El desahogo de Carolina Rozo, tras dos años de proceso
No es hora de callar
No es hora de callar patrocinado

El desahogo de Carolina Rozo, tras dos años de proceso

La fisioterapeuta que denunció acoso sexual de parte de Didier Luna habló de la condena al DT.

Carolina Rozo

Carolina Rozo se vinculó hace tres meses a Acolfutpro, tras su denuncia de acoso sexual contra Didier Luna.

Foto:

José Orlando Ascencio - EL TIEMPO

Por: José Orlando Ascencio
28 de junio 2020 , 02:45 p.m.

Durante casi año y medio, Carolina Rozo, quien fue fisioterapeuta de la Selección Colombia Sub-17, sacó adelante un proceso contra el técnico de ese equipo, Didier Luna, por acoso sexual. Finalmente, Luna fue condenado a 28 meses de prisión por injuria por vías de hecho, tras haber llegado a un acuerdo con el juez y haber pedido perdón a la víctima.

Sin embargo, el entrenador pidió rebaja de su sentencia. La fisioterapeuta no pudo volver a trabajar en un equipo y aún trata de recuperarse de las secuelas psicológicas que le dejó el caso. Desde marzo de este año se vinculó con la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro). Está terminando un posgrado en alta dirección y gerencia y su tesis es sobre el fútbol femenino. Rozo habló con EL TIEMPO.

Con la sentencia ya conocida, ¿cómo siente que se manejó este caso?

Ante un tema de acoso sexual y violencia de género acá en Colombia, realmente a mí me fue bien, sacamos el caso en un año larguito, independientemente de los altibajos que hubo este año, el tema del covid, audiencias que se cancelaron, creo que todo se manejó bien. Di con una muy buena fiscal, antes había tenido tres fiscales hasta que dejaron a la doctora Soraya de la Hoz, y pues el juez también hizo su labor como la tenía que hacer. Siento que el proceso se llevó bien de parte de nosotras, con la verdad, con mi abogado y creo que se manejó de la mejor forma, en los términos legales.

Siento que el proceso se llevó bien de parte de nosotras, con la verdad, con mi abogado y creo que se manejó de la mejor forma.

¿Cómo fue el tema del preacuerdo de Luna?

Tuve que tomar la decisión. Me llama el abogado un día antes y me dice que hay un acercamiento para hacer un preacuerdo: él acepta su culpa pero como es un delito excarcelable, se denigra a injuria por vía de hecho. Yo les dije que no quería un preacuerdo, que quería ir hasta las últimas consecuencias, lo quería ver preso. Pero cuando me empiezan a pintar el panorama y él empieza a dilatar, o es esto, sentar el precedente y arriesgarme a que la gente y la sociedad misma juzgue o dejarlo escabullir. Te apuesto que si no hubiera sido así el tipo estaba de nuevo en la Federación.

Le puede interesar: (James deja entrever que se va del Real Madrid y volvió a defenderse).

Didier Luna

Didier Luna, técnico colombiano.

Foto:

Federación Colombiana de Fútbol

¿En qué cambia, para usted y como precedente, que la sentencia a Luna haya sido por injuria y no por acoso?

Yo no quise salir realmente a bajarme al nivel del señor Luna. Es el típico perfil y la conducta del tipo que es culpable y sale a victimizarse. ¿Cómo es posible que mande en su apelación que el juez no tuvo en cuenta a su familia? Yo también soy madre de familia, también tengo mi esposo, también sufrieron ellos conmigo, más lo que hizo sufrir a otras jugadoras que también tienen su núcleo familiar... Es absurdo. Uno como víctima nunca va a estar satisfecho, creo que la ley lo hizo bien como se pudo y hasta donde se pudo, pero lo más importante era que este señor se declarara culpable y lo aceptara.

Uno como víctima nunca va a estar satisfecho, creo que la ley lo hizo bien como se pudo y hasta donde se pudo

¿Cómo maneja uno personalmente un tema de estos tan delicado? ¿Está tranquila?

Es muy difícil. Yo le decía a la gente que conoce mi caso, en las primeras audiencias, cuando yo salía a hablar en público, yo quería vomitar, lo digo escuetamente, yo quería vomitar todo lo que había guardado por tantos meses y yo por eso salía a hablar con todos. Necesitaba que sintieran lo que estaba pasando dentro del fútbol femenino y en esa Selección Colombia. Sentía una fuerza impresionante, no pensé que se fuera desplegar tanto, pero finalmente ya en las últimas audiencias, te confieso que yo no quería saber nada más. Esta situación me dejó en una depresión de la que todavía estoy en tratamiento, un tema de ansiedad, y ya las últimas audiencias, antes de llegar lloraba mucho, me estresaba, y eso le afecta a uno la salud. Pero sacaba fuerzas y estaba siempre presente.

