Secciones
Síguenos en:
Juan Carlos Osorio sigue en su laberinto: ¿qué le pasa al América?
Juan Carlos Osorio

Juan Carlos Osorio, técnico del América.

Foto:

Dimayor - Vizzor Image

Juan Carlos Osorio sigue en su laberinto: ¿qué le pasa al América?

Juan Carlos Osorio, técnico del América.

Dos derrotas seguidas en casa contra equipos que pelean por no descender prenden las alarmas.

La llegada de Juan Carlos Osorio generó una enorme ilusión en los hinchas del América de Cali. Después de diez partidos de Liga, dos de Copa Sudamericana y dos de Copa Colombia, el balance es de dos eliminaciones y una preocupación enorme por el momento del equipo.

La derrota del América 2-3 contra Jaguares en Cali, la segunda consecutiva en casa, y ambas contra equipos que están peleando por no descender (la otra fue contra Deportes Quindío), ya parece colmar la paciencia de los hinchas.

(Lea también: Colombia clasificó al Mundial de voleibol del 2022)

La salida de la Sudamericana se explicaba porque Osorio acababa de llegar y por el grave error administrativo que impidió inscribir los refuerzos en ese torneo. Pero ya la eliminación de la Copa Colombia, contra el Deportivo Cali, había encendido las alarmas. La alerta ahora es roja.

“Somos los culpables, y yo en propiedad, en no elegir a los mejores para el fútbol aéreo; al final nos ganan con tres pelotas detenidas, y felicitaciones a ellos por el resultado que lograron. Nosotros, a tratar de continuar mejorando en nuestra idea de juego”, señaló Osorio tras la derrota contra Jaguares.

“Está muy claro en lo que fuimos deficientes y solo resta ofrecerle mil disculpas a toda la afición americana por un resultado que teníamos en nuestras manos y al final lo perdimos. Asumo la responsabilidad, creo que las alternativas tácticas no dieron resultado y, sobre todo, el juego intersectorial deja mucho que desear de parte nuestra”, agregó.

(Además: Amanda Coneo y su emoción por la clasificación)

Las rotaciones

Hay varios factores que han complicado el paso de Osorio por el América. El primero, que es una característica de su estilo de trabajo, le está jugando muy en contra: las rotaciones del equipo.

Osorio ha utilizado nada menos que 29 jugadores en diez partidos de Liga. En su más reciente paso por Atlético Nacional, que tampoco fue exitoso, dirigió 17 encuentros de Liga y usó tres futbolistas menos, 26.

(Le puede interesar: ‘Es fruto del trabajo serio’: Antonio Rizola)

Además, el entrenador risaraldense ha dejado por fuera en partidos importantes a varios de los referentes del equipo, pensando en cubrir todos los frentes. En la fecha pasada, cuando debía jugar contra el Cali en Palmaseca, en la Liga, ni siquiera convocó a Adrián Ramos, el mejor jugador y referente del equipo, guardándolo para la Copa Colombia. El resultado le ayudó en la Liga, donde sumó los tres puntos, pero en la Copa no le salió la estrategia.

Y el otro grave problema de las rotaciones de Osorio es la cantidad y calidad de la nómina que tiene en América. Sus equipos, por lo general, tienen una gran inversión y eso le permitió tener plantillas con las que gestionaba varios frentes, como lo hizo en Once Caldas o en sus dos etapas en Nacional, sobre todo en la primera.

Hoy, América sufre por una nómina que no es muy destacada en calidad y cantidad, en la que, por ejemplo, no tiene un gran goleador y en la que ha tenido que ubicar a jugadores en varias posiciones distintas, por necesidad. El caso más palpable es el de Kevin Andrade, a quien ha probado en varios puestos de la defensa y del medio campo.

Otro factor que explica el difícil momento del América es la gran cantidad de puntos que ha perdido en condición de local, algo que ya le venía sucediendo el año pasado en Nacional (véase gráfico).

Hay que agregar, en defensa del DT, que las lesiones se han ensañado con América: perdió, antes de comenzar el torneo, a uno de los refuerzos, David Lemos. Y luego quedaron afuera Daniel Hernández y Jhoao Rodríguez.

Salvo el primer partido, contra Junior, que lo ganó con cierta solvencia, jugar de local se le ha vuelto una tortura al América: le ganó con lo justo al Once Caldas, con un gol agónico de Adrián Ramos en el minuto 87; empató sin goles con Patriotas, otro equipo de la parte baja, y luego perdió con Quindío y Jaguares. A eso hay que sumar que en la Copa Colombia tampoco ganó en el Pascual Guerrero (0-0 con Jaguares y 2-2 con Cali), y en la Sudamericana, en la que tuvo que ser local en Pereira, perdió contra Athletico Paranaense.

(En otras noticias: Voleibol colombiano abona camino a Olímpicos de París, su real meta)

Las rotaciones no le han permitido al América estabilizar un rendimiento, ni en la defensa ni en el ataque. Atrás, el equipo es vulnerable, primero, por la idea de juego de Osorio, que exige una defensa que responda en los mano a mano por la intención permanente de ataque. No le ha funcionado ni con línea de cuatro ni con defensa de tres.

Adelante, América es un equipo poco efectivo y Osorio lo reconoce. En 10 juegos, el equipo ha hecho 139 remates (44 al arco, 63 desviados y 32 bloqueados). Solo ha anotado 11 goles, para una efectividad del 7,9 por ciento.

La irregularidad de la Liga, sin embargo, mantiene al América en la pelea. Los rojos están metidos en el trancón de la mitad de la tabla y hoy amanecen cerrando el grupo de los ocho clasificados, con 14 puntos.

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
@josasc

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.