Meluk le cuenta... (El alma es propiedad del diablo)

Meluk le cuenta... (El alma es propiedad del diablo)

América es el mismo campeón de ayer, el mismo campeón de hoy, el mismo campeón de siempre.

AUTOPLAY
Meluk le cuenta: ¡La estrella 14 del América!Meluk le cuenta: ¡La estrella 14 del América!
Meluk le cuenta: ¡La estrella 14 del América!

EL TIEMPO

Por: GABRIEL MELUK
07 de diciembre 2019 , 09:01 p.m.

¡Que no les vayan a mirar los pies a los jugadores del América! ¡Que no les quiten los guayos ni a Carrascal ni a Rangel ni a Vergara ni a Paz ni a ninguno! Si miran para abajo, si les quitan las botas a los héroes, seguro que entre la humareda roja que tapó al estadio verán las patas peludas del diablo burlón que hace goles, conquista amores y baila salsa en Juanchito. Sí: verán las pezuñas de ese diablo de las 40.000 gargantas que estallaron en ese rugido contenido desde hace tanto tiempo de “¡campeón, América, campeón!”.

América, uno de los tres más grandes del fútbol colombiano –con Nacional y Millonarios–, está otra vez en lo más alto y levanta desde el cerro de las Tres Cruces (¡es el diablo, no lo olviden, je!) su estrella 14.

América es el mismo campeón de ayer, el mismo campeón de hoy, el mismo campeón de siempre. La corona la tenía de un cacho desde el 0-0 en Barranquilla y la aseguró en la noche de las velitas al vencer 2-0 y con absoluta autoridad a un Junior mal perdedor y que terminó dando patadas y puñetazos. Braveando, insultando. Como se quedó sin fútbol, ese que tanto le ha sobrado antes, matoneó. Una argentinada del técnico Comesaña, a pesar de ser uruguayo y barranquillero. ¡Y dale y dale y dale, rojo, dale!

Vergara se la inventa dos veces: primero se inventa un lateral cuando ya no tenía paso. Y, de inmediato, segundo, saca, recibe, gambetea y centra. Luego Rangel martilla con su cabeza de yunque y revienta la pelota en el horizontal. El rebote pega en la espalda del portero Viera y se mete. Autogol y 1-0. ¡Y dale y dale y dale, rojo, dale!

Carrascal pinta un pase con un tiralíneas a Vergara. Velasco prende la hierba con su carrera de fuego hasta el final del campo y desliza el pase atrás, el de la muerte. Y Sierra, el verdugo, descarga el hacha de su pierna derecha... ¡2-0!

Junior, como suele pasar desde el comienzo de los tiempos, descarga su derrota en el árbitro, Wílmar Roldán, y en el juez del VAR, Nicolás Rodríguez: pidieron un penalti de Carrascal (la bola pega en la canilla y luego en el brazo abierto) y un gol que no fue por pierna adelantada de Mera.

Esta estrella americana, sin exagerar, se puede comparar con la primera, con la de aquel 19; sí, con la del 19 de diciembre de 1979, cuando la mechita mandó al diablo a Garabato y su maldición. No exagerado: esta 14, este título, es la primera desde hace 11 años, cinco de ellos navegando perdido en los cinco ríos del infierno de la B: el de la pena, el de los lamentos, el del fuego del ardor, el del olvido y el de la rabia.

América es un pueblo de música y fútbol, es el barrio Obrero y Ciudad Jardín, es la Sonora Matancera y el Grupo Niche, es Ochoa y Guimarães, es Cali y es Bogotá, es Rangel y es Gareca, es una pasión antinatural, un estallido de corazón. América es una nación que le entregó su alma de aguardiente de caña al diablo. ¡Salud, 14 veces, salud!

GABRIEL MELUK
Editor de DEPORTES
@MelukLeCuenta​

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.