Carolina Rozo, fisioterapeuta de la Selección Colombia sub-17

Carolina Rozo asegura que nadie atiende las quejas del fútbol femenino.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

¿Qué tanto la afectado lo que pasó en lo profesional?

En marzo llegué del torneo y ahí me empezaron a cerrar la puerta. Estuve muerta laboralmente dos años. Caí en una depresión terrible, tuve que llevar el caso y hacer la denuncia penal, entonces hablé con los abogados, con los testigos, me puse a indagar, a buscar, eso me quitó tiempo y no podía tener un trabajo normal. De pronto había oportunidades, más hacia la parte clínica, pero siento que este caso me quitó mucho tiempo.

Le puede interesar: (La razón por la que los ciclistas colombianos se frotan las manos).

¿Ha tenido algún contacto con los directivos, otro entrenador que la invite a trabajar?

Nadie. Es más, te cuento una anécdota: yo tengo una colega que estaba en Selección Bogotá, estudió conmigo, estuvo en Selección Sub-20 en un tiempo, y por el simple hecho de haber subido una foto conmigo en una red social le terminaron contrato a los ocho días de haberla publicado. Ella no está en el país ahora. Imagínate cómo son las presiones en este medio del fútbol, y más con la vinculación de ese señor con la Selección Bogotá.

¿Qué tanto se habla, entre las mujeres que hacen parte del entorno, de acoso en el fútbol femenino?

Bastante. Creo que me volví como una persona referente. De hecho, me han buscado mujeres que ni siquiera son del deporte. Tuve un caso de una persona en Gas Natural, una directiva que estaba siendo acosada por uno de sus jefes y me escribió por redes sociales, me preguntó qué hacía. Son muchas las que me escribían para asesorarlas, yo trataba de darles esa ruta, pero sin embargo existe todavía mucho el temor de afrontar una situación penal.

didier luna

didier luna

Foto:

Captura de pantalla

Hay mucha gente que señala a quien denuncia y no al denunciado. ¿Vale la pena denunciar?

Siento que sí, si la justicia no avanza, si estos casos siguen a medias, la justicia no mejorará con el tiempo. El problema no son los jueces ni los fiscales, sino que las leyes son muy garantistas.

¿En qué quedó la investigación de la Federación a Luna?

Ellos me enviaron dos citaciones más insistiendo. Me dije que qué estaban pensando, que sean serios: lo que querían era que fuera a hablar con ellos, a hacer lo que hicieron con la jugadora de Cali que también denunció, encerrarla con un abogado, el señor Luna y la psicóloga, presionarla y vulnerarla sola. Ellos querían que yo entregara las pruebas para ayudar al señor Luna a sacudirse. Él lo dijo en una entrevista que le hicieron en Acord Colombia: decía que la Federación siempre lo había apoyado, que su padrino era Álvaro González y que cuando superara sus problemas allá volvía. Yo finalmente les mandé una carta muy fuerte, en la que les dije que no fueran dobles, mientras yo estaba en una audiencia, que es lo peor que le puede pasar a una mujer, viendo a su victimario, ellos manejaban esta payasada para quererme sentar allá con ellos. Eso era una falta de respeto y estaban vulnerando mis derechos.

Yo finalmente les mandé una carta muy fuerte, en la que les dije que no fueran dobles.

Su denuncia abrió la puerta para que otras mujeres, e incluso los árbitros, se atrevieran a hacerlo también. ¿Qué tanto la han buscado para pedirle ayuda o asesoría?

Con Hárold Perilla, el árbitro que también denunció, tenemos bastante comunicación. Ese caso es mucho más fuerte, hay más pruebas y situaciones y no sé por qué no ha avanzado. Pero insisto, me ha buscado mucha gente, y no solo del deporte, hasta amas de casa.

Le recomendamos: (Bilardo, positivo por la covid-19, fue internado en una clínica).

¿Cómo explicar que, por denunciar, le hayan cerrado puertas para trabajar como fisioterapeuta?

Es un modus operandi. Para mí la Federación Colombiana de Fútbol con lo que hizo, sabiendo que yo había hecho un denuncia verbal cuando él se sobrepasó conmigo en enero de 2018, lo que hicieron fue seguramente decirle y llegó más envenenado contra mí, empieza toda la retaliación laboral, peor que cuando le dije que no. Es un tema complejo y difícil, cuando ese señor sale a decir que tiene el respaldo de Ramón Jesurún y Álvaro González, qué podemos esperar...

