‘Falta recuperar la confianza’: Gerardo Bedoya

‘Falta recuperar la confianza’: Gerardo Bedoya

El DT de Santa Fe aún no ha logrado ganar con el equipo en la Liga colombiana.

Gerardo Bedoya

Gerardo Bedoya, DT de Santa Fe.

Foto:

Héctor Fabio Zamora /CEET

Por: JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
23 de marzo 2019 , 04:19 p.m.

Nueve partidos jugados, ninguno ganado, seis empates y tres derrotas. Apenas ocho goles anotados y 11 recibidos. El comienzo de Santa Fe en la Liga ha sido muy pobre. Ya hubo un timonazo, después de la cuarta fecha: se cayó el uruguayo Guillermo Sanguinetti. Gerardo Bedoya, quien se volvió hombre de la casa y que ayudó al club, como jugador, a romper la racha de casi 37 años sin títulos llegó como encargado y luego lo nombraron en propiedad. Aún no gana, pero al menos hay tenues signos de recuperación. Bedoya cree que el problema es mental y que un triunfo puede disparar de nuevo al equipo. Y espera que esa victoria llegue este domingo, contra Once Caldas (8 p. m., con señal de Win Sports).

¿Por qué les ha costado tanto ganar?
La idea se cambió totalmente, es una idea diferente, lo que a mí me gusta o que trato de inyectarle al grupo. Ha costado agarrarla porque se venían haciendo cosas diferentes. El equipo es más vertical; me gusta la verticalidad, pero también me gusta sostener el balón, desgastar con la pelota. Creo que el equipo ha hecho buen trabajo, buenos partidos. Los rivales que hemos enfrentado ninguno nos ha superado futbolísticamente. Solo hemos perdido un partido que fue con Medellín, el que le generó la sanción a Ricaurte por el penalti que no fue, pero nos ha faltado la regularidad para ganar compromisos. Nos ha faltado que sostengamos 15, 20 minutos nuestra idea: tenemos picos muy altos, pero luego empezamos a bajar. Ahí es donde he empezado a trabajar. Nos estamos equivocando dos o tres veces, y el rival nos cobra dos o tres veces.

¿El problema de Santa Fe puede ser también mental, que cayó en un bache y no ha podido levantarse?
Yo creo que gran parte de eso también es mental. Futbolísticamente, el equipo se entrega, lucha, hay jugadores que están creciendo, pero a veces tenemos miedo a equivocarnos, a que nos reprochen, a que de las tribunas lleguen esos murmullos y esas quejas. Tienen que ser fuertes. A mí me llegan muchas críticas, pero yo conviví toda la vida con eso, yo acepté que eso era parte de mi vida; la presión es parte de mi vida y hay que acostumbrarse con eso.

¿El hincha perdió la paciencia? Venían de seis años con títulos.
Puede pasar. El hincha se acostumbró a ganar, pero nosotros también tenemos un equipo que puede empezar a ganar y conseguir esa regularidad, no tener esos picos tan altos y tan bajos. El equipo se tiene que soltar. A veces tenemos errores puntuales que nos cuestan goles. El equipo tiene que recuperar la confianza, en defensa y en ataque, volver al cero. Hemos competido de visitante, por ejemplo, con un América que está entre los primeros lugares, y lo hicimos sentir incómodo en su casa; nunca se encontró. Con Medellín impusimos nuestro estilo, ya hablamos de cómo perdimos. Con Junior, que en ese momento iba líder, quedamos 3-3: generamos mucho fútbol, pero también nos equivocamos mucho atrás. Lo que tienen que hacer los muchachos es soltarse mentalmente, dejar la presión, las cosas que vienen de afuera. Ojalá uno pudiera jugar con un algodoncito en los oídos, pero eso no se puede hacer. Hay que pararse y corregir rápido.

Aparte de la regularidad y de lo mental, ¿qué le falta a Santa Fe?
Ganar. Yo creo que un resultado positivo puede soltar el equipo. Han trabajado bien, pero si nos llegan a empatar, uno ve el desespero del grupo, uno ve las caras. Hay que subirles el ánimo nuevamente porque los golpea mucho.

