Secciones
Síguenos en:
Pajón comienza la carrera por el tercer oro en Juegos Olímpicos
Mariana Pajón

Mariana Pajón, medallista olímpica compite con el número 100.

Foto:

AFP

Pajón comienza la carrera por el tercer oro en Juegos Olímpicos

Mariana Pajón, medallista olímpica compite con el número 100.

FOTO:

AFP

Con Vicent Pelluard y Carlos Ramírez estarán en el BMX.

Los últimos tres años de la vida deportiva de Mariana Pajón han sido muy difíciles, ha tropezado, ha caído, conoció lo que es perder, estuvo nueve meses por fuera por una lesión complicada, pero volvió, se levantó de las cenizas y hoy desde las 8 de la noche pedaleará en Tokio en las series de clasificación del BMX en busca de la tercera medalla en unos Juegos Olímpicos.

Lo invitamos a leer: (En dos fechas, la Liga ya arde por polémicas arbitrales y el VAR) 

Pajón, su esposo, Vincent Pelluard y Carlos Ramírez, bronce en Río de Janeiro en varones, entrarán a la pista en busca de avanzar en las series y llegar a la final para encontrarse con el podio.

Pajón fue oro en Londres 2012 y en Río 2016 y llega a Tokio con confianza, a pesar de los problemas de salud que la han aquejado durante el último tiempo.

El 6 de mayo del 2018, la deportista colombiano se cayó en la cuarta válida de la Copa Mundo de Pependal, Holanda. Dos días después, Pajón anunció que la lesión que sufría era delicada: ruptura total del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, y ruptura parcial del colateral medial.

Pasó por el quirófano y luego de nueve meses regresó a la competencia, el 24 de febrero del 2019 en Boyacá y de ahí en adelante buscó recuperar el terreno perdido para lograr la clasificación a Tokio y volver a ser la ganadora de antes.

“Cuando supe eso me angustié mucho. Sentí un dolor fuerte que nunca había experimentado. Por Dios, de inmediato pensé en Falcao, todo el tiempo que duró sin jugar, recuperándose, se me vino todo encima. Seis meses en recuperación y unos nueve sin competir. Me asusté”, comentó tras ganar las dos válidas en territorio boyacense.

Lo invitamos a leer: (Juan Sebastián Muñoz, listo para vivir su sueño en Tokio) 

El camino fue complicado. Hoy recuerda lo difícil y doloroso fue su recuperación, su regreso a la competencia.

“Me subí de peso, no hacía nada. No movía las piernas y desarrollé el tren superior. Gané mucho fondo, hice mucha ruta. Me tocó llenarme de paciencia porque no llegaba a la final, pero agradecía estar encima de la bicicleta”, le dijo a EL TIEMPO.

Lo más complicado fue salir del túnel. Mariana Pajón se chocó con la realidad, se dio cuenta que no era una atleta invencible y fue difícil verse atrás, salir en cuartos o en semifinales cuando estaba acostumbrada a pelear y de ganar todos los títulos de las carreras en las que competía.

“Entendí que uno es vulnerable, que se puede perder. Fue un ciclo olímpico diferente.
Me pegué muchas lloradas, perdí la esperanza de volver, no ganaba los músculos, perdí los ángulos, que la fibrosis no me dejó recuperarme bien, en fin. A veces el número uno no es lo importante”, recordó.

Y agregó: “Cuando comencé con la lesión, con los dolores, no me aguantaba la pierna, pensé mucho, no tuve la intención de retirarme, de colgar la bici, tengo mucho por delante todavía. Perdí masa muscular, le daba una orden a la pierna y no respondía. Mi marido fue el que me sacó adelante, era el que me animaba a ir a entrenar”.

Mariana Pajón dejó de ir a las terapias, se subió diez kilos, pero su familia y su esposo, Pelleaud, se encargaron de mostrarse el camino, casi de obligarla a volver a ponerse el uniforme, de subirse a la bicicleta, de regresar al gimnasio.

Hoy, lo agradece. Está al frente de un gran reto y aunque dio ventajas a sus rivales al estar nueve meses sin competir, llega a Tokio con la moral en alto, como campeona de las dos últimas válidas de la Copa Mundo de Bogotá y dispuesta a ir por esa medalla para convertirse en la primera atleta colombiana en conseguir tres metales en este certamen.

Su ciclo olímpico no ha sido el mejor por todo lo anterior. Pajón ganó dos medallas de oro en los Juegos Bolivarianos del 2017, pro no n el BMX, fue en el ciclismo de pista, al imponerse en series y en la velocidad por equipos.

La lesión no le dio la oportunidad de estar en los Juegos Centroamericanos y del caribe, pero sí en los Juegos Panamericanos de Lima en el 2019, en los que ganó la medalla dorada.

“Hice todo lo que pude para llegar de la mejor manera. La pista me favorece, ya la tenemos bien diseñada, me acomodé bien, es retadora”, señaló.

Y agregó: “Es 100 metros más larga que la de Londres y la de Río por eso era clave hacer fondo. Está muy caliente, prefiero el calor que el frío.

Dice que Tokio no será su última parada, a pesar de todo lo que ha pasado ella quiere seguir. Tiene 29 años, la vida hecha, pero quiere más, luego de haber aprendido a perder, llega a Tokio a volver a sentirse ganadora.

Ramírez y Pelluard
Carlos Ramírez y Vincent Pelluard completan el equipo colombiano en Tokio. El primero fue bronce en Río de Janeiro, el mismo día que Pajón logró el título en damas.

Ramírez trabajó, como el resto del grupo, en los últimos días en la pista alterna en la ciudad de Chichibu, Prefectura de Saitama, a 94,8 km de Tokio.

“Es una pista buena, rápida y nos hemos adaptado de la mejor manera. La meta es llegar a la final”, dijo Ramírez.

Tendrá que enfrentarse a 24 pilotos internacionales debidamente clasificados, quedaron ayer martes acreditados para representar a Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Colombia, Ecuador, USA, Francia, GBR, Italia, Japón, Letonia, Noruega, Holanda, Rusia (ROC), Suráfrica y Suiza.

La llegada de Pelluard a la Selección Colombia no ha sido fácil. Es francés, pero haberse casado con Mariana Pajón le dio la nacionalidad y se ganó su puesto.

Lo invitamos a leer: (Simone Biles: por qué desistir a veces puede ser bueno para la salud)

Mucha polémica se ha desatado, pues se dice que está ahí porque es el esposo de Pajón. Sin embargo, se aclaró que cumplió con todos los estándares y que se ganó la casilla de forma limpia.

La Fedeciclismo advirtió que las válidas que se tuvieron en cuenta fueron las del 8 y 9 de mayo en Stuttgart (Alemania) y las del 29 y 30 del mismo mes en Bogotá. La válida en suelo alemán no se pudo hacer por la pandemia de covid-19 y la UCI decidió reprogramarla en Verona (Italia). Los deportistas debían sumar más de 200 puntos. Pelluard acumuló 212 y Arboleda, apenas 190.

El otro punto que se tuvo en cuenta fue la posición en el escalafón de la UCI. En el momento en que se hizo la selección, Pelluard ocupaba el puesto 11, mientras Arboleda estaba de 13.



Lisandro Rengifo
Redactor de Deportes
@lisandroabel

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.