Ahora está en Acolfutpro, hace tres meses. ¿Qué ha encontrado hasta ahora?

Yo estaba lista para firmar un contrato con la Policía Nacional y me llamó Carlos González Puche. Yo ya tenía decidido que no más fútbol, pero ellos me hicieron una propuesta: le cogí tanto cariño a las jugadoras, a todo lo que tiene que ver con fútbol, que inmediatamente les dije que sí. Me he encontrado con situaciones muy precarias, del tema de las ligas, de la liga profesional: jugadoras entrenando sin contratos, en condiciones bien difíciles, en canchas terribles. Con esa base de datos empecé a preguntar y encontré situaciones, que algunas me decían que no tenían con qué comer, que firmaron un contrato y a los ocho días lo cancelaron. La situación de las mujeres está muy difícil. En estos tres meses he buscado a las mujeres que han estado en la Liga en estos tres años. Hicimos la campaña junto con el Ministerio del Deporte de apadrinar a una familia del deporte y encontrar a muchas jugadoras que están invisibles, que si trabajan en una cosa se tienen que retirar por amor a su liga y este año suspendieron la Liga y se quedaron sin el pan y sin el queso, y nadie les respondió. Acá el cáncer más terrible para el fútbol femenino son los dirigentes.

Me he encontrado con situaciones muy precarias, del tema de las ligas, de la liga profesional: jugadoras entrenando sin contratos, en condiciones bien difíciles.

¿Cómo luchar contra tanto estigma en el fútbol femenino?

Muchos tienen el fútbol femenino por compromiso, porque la Conmebol lo exige. Es muy difícil luchar contra estos tipos que ya se sembraron en estos cargos y no tienen la visión y la mente globalizada para lo que ha avanzado el fútbol hoy en día. Conmebol, Fifa, tienen unos programas para apoyar a la mujer, acá en Colombia no y así pretendían hacer un Mundial.

¿En Colombia sí se cree en el fútbol femenino?

Yo, Carolina Rozo, sí creo en el fútbol femenino. Los que no creen son esos cuatro o cinco que no les gusta y no quieren a las mujeres, son unos misóginos y se los digo en la cara. El señor González, cuando yo denuncié, hizo unas declaraciones muy fuertes para mí y hasta me trató de mentirosa. Pues acá esta la mentirosa. Su amigo está pagando, así la condena haya sido por injuria por vía de hecho, el proceso siempre fue por acoso sexual.

Los que no creen son esos cuatro o cinco que no les gusta y no quieren a las mujeres, son unos misóginos y se los digo en la cara.

¿La deja tranquila el tema del acuerdo con el juez?

La gente no tiene claro eso y hay mucho descontento por eso. El proceso fue así: fue como una estrategia, terminé metida como en un juego de ajedrez, cada movimiento lo tenía que analizar con el abogado y con la fiscal. Cuando este señor empieza a dilatar y que yo le sacó su pasado, y que una de ellas iba a ser testigo de mi caso, que fue una jugadora de Selección Bogotá en 2001, la presento como testigo y el juez me la acepta, él dice que esta señora me está escarbando el pasado, y el tipo tiene pasado. Él era tomador y se les metía en las habitaciones a las jugadoras y las intentaba abusar. Ese señor tiene mucho peso de conciencia. Listo, que no esté pagando una condena en una cárcel, o en una casa por cárcel, pero siento que para mí esto es una victoria, esto abre una brecha para que muchas mujeres se atrevan a denunciar. Lo que dijo el juez en la audiencia es cierto: que esto sea un mensaje para la sociedad, para Didier Luna, que no tengan ese tipo de comportamientos contra las mujeres. El juez hizo hasta donde pudo, pero acá lo que falta son reformas de leyes, políticas públicas para este tipo de delitos.

Para leer: (ESPECIAL: La historia de los mundiales a través de EL TIEMPO).

¿Qué pasó con las otras denuncias que salieron al mismo tiempo que la suya?

Está archivada. Él tiene una denuncia archivada en la Fiscalía, la que le impuso el padre de la jugadora menor de edad, que no se las dé de víctima. Ahí está reseñado Sigifredo Alonso, que está muy escondido, y Didier Luna. Vamos a ver qué pasa, la Alta Consejera nos dijo que podríamos desempolvar ese archivo. Él está pidiendo rebaja porque seguramente está pensando en ir al Mundial de 2023.

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
​@josasc

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.