Secciones
Síguenos en:
Luis Javier Mosquera: una vida de hambre, lucha y sacrificio
AUTOPLAY
Luis Javier Mosquera: plata para Colombia en los Juegos OlímpicosLuis Javier Mosquera: plata para Colombia en los Juegos Olímpicos.
Luis Javier Mosquera

Instagram de Luis Javier Mosquera

Luis Javier Mosquera: una vida de hambre, lucha y sacrificio

Logró la medalla de plata en la categoría 67 kilos de las pesas de los Juegos Olímpicos de Tokio. 

Qué difícil es la vida, qué dura es la realidad, qué complicado ha sido el destino con Luis Javier Mosquera, el pesista colombiano que ganó el bronce a destiempo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y que en Tokio logró el metal de plata en la competencia de los 67 kilos de las pesas.

Nació el 27 de marzo de 1995 en Yumbo (Valle del Cauca), en el hogar de José Mosquera y de Darly Lozano. Creció con sus hermanos José, John Jairo, Johana, Fernando y David.

(Le puede interesar: Luis Javier Mosquera: plata para Colombia en los Juegos Olímpicos)

De los dos primeros heredó su amor por el deporte, por las pesas, porque ellos comenzaron a levantar y Luis Javier los acompañaba al gimnasio.

“Los dos fueron como mis padres en las pesas. Les seguí los pasos y de eso se siento orgulloso”, le dijo Mosquera a EL TIEMPO.

En las mañana iba al colegio y en las tardes entrenaba. Confiesa que era travieso en las aulas, que le gustaba estudiar, pero la recocha con sus compañeros era lo que lo hacía ir al colegio. Eso sí, nunca sus padres tuvieron una queja formal por parte de la rectoría.

Luis Javier Mosquera y sus hijos.

Foto:

Instagram de Luis Javier Mosquera

Una pelea de José y Darly dio al traste con la unión familiar. La mamá de los Mosquera abandonó el hogar y al padre le tocó llevar las riendas de la casa. Él trabajaba en Carvajal, pero el sueldo no le alcanzaba. Sin embargo, hacía hasta lo imposible para que sus hijos, al menos, tuvieran la comida asegurada, pero no todas las veces se podía. Luis, por esa época, tenía 10 años.

(Lea además: Las 30 medallas olímpicas de Colombia)

“Nos faltó la comida. No era suficiente lo que ganaba mi padre. Nos acostábamos con hambre y nos levantábamos igual. Por eso trabajé a los 16 años. Soy peluquero, puedo ser muy campeón, pero me gusta. A mis amigos los motilo y a mí. A los de la selección, a mi esposa”, precisó Luis Javier.

Terminó el bachillerato, pero paró sus estudios por el deporte. Una vez le quede tiempo, quiere graduarse como administrador de empresas. Jugó fútbol, patinó y también se subió al cuadrilátero, pero se quedó en las pesas.

Comenzó en los 62 kilos, pero luego se pasó a los 69 y ahí ha conseguido los mejores resultados. De todas maneras, en Tokio, por el cambio de reglamentación y de las divisiones, compitió en los 67 kilos.

“Fui campeón mundial juvenil. No tuve apoyo. Pensé en retirarme porque no tenía apoyo, pero no me rendí. Fui campeón mundial y me metieron en el plan de Coldeportes. La vida de nosotros no ha sido fácil, somos hermanos, mi papá trabajara duras jornadas de operario en Carvajal. Esa empresa nos dio la comida casi toda la vida y eso lo agradezco”, declaró el nuevo medallista olímpico de Colombia.

(Le sugerimos: Sandra Lorena, la medallista olímpica a la que no le gustaba la marcha)

En primera instancia, se casó con Diana Lorena Cadena, a quien conoció porque ella también era pesista. Cadena fue campeona panamericana y estudió pedagogía infantil.

De ese amor ya hay un fruto: Joshep, el hijo al que Luis Javier quiere regalarle la medalla que consiguió en Río de Janeiro, por el que lucha, por el que ha sacrificado mucho tiempo en concentraciones, viajes y competencias.

Hoy, cuando la victoria lo abraza, Luis Javier es un agradecido con la vida, a pesar de los duros golpes, como cuando le tocó salir corriendo de una concentración porque su papá agonizaba.

Luis Javier Mosquera en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Foto:

Instagram de Luis Javier Mosquera

“No alcancé a llegar. Cuando entré a la casa me dijeron que había muerto y eso me ha dado muy duro, por ese desde ese día le prometí la medalla olímpica, porque eso era lo que él quería. Hoy, se la puedo ofrecer, pero es una lástima que no me acompañe. Estoy feliz y triste a la vez. Mi papá me hace mucha falta. Por él, por Joshep es que no muevo kilos, muevo toneladas”, dijo con los ojos enlagunados.

(Lea también: Luis Javier Mosquera, novena medalla olímpica de Colombia en pesas)

Mosquera llegó a Tokio con el bronce del 2016. Esa medalla la logró fuera de competencia, en un escritorio. En marzo del 2019, recibió el metal tras la descalificación del asiático Izzat Artykov por dopaje.

Esa vez, el 9 de agosto de 2016, Mosquera terminó en el cuarto lugar de la prueba de los 69 kilogramos que ganó el chino Shi Zhiyong. Nueve días después fue anunciado como bronce en dicha competencia porque el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés) descalificó a  Artykov por dopaje. El kirguís dio positivo por estricnina, un estimulante prohibido.

En Río de Janeiro, el colombiano levantó un total de 338 kilogramos, producto de 155 en el arranque y de 183 en envión, un kilogramo menos que el asiático. La prueba se disputó en el centro de convenciones Riocentro.

Sobre el caso de Artykov, Mosquera afirmó que "estuvo mal lo que hizo (su rival) porque siempre se debe tratar de estar limpio y entrenar muy fuerte”.

Luis Javier Mosquera y el bronce de Río de Janeiro.

Foto:

Instagram de Luis Javier Mosquera

(Lea: Mariana Pajón, la reina del triplete olímpico)

La vida ha dado vueltas y Luis Javier, hoy, comparte sus días con Michel Bejarano e Isaac, su otro hijo.

Ya está tranquilo. Superó el no haber ganado la medalla en la tarima levantando la palanqueta en la mañana del pasado domingo 25 de julio en Tokio. Confirmó que sí era posible obtener la victoria en plena competencia y no en el escritorio.


Lisandro Rengifo
Redactor de EL TIEMPO
@lisandroabel

Más noticias de deportes:

Colombia: el poder femenino en los Juegos Olímpicos, 17 medallas
Caterine Ibargüen aún no se ha retirado, aclara su agencia

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.