Selección de primera; nuestro fútbol, no tanto (el torneo de Ascencio)

Selección de primera; nuestro fútbol, no tanto (el torneo de Ascencio)

Si queremos parecernos a Europa, hay que corregir muchas cosas en casa.

12 de septiembre 2019 , 11:20 p.m.

La Selección Colombia es un gran esfuerzo por acercar nuestro fútbol al primer mundo, aunque hay que tener en cuenta que la base de ese equipo juega en Europa y muchos de ellos se acabaron de formar por fuera, no aquí. Nuestro torneo local, todo hay que decirlo, sigue mostrando grandes vacíos.

¿Nos queremos parecer a Europa? Empecemos, señores directivos, por armar una programación decente, que no se cruce con los partidos de Selección. Si buscan en la página de la Fifa, el calendario internacional ya está establecido hasta el 2024. Acá no solo no paró la Liga, sino que programaron un juego de la B, Boyacá Chicó vs. Real Cartagena, a la misma hora que jugaban Colombia y Venezuela. Lo habían anunciado por televisión y lo sacaron de parrilla a última hora.

Ah, ya rueda la idea de comenzar la Liga el año entrante el 17 de enero, simultáneamente con el Preolímpico, que se jugará en Colombia y que ocupará, inicialmente, los estadios de Bucaramanga, Pereira y Armenia. ¿En dónde van a poner a jugar a esos equipos?

Piensen también en el espectáculo que brindan. Las canchas, en su mayoría, están en pésimo estado (incluso en estadios nuevos como el de Santa Marta, y en otros donde piensan recibir torneos internacionales, como el del Armenia). Hay equipos que juegan en medio de escombros, como el Atlético Huila, sin una solución a corto plazo. El pedazo en el que entra el público en la tribuna oriental del Plazas Alcid lo pintaron. Gran avance...

Y, además, hay equipos en el fútbol colombiano en el que parece que invirtieran más en abogados que en futbolistas. Como Tolima, que metió a escondidas a un jugador a la planilla de un partido para bloquearlo, Rafael Carrascal, a pesar de que ya había renunciado, que ya se había ido a otro club y que ni siquiera estaba en la sede del partido. Se notó tanto la mala fe, que en la nómina que le entregaron a los medios no estaba Carrascal.

Ojalá al menos leyeran el reglamento y se evitaran osos como el de Pereira, que no se tomó la molestia de revisar cómo se inscriben los jugadores y demandó un partido que perdió 4-0 con Pasto. No es la primera vez que ni saben qué torneo y qué reglamento aprueban. O recuerden el episodio del "punto invisible", que, en realidad, era invisible. No existía y no se dieron cuenta. 

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
@josasc

Empodera tu conocimiento

Más de Orlando Ascencio

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.