Una cartagenera, la figura de la Selección Colombia de voleibol

Una cartagenera, la figura de la Selección Colombia de voleibol

A sus 22 años, Amanda Coneo brilla en Europa. Entrevista.

Coneo

Coneo, figura del voleibol colombiano.

Foto:

AFP

Por: LISANDRO RENGIFO
14 de agosto 2019 , 11:28 p.m.

Con su metro, 77 centímetros se eleva por los cielos como ninguna otra voleibolista. Su agresividad en la malla es contundente. Cada vez que va a clavar el balón en el campo rival parece no tener oposición.

La colombiana Amanda Coneo fue la figura del equipo nacional, que logró la medalla de plata en los Juegos Panamericanos. A sus 22 años es muy recorrida. Tiene experiencia en el voleibol de Perú e Italia. Sus últimos cuatro años estuvo entre el Lardini Filottrano y el Sab Grima Legnano. Para esta temporada jugará en Francia con el Racing Can.

Coneo habló con EL TIEMPO sobre sus gustos, pasiones y toda su carrera deportiva.

¿Por qué el voleibol?
Porque fue el deporte que me inspiró; lo empecé gracias a mi hermana Gabriela, viéndola me animé a comenzar este deporte. Me inspiré y aquí me quedé.

¿Por qué Gabriela no continuó en la práctica de este deporte?
Porque ella tiene otros planes, proyectos; se graduó de la universidad y, entonces, decidió que su vida no era seguir en el voleibol.

Amanda Coneo

Amanda Coneo, voleibolista colombiana.

Foto:

Reuters


¿Era buena estudiante o recochera?
Sí fui buena estudiante, claro (risas). Aunque también recochera a morir, pero muy buena estudiante.

¿En su casa hay deportistas?
Mi papá fue futbolista y mi mamá, voleibolista. Entonces, ahí nos entendemos. Mi papá jugó en torneos interbarrios y mi mamá nunca salió de Bolívar.
Somos una familia muy deportiva, tuve un tío que jugó con Carlos el ‘Pibe’ Valderrama, se llama Winston Cardona.

¿Cuándo llegó usted a este proceso del voleibol?
Yo empecé en el colegio José de la Vega. Como al año me probé en la selección Bolívar. Más o menos al siguiente año, después de estar en la selección, me llamaron a la Selección Colombia infantil, muy chiquita, y ahí empezó todo, mi carrera voleibolística.  Me adapté muy fácil a este deporte. Tuve la facilidad de cogerle manejo a todo. Ahí me empezó a gustar, seguí y acá vamos.

¿Cuáles son sus características como jugadora?
Yo creo que nací con un talento que me identifica mucho, y es el salto. Es una dote que tengo porque a pesar de que soy muy baja para el voleibol, tengo esa característica, esa potencia que me ayuda. También soy muy fuerte en ataque, y eso ayuda a que mi nivel sea muy alto. Además, entreno mucha recepción, que es importante para una auxiliar como yo.

¿Cómo se da el paso a Italia?
Bueno, mi primera salida profesional fue a Perú. Fue en un club que se llama Túpac Amaru, un club muy chiquito, la verdad es que estuve como tres o cuatro meses más o menos.  Me ayudó porque, la verdad, salí por primera vez de Colombia a un club, así me ayudó bastante. Luego, me contactó un mánager italiano que estaba en un Grand Prix en Australia. Pues, obviamente escuché las ofertas. Me buscaron de Turquía, Italia, Perú, Argentina, y decidí experimentar en Italia en la categoría A2, que es muy buena, y ahí empecé. Duré como cuatro años, y este año cambio para Francia, esperando en Dios que todo salga bien.

¿Cómo fue ese cambio, sabiendo que de donde es usted son muy apegados a la familia y a su cultura?
A mí me dio muy duro al inicio porque estaba muy sola. En realidad era muy pequeña para estar lejos de casa. Irse sola sin los padres es algo muy incómodo en ese sentido. Pero los italianos me hicieron sentir como en casa, son personas muy acogedoras, son demasiados latinos, siempre me trataron bien. Me apegué mucho a su cultura porque es muy parecida a la nuestra. Me habitué muy rápido.

¿En algún momento pensó en devolverse?
No, la verdad siempre estuve encantada con Italia, las personas, la cultura, y espero algún día volver a seguir en esa liga, que es muy buena.
Como usted dice, Italia es muy latina y resulta fácil habituarse, pero es muy lejos…

¿Qué extrañaba cuando llegó?
Todo, mi familia, obviamente; mis amigos, la comida, porque por más que la comida italiana sea muy buena, la de Colombia, también, y no la cambio por nada. Extrañaba todo, mi casa, mi cama, porque por más que sea Italia, no es lo mismo.

Coneo

Coneo, en acción.

Foto:

AFP


¿Cómo se da ese paso a Francia?
También este año me hicieron otras ofertas de Turquía, Polonia, Francia e Italia, pero quería salir un poquito, experimentar un poco más, conocer otras culturas, y nada, me animé. Hablé con mi mánager y le dije que quería probar en Racing Can. Vamos a ver cómo nos va, es el equipo campeón de la Liga de Francia. Voy como titular y espero que me vaya superbién.

¿Se puede vivir del voleibol?
Sí, igual ya tengo muchos proyectos ahora mismo gracias al voleibol. Invirtiendo en cosas para un futuro, entonces, creo que sí.

¿Cuáles planes?
Pues ahora estoy en unos proyectos con mi familia, que son comprar varios apartamentos y cosas así para tener entradas. Hasta ahora, solo eso.

¿Hasta qué edad es la vida útil de una voleibolista?
Depende. Por ejemplo, en Italia hay una jugadora que tiene 43 años y todavía juega en la liga, pero también depende del físico de uno. En mi caso, si Dios me da las fuerzas, espero llegar hasta los 38 años más o menos.

¿Qué hace en sus tiempos libres?
Me gusta leer mucho. Ahorita estoy leyendo un libro que se llama Gozo al instante, un libro que habla acerca de la meditación, porque me gusta mucho eso.
También me gusta escuchar música, me gusta la salsa, el reguetón, todo. En cuanto al cine, poco voy, me gusta, pero no soy amante. Salgo con mis amigos, pero soy más de estar en casa.

¿Ha cambiado sus actividades?
Antes era más de rumba, más de salir, cuando vivía en Colombia. Ahora, cuando viajo a mi país solo quiero estar en mi casa; si me quieren ir a visitar, bienvenidos, pero no busco estar saliendo.

¿La medalla de plata de los Juegos Panamericanos ha sido su mejor resultado deportivo?
De uno de los campeonatos más importantes, sí. Pero nosotras ganamos un oro en los Juegos Suramericanos. En los Juegos Centroamericanos fuimos plata. Para mí este logro es algo inexplicable, porque me lo podía esperar, pero no así: una medalla de plata.

¿Qué avizora en su carrera deportiva?
Digo que si en Colombia se sigue trabajando como se está haciendo, puede hasta llegar a una final olímpica. Colombia se merece eso por el trabajo arduo que hace cada integrante todos los días. Son impresionantes los entrenamientos que nos pone el entrenador Antonio Rizola. Personalmente, creo que puede llegar a ser una de las mejores ligas, como lo es la turca.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
@LisandroAbel

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.