La montaña de ilusión se le vino encima a Colombia en la Copa América

La montaña de ilusión se le vino encima a Colombia en la Copa América

Se despidió del torneo sin perder y sin recibir goles, pero con la sensación de que algo le falta.

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

AFP

Por: JORGE BARRAZA
29 de junio 2019 , 08:10 p.m.

“No importa cómo empieza sino cómo termina”. La frase encaja tan a la medida que molesta, desgarra. Como duele esa estadística que machaca el ánimo: Colombia se fue de la Copa América invicto, con tres victorias, un empate y sin goles en contra. Tiene gusto a sal. Ningún equipo había tenido un paso tan impecable en esa primera fase, ni Brasil. Inmaculado en todo sentido: futbolístico, en los números y en imagen. Pocas veces una selección despierta tanta ilusión frente a un torneo y concita tal unanimidad acerca de su calidad y sus capacidades. Sin embargo, se va rumiando bronca, buscando explicaciones.

La primera razón es bastante simple: lo sacó de la Copa un equipo superior, que le tiró encima la categoría. El cero a cero es falaz, Chile fue mejor de punta a punta. Y no es que Rueda le dio un repaso a Queiroz, sino que la generación dorada de Chile no es bañada en oro, es oro puro. La compone un grupo macizo, que se la juega contra el que raye, y varios futbolistas excepcionales, de enorme compromiso con su selección, caso Vidal, Aránguiz, Medel, Alexis Sánchez. Y los que se suman nuevos (Pulgar, Maripán, el arquero Arias) captan el mensaje y aceptan las condiciones. Hubo una brecha individual entre Chile y Colombia, no colectiva ni de dirección técnica.

¿Por qué empezamos por Chile? Para reflejar que se cayó ante un equipo formidable, que el viernes les ganaba a todos. Era una carta brava, y en el reparto le tocó a Colombia. Atención: jugando así, el equipo de Rueda puede aspirar al tricampeonato. ¡Lo que le han pegado en Chile a Reinaldo! Ahora es “el profe”, “el maestro Rueda”…
Lo peor que podría pasarle a la Selección Colombia es dejarse abatir por el desencanto y dañar un proceso bien encaminado. O pensar que Queiroz es un vende humo, un técnico defensivo que siempre ha dirigido equipos de poca monta. O intentar un recambio de nombres (no hace falta). O instalar el negativismo. Todo ello sería volver para atrás. Los pekermanianos sonríen, los queirozianos buscan culpables. Generar una grieta por comparación sería un imperdonable error. Esta selección es excelente, merece que la cuiden. Pékerman hizo una tarea magnífica y la elevó a un plano internacional, de respeto general y competitividad que quizás nunca había alcanzado. En esta etapa, Queiroz debe ser quien continúe y mejore la obra. Están todos los elementos para iniciar en marzo una eliminatoria satisfactoria y sin sobresaltos.

Colombia ha hecho una Copa América irreprochable, sucede que está todavía un escalón por debajo de Chile, Uruguay y Brasil. A los que puede ganarles un partido, pero no tiene aún la misma regularidad ni la confiabilidad de ellos en los momentos cumbre. Alcanzar la jerarquía demanda un proceso largo. Y la jerarquía colectiva depende de la calidad individual. No hay un Vidal en Colombia. Un tipo que se traga la cancha él solo, un cacique que acorrala a otra selección, un jugador descomunal con cuatro o cinco subalternos fantásticos.

El problema es haber arrancado la Copa con tal nivel de excelencia que alimentó sueños de vuelta olímpica en el mismo instante en que terminó el 2-0 frente a Argentina. ¿O tal vez la flojedad albiceleste generó un espejismo? En cualquier caso, se escaló la pirámide a la inversa, empezando por arriba. Luego no se pudo sostener el nivel de eficiencia: costó 86 minutos marcarle un gol a Catar (tampoco hubo brillo) y se venció por la mínima a un Paraguay famélico de fútbol. Y, por último, este Chile que opacó lo anterior.

En tres meses de función, Queiroz ya sabe todo de Colombia. Tiene el universo de jugadores en la cabeza, lo que debe trabajar y lo que podría reemplazar. Y el público pudo comprobar que se trata de un gran profesional. Personalizar la eliminación en Tesillo por su penal es reducir la cuestión. También pudo haber rematado Duván Zapata y haberlo errado. No hay seguridad de que convertiría. ¿El técnico se pudo haber equivocado? Sí, seguramente fue tardía la salida de Mateus Uribe, como en exceso demorada la entrada de Duván Zapata. Aunque si entraba antes Duván, no tenía garantizado que tocara la pelota pues el problema estaba en el medio. Chile tiene un mediocampo notable (Fuenzalida-Aránguiz-Pulgar-Vidal) y monopolizó la pelota. Cuando un equipo no tiene la herramienta, quienes más lo sufren son sus delanteros de punta: no les llega nunca. Tan ostensible fue el dominio de la Roja que por primera vez vimos perdido a Wílmar Barrios. Nunca le pudo encontrar la vuelta al partido. Y se lo veía fastidiado por eso. No sabía a quién tomar porque los rivales tocaban y se movían constantemente. Tal vez era para que arrancara Lerma el segundo tiempo y le ayudara a Barrios. Pero no fue un problema táctico, que el técnico no haya sabido dar con el planteo, sino de jugadores. La gente pide un título grande; para coronar es necesario que el futbolista colombiano dé un paso al frente en un torneo, para pasar del “puede ser” al “es”. Lo que logró esta generación dorada de Chile al alcanzar por primera vez no una sino dos copas América. Dio ese paso.

Colombia está empeñado en la tarea de pasar de buen a gran fútbol, de competitivo a campeón. Esa ansiedad genera impaciencia, intolerancia, a veces amarguras como este inesperado, abrupto adiós a Brasil 2019. Convertir en ganadores, en campeones a los futbolistas de un país es un proceso que puede llevar largo tiempo. Deberá intentarse de nuevo en 2020.

¿Está cerca el adiós de Falcao? Es posible. Los goles se le fueron espaciando y le cuesta sobresalir, pasa cada vez más inadvertido. Salió de la Copa sin anotar. Queiroz estará sobre el tema, seguro. Pero es un hombre inteligente el portugués, no va a tirar nada, todo sirve. Va a respetar los tiempos de cada uno y del equipo. En tres meses generó tanta esperanza que muchos apostaban a ciegas: esta vez sí el título viajaba a Colombia.

Tampoco los medios tienen responsabilidad. Comparto con un grupo maravilloso de periodistas colombianos. No se los puede acusar de inflar el globo, no son vendedores de fantasías, estaban genuinamente ilusionados con esta selección. Quedaron demudados el viernes por la noche, buscando razones para explicarse a sí mismos por qué el sueño se cortó en cuartos de final. Cómo un equipo que no recibió siquiera un gol puede irse a casa con tan mal sabor de boca. Ni de fallas defensivas se puede hablar.

Colombia no es un equipo en construcción, sino en remodelación. Es preciso modernizar y hacer mejoras, pero los cimientos están sólidos, no hay que tirarlo abajo.

JORGE BARRAZA
Para EL TIEMPO
En Twitter: @JorgeBarrazaOK

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.