Meluk le cuenta… (El respeto es ganar)

Meluk le cuenta… (El respeto es ganar)

En el partido contra Catar la consigna es clara: asegurar la clasificación a los cuartos de final.

19 de junio 2019 , 12:22 a.m.

No se cuál sea la razón por la que muchas veces los colombianos
–todos, el médico, el abogado, el vendedor, el obrero, el zapatero, el encargado del aseo, el ingeniero, el periodista, todos– creemos que recorrer un pedazo del camino es haberlo terminado.

Hacemos una parte bien hecha, con buena mano y sin tachones, y creemos que ya se ha aprobado la tarea. No se cuál sea la razón de eso, decía, y quizás sea un desafío para las facultades de sociología. Quizás, de un buen psicólogo: confundimos un segmento con el todo. Por eso nos quedamos a mitad de camino, por eso nos faltan los cinco centavitos para el peso.


Hoy, la Selección Colombia de Fútbol enfrenta a Catar. Muchos no sabrán si se escribe con ce o con cu, y tienen en su cabeza la imagen de unos árabes de turbante que se secan con billetes de 100 dólares el petróleo que sudan. Incluso, a algunos, Catar les suena en esta Copa más a Elif que a una selección de fútbol. ¡Y Elif es turca: nada que ver! Pues bien, contra esa semidesconocida Selección de Catar, Colombia debe hacer otro pedazo importantísimo de la tarea: asegurar la clasificación a los cuartos de final de la Copa América, que no terminó con la sensacional victoria 0-2 contra Argentina.

Hay frases que de tanto decirse en el fútbol han vaciado su sentido, parecen huecas. Sin embargo, hoy, una de ellas, repetida una y otra vez por los jugadores de Colombia en Brasil, recobra toda su carga: “No hemos ganado nada”. Es la pesada realidad. Colombia venció a Argentina, claro; pero aún no ha ganado nada.

Insisto: somos muy dados a creer que por haber hecho un pedazo ya lo logramos todo y no eso no es así. Por eso, bajo esa idea, si yo fuera Queiroz le pondría a Catar el mismo equipo que le puso a Argentina: esa en teoría; debe sur formación más potente. Obvio, no está el lesionado Muriel, pero sí Roger Martínez (el que entró contra Argentina e hizo gol) y si a Wilmar Barrios no le duele la rodillla y está firme, que se ate los guayos y caliente.

En el fútbol el respeto es ganar y Colombia debe rendirle su respeto a Catar. Respetar es asumir el partido con la misma seriedad que se tuvo contra Argentina. Menospreciar a los campeones de Asia, a los que ya le empataron a Paraguay sería un error de tontos, de principiantes, de soberbios.

En el fútbol no existe la regla de tres. Así, creer que porque se le ganó a Argentina ya se derrotó a Catar es ingenuo y facilista. A Catar, ya sea con ce o con cu, hay que respetarlo, es decir, hay ganarle, así sea sudando petróleo.

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@Meluklecuenta

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.