¿Qué tanto golpeó al equipo la lesión de Omar Pérez?
He tratado de hacer una familia, que todos estén aportando para hacernos fuertes colectivamente. Lo de Omar nos golpeó, pero el grupo también se unió, sintió el apoyo y siguió trabajando. Yo seguí invitando todos estos días a Omar a que vaya porque su presencia es importante. Pero ya se lesionaron otros jugadores, como Jhon Velásquez, como antes los arqueros. Todo esto puede golpear, pero uno no se puede quedar ahí; esta institución requiere resultados, y hay que conseguirlos.

Santa Fe había sufrido por falta de gol. Ahora le hizo tres a Junior, dos a Águilas, cuatro en los dos últimos partidos de Copa Colombia. ¿Qué está cambiando ahí?
Todo el tiempo se trabaja con movimientos. Léider (Preciado) está ahí para afinar cosas. Pero me parece que más que todo pasa por la cabeza. ¿Cuántos goles lleva Carmelo Valencia en su carrera? ¡Muchos! Lo mismo Arley (Rodríguez). Perea es mucho más joven, Burbano igual. Pero uno sigue afinando, haciendo movimientos para ocupar constantemente el último cuarto de cancha; antes estábamos muy alejados. Uno no sabe qué es mejor, si un 2-2 o un 0-0. Por estadística, los equipos campeones son los que menos goles reciben, pero no soy amarrete: me gusta hacer goles y que el equipo haga goles. En el partido con Chicó, Burbano y Carmelo volvieron al gol, y eso me gustó. Era un partido para ganarlo 2-0 o 3-0, pero el equipo se nos cayó por las adversidades y terminamos empatando. Hay que buscar el equilibro y ojalá que llegue pronto.

¿Por qué les ha costado tanto en Bogotá?
No sé si es la parte mental, la presión, la constante crítica, las voces que llegan de la tribuna. Al equipo le digo que debe ser fuerte, sentirnos fuertes y cómodos. Lo que pasa afuera no puede hacernos sentir mal ni dudar.

¿El tema de Johan Arango, que está en comité disciplinario del club, ha afectado el rendimiento?
Todas estas circunstancias no le hacen bien al grupo. Ojalá pudiéramos limpiar estar cosas: eso resiente, y bastante. El jugador que sienta el club, que sienta el equipo, que tenga lealtad y esté en buen momento, ese va a jugar; el que no, tendrá que esperar. Siempre me he manejado así.

¿Qué cuentas hacen, cree que les alcanza para clasificar?
La cuenta que hago es ganarle a Once Caldas. No hago otras cuentas porque me enloquezco, hay muchos equipos por encima de nosotros. A Once Caldas debemos ganarle, y ganar bien. No me gusta ganar como sea, hay que ganar con argumento y criterio. Lo positivo es que están volviendo jugadores de la cantera, un recambio generacional que viene por talento: Pedroza, Velásquez, Herrera, Gil, que van a ser un patrimonio importante para el club.

Después del partido con Once Caldas viene el jueves un clásico con Millonarios, que siempre será aparte.
Yo no quiero que se rompa otra vez el orden: quiero que empecemos desde el domingo a ganar. Clásico es clásico, pero primero lo primero, despegar con Once Caldas.

¿Qué tan cerca está este Santa Fe de la idea de juego que usted tiene?
Muy cerca. Hay que mantener la regularidad. El miércoles, por ejemplo, en el partido con Chicó hubo un momento en que yo me senté en el banco. Veía cosas muy buenas. Estábamos ganando 1-0, Carmelo tuvo el segundo. Pero luego perdimos un par de balones y empezamos a perder nuestra idea. Yo quiero que no haya más esas lagunas, pero ya hubo puntos en los que yo digo que ese es el equipo que quiero.


JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
En Twitter: @josasc

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.