La máxima de Colombia en la Copa: la mejor defensa es el ataque

La máxima de Colombia en la Copa: la mejor defensa es el ataque

El equipo de Carlos Queiroz sacó su arco en cero en la primera fase, pero no jugó a defenderse.

Yerry Mina y Dávinson Sánchez

Dávinson Sánchez (izq.) y Yerry Mina (der.) han sido pilares de la defensa colombiana en la Copa.

Foto:

AFP

Por: Pablo Romero
24 de junio 2019 , 11:33 p.m.

Cuando Carlos Queiroz llegó a la Selección Colombia se temía que el equipo se iba a volver defensivo, muy defensivo, más defensivo, que iba a resignar el ataque para asegurar los resultados. Pero después de siete partidos en su era, lo defensivo no ha sido su sello principal.

El equipo de Queiroz ataca, con una vocación ofensiva trepidante. Sin embargo, Colombia nunca se descuida atrás, sabe defenderse. Eso que llaman equilibrio lo está consiguiendo el equipo. Algo que es sencillo en la palabra, hacer goles y que no le hagan, pero que en la práctica es una muestra de trabajo y solidez.


Las cifras van y vienen, de ataque a defensa. Si en esta Copa América el equipo colombiano saca pecho porque lleva 4 goles, debe tener la misma tranquilidad porque no ha recibido ni uno. No le anotó la Argentina de Messi. No le anotó Catar. No le anotó Paraguay. Esos tres rivales, con sus armas, con sus virtudes y falencias ofensivas, no pudieron anotarle a la Selección. Colombia, junto a Brasil, son las únicas selecciones que no han tenido goles en contra en el torneo. Eso demuestra que son defensas confiables, aunque aún no hayan tenido mucha exigencia.

Comparación entre las defensas de Colombia y Brasil

Comparación entre las defensas de Colombia y Brasil

Foto:

Infografía EL TIEMPO

Cada vez que le preguntan por el tema al técnico Queiroz, él se refiere sobre todo a la actitud ofensiva de su equipo, como si su mejor defensa fuera un buen ataque, el que está mostrando. “Atacar 90 minutos, atacar el balón, los espacios, los rivales como lo estamos haciendo no es un juego de defensa. Es un juego de ataque constante”, dijo el DT tras el ajustado triunfo contra Catar.

Defensa segura

La defensa de Colombia es segura porque todo el equipo la respalda, desde los atacantes, y porque la propuesta de juego es de atacar, de no darle oportunidades al rival de que se acerque. Sin embargo, cuando se acercan, se encuentran con una defensa de garantías. Cuando uno tiene una pareja conformada con Yerry Mina y Dávinson Sánchez puede dormir tranquilo. Se trata de dos zagueros rápidos y fuertes. Dos defensas que amedrentan, que intimidan, que son jóvenes y, sin embargo, están llenos de experiencia. Dos defensas que dominan el juego aéreo. Dos defensas que juegan como si lo hubieran hecho desde siempre juntos.

“Es importante estar atentos en las jugadas que hacen daño, de eso hablamos mucho entre nosotros. El paisano (Sánchez) es una máquina y cada día nos entendemos más, estamos bien, tranquilos. Cada entrenamiento nos entendemos mejor”, dice Mina.

Yerry y Dávinson, que no jugaron contra Paraguay, tuvieron partidos impecables contra argentinos y catarís. No tuvieron complicaciones. Y cuando ellos no estuvieron, contra Paraguay, Cristian Zapata y John Lucumí no hicieron extrañar a los dos estandartes de la zaga.

Recién llegó Queiroz, Colombia tuvo problemas defensivos, no precisamente por sus zagueros, sino por fallas en la zona de marca. En los primeros amistosos, contra Japón y Corea, el equipo sufrió, claro, recién llegaba el DT. Pero ha corregido. Contra Panamá y Perú no tuvo problemas. Y ya en la Copa el sistema se ha ido solidificando. Queiroz ha dirigido siete partidos y en ellos solo le anotaron en un juego, contra Corea, cuando el portero Iván Arboleda tuvo responsabilidad en las anotaciones. El saldo es de doce goles a favor y solo dos en contra. Colombia está encontrando su equilibrio.

“La confianza lo es todo, y cuando te dan confianza tú tratas de soltar el peso que tienes en la espalda. Los compañeros nos ayudamos mucho”, agrega Yerry Mina.
El trabajo no ha sido solo de los centrales, ha sido del conjunto. Los laterales están cumpliendo sus labores, con respaldo, con regresos oportunos. Wílmar Barrios ha tenido un nivel altísimo en la mitad: corre, pega, destruye, respalda. En él se basa el andamiaje del equipo.

Y ni hablar de David Ospina, que atajó balones de gol en los dos primeros partidos. En el tercero, el que atajó fue Álvaro Montero, y evitó el remate en la única vez que le patearon. El bloque funciona, porque esta Colombia también sabe defender, tiene sacrificio, todos quieren recuperar la pelota, pero todos miran para adelante.

Pablo Romero
Enviado especial de EL TIEMPO
Sao Paulo (Brasil)
@PabloRomeroET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.