de 1978, en el que Argentina levantó por primera vez la copa del mundo.
El hoy atacante de Nacional comparte con Kempes su espíritu aventurero: el ‘Matador’ jugó en España, Austria, Indonesia y Chile; además, dirigió en Bolivia y Venezuela y hoy vive en Estados Unidos. El ‘Pirata’ ya lleva 15 años de carrera: comenzó en Racing, fue a Guaraní de Paraguay, luego a Olmedo de Ecuador y estuvo un año en Serbia, en el Estrella Roja.

Hernán Barcos

Barcos.

Foto:

Jaiver Nieto Álvarez/CEET

Tras un regreso a su país, a Huracán, fue a China, al Shanghái Shenhua y al Shenzhen Kaisa. Volvió a Ecuador para jugar en Liga de Quito; pasó por Palmeiras y Gremio, en Brasil, y luego regresó a China, al Tianjin Teda. Pero aún falta más: Sporting de Lisboa, Vélez Sarsfield, de nuevo Liga, Cruzeiro y ahora Atlético Nacional, donde ha tenido que luchar contra las lesiones, en especial en el primer semestre.

Sin embargo, cuando ha podido jugar se ha destacado no solo por meterla, sino por su espíritu colectivo: entra mucho en juego para rematar, pero también para asociarse con sus compañeros, con mucha precisión.

“Él (Osorio) me pide que juegue a dos toques, por lo general juego de primera; me pide que haga dos toques, si sale bien de primera, me aplaude”, le dijo Barcos a RCN Radio.
En un equipo en el que Osorio es partidario de las rotaciones, Barcos es uno de los que más continuidad han tenido en Nacional. Solo faltó a un partido, contra Equidad, cuando, decididamente, el DT decidió mandar suplentes.

Nacional

Nacional venció, 0-1, a Bucaramanga, con gol del debutante, Hernán Barcos.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Si a Barcos lo trajeron a Colombia con el antecedente de ser un gran artillero (ya pasó de los 240 goles en su carrera), José Guillermo Ortiz, el artillero de Millonarios, no tenía tantos antecedentes. Jorge Luis Pinto, muy conocedor del fútbol costarricense (a tal punto que los llevó a cuartos de final en el Mundial de Brasil 2014), se la jugó por él, y Ortiz le ha respondido de forma notable: a los cinco goles que lleva en la Liga hay que sumarles otros dos en la Copa Colombia, contra Medellín.

Hasta ahora, sus cifras son impresionantes: marca un gol, en promedio, cada 38 minutos. Y, sobre todo, ha sorprendido por ser recursivo para definir. Ha marcado varios goles en circunstancias difíciles, aguantando a los centrales que lo marcan y sin manera de utilizar su perfil natural, algo que ha resuelto rematando con el borde externo. Así le hizo dos goles a Equidad y luego, otro más al Deportivo Cali.

Ortiz nació en La Uruca, un distrito de San José, de poco más de 8 kilómetros cuadrados de superficie (Bogotá tiene 1.775 kilómetros cuadrados) y unos 32.000 habitantes. Comenzó en el Alajuela Junior, un equipo de segunda división de su país, pero pronto llegó a uno de los grandes, Liga Deportiva Alajuelense. De ahí tuvo su primer salto al exterior, al DC United, pero no logró adaptarse.

José Guillermo Ortiz

José Guillermo Ortiz celebra el gol del 1-0 a Equidad.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

De regreso a Costa Rica, jugó en el otro grande, Herediano, de donde lo trajo Millonarios, con un antecedente de 65 goles en 245 partidos oficiales. Más que un artillero, era un delantero con gol.

Pero en Millos se destapó. Es un jugador de características distintas a las de Barcos. No entra tanto en el juego colectivo, pero en cambio se ha destacado como un gran rematador.

Los dos más grandes del fútbol colombiano estarán de nuevo frente a frente, con la intención de romper una racha de tres empates seguidos entre ellos. Y para ello apuestan a sus dos artilleros.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
En Twitter: @josasc

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.