El metro de Sao Paulo: un viaje por el enorme subsuelo

El metro de Sao Paulo: un viaje por el enorme subsuelo

Es un mundo debajo del suelo paulista. Comercio, movimiento, afán, pero mucho orden y respeto.

Metro

Metro de Sao Paulo.

Foto:

Carlos Ortega /CEET

Por: Pablo Romero
01 de julio 2019 , 08:29 p.m.

Una pareja se abraza justo donde la máquina se detiene. Las puertas del metro se abren, un tumulto entra de afán y otro sale de afán, pero se respetan, no hay cruce de tumultos. Ni choques, ni empujones ni codazos. La mujer se queda afuera y lo mira a él como si el reencuentro fuera a demorar una eternidad, parece la despedida en un aeropuerto. ¿Acaso eso es viajar en el metro de Sao Paulo?

La máquina cierra las puertas, acciona un sonido de poderosa locomotora y reanuda su viaje veloz. Adentro, cada quien en su silencio. Solo se escucha el rugir del movimiento, y las voces de los vendedores, fieles habitantes de este comercio subterráneo. “Maní, agua, cargadores, todo a 5 reales, a 10, dos por uno”; van y vienen, las mismas caras, todo el recorrido.

Son 4 reales por pasaje. Viajamos desde la estación República, en el centro de la ciudad, hacia Brigadeiro, en la avenida Paulista. Línea roja, línea azul, luego línea verde, hay que estar atentos para no confundirse; son unos 30 minutos de un recorrido en el que uno, nuevo en este monstruo, se puede demorar orientándose. Es un promedio de 60 km/h, un máximo de 100. Seis líneas del sistema, 84 estaciones, una extensión de 369 km. Una ciudad debajo del suelo paulista. Y todo señalizado, impecable, todo veloz, y sin embargo es fácil perderse entre ese mundo de pasillos escaleras, colores, números, letras, líneas.

Son más de 4,5 millones de pasajeros al día: hombres sentados, mujeres de pie, hombres que meditan, gente que devora libros, hombres que cabecean su desvelo, mujeres en su celular,
hombres con cajas al hombro, mujeres con bebés en brazos, hombres con camisetas de fútbol, Corinthians, São Paulo, Palmeiras. “El Paulista es muy respetuoso, más que el carioca”, dice un hombre que habla en español. Asegura que en el metro de Sao Paulo, lo que más hay es cultura.

Al fin llegamos, sin demoras, sin trancones. Las puertas se abren, una voz dice que es Brigadeiro. Un joven sale apresurado antes de que se cierren las puertas y va al encuentro de una mujer, ahí afuera, ahí debajo, y se abrazan como si no se vieran hace mucho, como si fuera el reencuentro de un largo viaje; así, como en los aeropuertos.

PABLO ROMERO
Enviado especial de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.