Secciones
Síguenos en:
Un año después, se abren los Olímpicos de la pandemia
Juegos Olímpicos

Tokio, a pocos días del inicio de los Olímpicos.

Foto:

EFE

Un año después, se abren los Olímpicos de la pandemia

Tokio, a pocos días del inicio de los Olímpicos.

FOTO:

EFE

A las 6 a. m. es la inauguración sin público, con casos de covid-19 y entre varios escándalos.

Los atletas están en la villa y medios de todo el mundo han llegado ya, pero para muchos en Japón hay poco que celebrar a un día del inicio de los Juegos Olímpicos de Tokio. No hay aficionados extranjeros animando las calles, y los atletas son llevados de la villa a sus lugares de competición en una burbuja con la intención de mantenerlos a ellos y al público japonés a salvo.

Casi todos los eventos serán a puerta cerrada, y se espera que solo unas 900 personas asistan a la ceremonia de apertura en el estadio Olímpico de Tokio. Así no es de extrañar que muchos en Japón tengan que esforzarse para ver espíritu olímpico en la cuenta atrás para estos Juegos pospuestos por la pandemia.

(Lea también: Juegos Olímpicos: ¿tiene el ciclismo colombiano opciones de medalla).

El aumento de casos de covid-19 ha supuesto que se anulen todos los eventos públicos para ver los juegos, y el estado de emergencia implica que bares y restaurantes deben cerrar a las 8 de la noche locales, cuando empieza la ceremonia de apertura (a las 6 de esta mañana en Colombia) y no pueden servir alcohol.
Las encuestas de opinión muestran que el público japonés sigue muy mayoritariamente en contra de la celebración de los Juegos este año, y la mayoría preferiría un aplazamiento o una cancelación.

(Puede interesarle: Boxeo colombiano: posibilidades de medallas, pese a lo duro del cuadro). 

No serán unos Olímpicos sencillos. El miércoles, la taewkondista chilena Fernanda Aguirre, la skateboarder holandesa Candy Jacobs y el tenismesista checo Pavel Sirucek dieron positivo en controles de covid-19.

Ayer, tras declarar que desistía de su participación por culpa del rebrote del virus en Japón, Guinea confirmó finalmente que su delegación de cinco atletas sí viajaría, cuando los casos positivos en Tokio alcanzaron su pico más alto desde enero.

(Lea también: Juegos Olímpicos: Andrea Ramírez va por la sorpresa).

La inauguración 

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tendrán una extraña ceremonia inaugural frente a miles de asientos vacíos, después de ser golpeados por bajas de última hora por covid-19 y escándalos que se llevaron por delante al director del acto de apertura.

El estadio Olímpico, con capacidad para 68.000 espectadores, recibirá solamente a un millar de invitados vip, encabezados por el emperador Naruhito, una icónica figura para Japón.

(Lea también: Un arranque de lujo de Colombia en los Juegos Olímpicos). 

Postergada por un año a causa de la pandemia que ha dejado más de cuatro millones de muertos en todo el mundo, los organizadores adelantaron que será una ceremonia “más sencilla y más sobria” que en anteriores ediciones olímpicas para estar en “sintonía” con la emergencia sanitaria.

Un espectáculo tecnológico que incluye imágenes del globo terráqueo y la letra de la canción Imagine proyectadas en el cielo, según un video de los ensayos tomado por residentes de Tokio, espera poner los escándalos en segundo plano.

(Puede interesarle: Todo lo que debe saber sobre los Juegos Olímpicos de Tokio). 

Se espera que la ceremonia rinda homenaje a las víctimas del terremoto y tsunami de 2011 que derivaron en el desastre nuclear de Fukushima, con el terrible saldo de más de 18.000 fallecidos.

Lluvia de escándalos 

La mayoría de los japoneses, según encuestas, preferían la suspensión de los Juegos Olímpicos para evitar riesgos vinculados con el covid-19. La situación provocó que grandes patrocinadores como Totoya decidieran dejar de enviar representantes a la ceremonia inaugural. Si eso no era suficiente, una tormenta de escándalos estremeció los días previos.

El director artístico de la velada, Kentaro Kobayashi, una reconocida figura del teatro japonés, fue destituido a causa de una broma sobre el Holocausto que hizo dos décadas atrás, reflotada con un video divulgado en la madrugada del jueves.

“Nos hemos enterado de que durante un espectáculo en el pasado, utilizó un lenguaje burlesco al referirse a este trágico episodio”, declaró la máxima responsable de Tokio 2020, Seiko Hashimoto, por lo que se decidió el cese de sus funciones. Kobayashi pidió disculpas: “Era una época en la que no era capaz de hacer reír a la gente como quería, por lo que trataba de llamar la atención de forma superficial”.

Tres días antes había renunciado el músico Keigo Oyamada, quien había compuesto una de las piezas de la apertura, por una vieja entrevista en la que reconocía haber acosado a personas con discapacidad en su juventud. Otro director artístico, Hiroshi Sasaki, había sido destituido en marzo por comentarios inapropiados sobre el físico de una actriz japonesa.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.