Maicol Balanta, el nuevo héroe goleador de Santa Fe

Maicol Balanta, el nuevo héroe goleador de Santa Fe

A sus 29 años vive el momento más productivo de su carrera. Pasó de la dura crítica al elogio.

Millonarios vs Santa Fe 23 octubre
Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

Por: PABLO ROMERO
24 de octubre 2019 , 11:01 p.m.

Maicol Balanta es de esos atacantes que ningún defensor se quiere cruzar en la cancha. Es un jugador corpulento, de tranco largo, capaz de dejar atrás al pobre rival al primer cambio de velocidad o de derribarlo al primer cuerpo a cuerpo, porque además tiene una potencia de locomotora. Balanta corre, gambetea, tritura, patea y tiene gol, goles que no son casualidad, goles que llevaron a Santa Fe de un coma a la vitalidad, a la impensada clasificación.

Contra Millonarios, Balanta sacó todo su repertorio para intimidar y desarmar a sus inexpresivos marcadores: hizo dos goles y dos asistencias. ¡Un monstruo! ¡Una máquina! ¡Una bala!, como le dicen todos sus compañeros. Nadie se le quería atravesar. Como en el primer gol, cuando recibió la pelota de Sambueza, que es su cómplice, y sus marcadores no aparecieron, fue como si le huyeran. Balanta puso el balón adelante, alargó sus piernas, una, dos zancadas, y sacó su bazuca izquierda, con efecto hacia afuera, para ir adentro: gol, golazo.

“Estoy contento porque logramos el objetivo y más ante un equipo como Millonarios.Queríamos ganar el clásico y lo logramos con huevos, con jerarquía. Fuimos eficaces”, dijo Balanta luego del partido, cuando se llevó los aplausos por ser el artífice del triunfo 2-4.

Pero si algo tiene este Balanta, además de su juego y su alegría que contagia en el camerino, son sus nervios de acero. Porque pasó ocho partidos desde que llegó a Santa Fe sin marcar gol y le tocó aguantar críticas, presión, malestar. Además, venía de sufrir lo mismo en Bucaramanga y en Tolima, con muchas críticas, incluso con versiones de su reiterada indisciplina, y como las noticias vuelan, en Bogotá fue recibido con prevención, y fue peor cuando su juego no marcaba diferencia y Santa Fe se hundía con toda la tripulación.

Santa Fe Millonarios

Balanta festeja.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Entonces Balanta cerró los oídos a los chiflidos y a los comentarios, que no eran para él, sino para todos en ese equipo moribundo. Y un día, Santa Fe se levantó y Balanta desenfundó todas sus armas. Empezó a anotar sus primeros golecitos, valiosos, al propio Millonarios, al Once Caldas, a Jaguares, a Bucaramanga, y los dos en el clásico del miércoles: ya lleva 6. Y en el clásico demostró otra de sus armas, en el segundo tanto, cuando picó por detrás del pobre Banguero –lateral de Millonarios–, recibió otro pase de su cómplice Sambueza y metió un cabezazo sutil y letal.

Dos goles a Millos eran suficientes para que los hinchas prevenidos empezaran a preguntarse de dónde es que viene este Balanta que ahora los sorprende y los hace sonreír, y Balanta recuerda con su juego que no es ningún novato, que es vallecaucano, de 29 años, que empezó en 2011 en Universitario de Popayán y ha estado en Junior, Once caldas, Rionegro, Cortuluá, Alianza Petrolera y Tolima, de donde salió para reforzar a los cardenales.

Llegó este semestre, como extremo, y eso es, un extremo, pero capaz de agredir por cualquier parte. No lo dice él, lo demuestra. El hincha ya lo sabe, y ni hablar del pobre Palacios –el otro lateral de Millonarios–, al que acechó por la izquierda en el tercer gol; lo hizo caer como si sus pasos provocaran un terremoto; lo desarmó, lo dejó en el piso, y le dio la pelota a Sambueza para devolverle favores. Y no contento, cayó luego por la derecha. Allí pasó por entre dos rivales, entre ellos el sufrido Banguero, al que le hizo un túnel antes de asistir a Velásquez en el cuarto gol.

Esa defensa de Millonarios sufrió en carne viva la inclemencia de Maicol Balanta, que cuando celebra muestra sus enormes dientes y agita sus brazos antes de fundirse en un abrazo con todos sus compañeros. No solo lleva 6 goles, además ha estado en 17 de los 19 partidos de la temporada. A eso se debe, dice él, su buen momento.

La continuidad ha sido fundamental para mí; el respaldo del cuerpo técnico, de mis compañeros y directivos, y el compromiso, que eso es lo que uno siempre trata de hacer día a día, comprometerse con la institución. Mi presente es bueno y espero seguirlo ratificando y aportándole al equipo... Ahora que conseguimos la clasificación tenemos que estar más concentrados y ser más eficaces para pelear el título”, dijo Balanta ayer en Caracol Radio.

Santa Fe armó un ataque voraz con Duque, Sambueza, Velásquez y Balanta, una máquina que tritura, y a la que nadie se le quiere atravesar.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET​

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.