Meluk le cuenta... (Demagogia y populismo)

Meluk le cuenta... (Demagogia y populismo)

Dos palabras producen urticaria y roncha. No se confunda: no hablo de las elecciones del domingo. 

11 de marzo 2018 , 07:02 p.m.

Demagogia y populismo: llevamos meses (¡y nos faltan otros!) en los que cada vez que se pronuncian estas palabras un lado del país se santigua y grita angustiado: “Perdónalos, Señor, pues no saben lo que hacen”, mientras que el otro lado se pone colorado y arenga: “Ahí están, estos son los que dañan la nación”.

Se critica con toda razón la demagogia y populismo de un lado y del otro. Produce urticaria y deja roncha. Es fácil conseguir seguidores mediante halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos. Eso es demagogia. Es fácil ganarse con adulaciones la simpatía popular. Eso es populismo. La definición mínima hace de ambas la misma cosa.

No se confunda: no hablo de las campañas electorales para las elecciones y consultas de este domingo ni de las elecciones presidenciales que se nos vienen. Estoy hablando de los argumentos demagógicos y populistas que ganan por mayoría absoluta y en primera vuelta en las páginas deportivas.

Vemos la paja demogógica ajena, pero no la ‘recontrapaja’ populista propia.
Gerardo Pelusso, el DT uruguayo, logró el único título internacional de Santa Fe (Suramericana 2015) con un equipo defensivo, seguro, raspador y luchador. Ahora, con el Deportivo Cali, mantiene acentos defensivos, de seguridad y orden. “No confundan a la gente diciendo que se prioriza el resultado. ¿Qué resultado? Priorizo el resultado y el juego. Si querés más espectáculo, tenés que ir a ver ballet”. Tiene su razón. Los mismos que piden juego ofensivo y pirotécnico con tono populista seguro utilizarán razones demagógicas para pedir la salida del técnico del Cali si pierde o queda eliminado jugando lindo.

Un ciclista patrio, favorito para pelear el título de una carrera, llega por ejemplo en el puesto 105, tan atrás que le contabilizaron el tiempo con calendario y no con cronómetro; sin embargo, la vía rápida para congraciarse con las mayorías es afirmar con voz segura que es todo un campeón, que no ha perdido quien pelea, que es un orgullo su derrota. “Esa historia de que lo importante es competir no pasa de pura demagogia”, dijo el piloto (ya fallecido) Ayrton Senna, uno de los más grandes del deporte mundial de todos los tiempos. Vean: mientras se daban alaridos de “¡histórico, Colombia se baña de plata en la gloria olímpica!”, la propia Caterine Ibargüen, la medallista de plata que no pudo retener el oro para el que era favorita, dijo: “La segunda es la primera perdedora”. Bien por ella que no se fue con populismos.

Y así: se dice con demagogia que todos los equipos nuestros están para clasificar en la Libertadores, como que América era el casi campeón de la Suramericana (fue aplastado y eliminado por el cualquiera Defensa y Justicia argentino ¡sin ninguna defensa y con total justicia!). Y así pasó y pasa con muchos otros deportes y deportistas de muy diferentes disciplinas, incluso algunas que ni olímpicas son. Halagos y sentimientos para congraciarse fácilmente con las mayorías. Pura demagogia, puro populismo... Y que conste que no hablo de las elecciones que pasaron ni de las que pasarán.

Meluk Le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.