Secciones
Síguenos en:
Colombia: conclusiones de la actuación en los Olímpicos de Tokio
Anthony Zambrano

Anthony Zambrano ganó la plata en los 400 m en Tokio.

Foto:

EFE/EPA/DIEGO AZUBEL

Colombia: conclusiones de la actuación en los Olímpicos de Tokio

Anthony Zambrano ganó la plata en los 400 m en Tokio.

Se ganaron cuatro platas y un bronce. ¿Faltó el oro?

Colombia terminó su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio con un final de barrigazo en el que se consiguieron medallas importantes, que impidieron que la actuación hubiese sido para olvidar.

Al final, se lograron cuatro medallas de plata, Anthony Zambrano (atletismo), Sandra Arenas (marcha), Luis Javier Mosquera (pesas) y Mariana Pajón (BMX) y el bronce en este último deporte de Carlos Ramírez, además de 17 diplomas olímpicos. 

Le puede interesar: (Colombia: las medallas y los diplomas Olímpicos de Tokio)

Ese botín pudo ser mejor, pues se cayeron medallas como la de Mercedes Pérez (pesas), al menos dos en boxeo, con Íngrit Valencia y Yuberjen Martínez, y, según el Comité Olímpico Colombiano, la pareja de dobles de Juan Cabal y Robert Farah, aunque en los dos últimos años sus resultados no han sido los mejores.

A la luz de estos logros es claro que faltó el oro, pero esta vez eran muy pocas las posibilidades de obtenerlo. Debido a esta imposibilidad es que en la tabla final de medallería, Ecuador, que ganó dos preseas doradas, y Venezuela, que obtuvo una, superan a Colombia, algo que no pasaba desde los Juegos de Barcelona 1992, cuando los venezolanos obtuvieron un primer lugar y los colombianos un solo bronce.

A seis días del final de los Olímpicos, las cuentas de la delegación colombiana no cuadraban. Solo se habían ganado dos platas y un bronce, y el boxeo cedió terreno al perder medallas que estaban programadas. Llegó el atletismo y cuadró caja, con las platas de Zambrano y Arenas. Aun con este botín, se abren interrogantes.

Sandra brilló en los 20 km de marcha.

Foto:

EFE

Las causas

Colombia venía de dos ciclos olímpicos exitosos. En Londres 2012 se consiguieron un oro, tres platas, cinco bronces, más 14 diplomas olímpicos. Y en Río de Janeiro, en el 2016, se ganaron tres oros, dos platas, tres bronces, más 22 diplomas. Lo que pasó en Tokio es el fin de un ciclo particular que no fue exitoso, que fue flojo.

Se cumplió en los Juegos Bolivarianos y Juegos Suramericanos por encima de lo esperado, pero cuando el nivel competitivo subió, los resultados no fueron buenos.
En los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, en el 2018, la expectativa era estar cerca de Cuba y México, pero no fue así.

Se obtuvieron 79 oros, solo superando lo de cuatro años atrás por ocho preseas doradas. México ganó con 132 oros y Cuba obtuvo 102 títulos. Números claros. Y en los Juegos Panamericanos de Lima se superó por un solo oro lo que se hizo en Toronto.

Colombia obtuvo 28 primeros puestos y se ocupó el séptimo lugar en la tabla de medallas. México superó la actuación colombiana por nueve oros, de Cuba se terminó a cuatro y Argentina acabó mejor en la tabla general en la casilla con 32 primeros puestos.

Le puede interesar: (‘Tomé una mala decisión’: Kevin Quintero)

¿Y el Mindeporte?

Estos resultados se presentan cuando Colombia elevó por primera vez a rango de ministerio el deporte, y tuvo a Ernesto Lucena como primer ministro del Deporte.

Es el ciclo olímpico más malo de los últimos tres (nueve años), pues no se vio progreso, no se cumplieron las expectativas ni en Tokio, ni en Barranquilla ni en Lima: se cuentan menos medallas y se retrocedió en la tabla de posiciones.

(Vea aquí la tabla de medallería de Tokio 2020)

En el 2020, el Mindeporte contó con una asignación de 567.141 millones de pesos y para el 2021 fueron 696.262 millones de pesos. Pero si bien el dinero es importante, no lo es todo. ¡En los anteriores ciclos se consiguieron mejores resultados con menos recursos!

El trabajo de los anteriores directores de Coldeportes, hoy Mindeporte, de unificar los criterios y la labor mancomunada entre ellos, el Comité Olímpico Colombiano y las federaciones deportivas tuvo grietas generadas por pugnas debido a la imposición de poder, y eso arrastró el tema deportivo.

El Mindeporte se peleó con pesas, ciclismo –en su momento–, atletismo y otras federaciones más. No estuvo de acuerdo con que la nueva administración en la Fedepesas, liderada por William Peña, nombrara como seleccionador a Luis Arrieta en reemplazo del exitoso

Luis Javier Mosquera, plata en las pesas de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Foto:

EFE


Con ciclismo también tuvo problemas. “Me persiguió, me amenazó con no entregar recursos prometidos del Gobierno para el Tour Colombia, todo porque impedimos en mi administración la realización de la carrera Hammer. Creyó que podía hacerla, pasarse por encima de la Fedeciclismo, y la ley no permite eso. Por eso decidí renunciar, y una vez lo hice los recursos para el Tour Colombia llegaron”, le contó a EL TIEMPO Jorge Ovidio González, expresidente de Fedeciclismo.

No hubo continuidad en las políticas, se rediseñó el trabajo y se arrancó casi que de cero, algo que rompió el proceso que se traía. Las relaciones del Mindeporte y el COC fueron tirantes y eso se ve reflejado en los resultados, factor en lo que debe trabajar el nuevo ministro, Guillermo Herrera.

“Sí, hay una ruptura. El trabajo de muchos años con federaciones, los Inder, el Comité Olímpico y en el otro tiempo Coldeportes se ha perdido. No sé si es total, pero lo hay. Por ejemplo, a nosotros como Valle del Cauca nunca nos invitaron a dialogar, a conocer los programas del Mindeporte en el ciclo olímpico, pero por experiencia sé que hay que trabajar unidos, hay que recuperar el camino, eso hay que hacerlo ya”, señaló Clara Luz Roldán, directora de Coldeportes entre 2016 y 2018.

Le puede interesar: (‘Sabía que iba a sufrir mucho’: Jeisson Suárez)

Lucena, que fue director del desaparecido Coldeportes desde septiembre de 2018 y salió del ministerio el pasado julio, le dijo a EL TIEMPO: “Este es un tema con muchas aristas. Definitivamente es la vez que más apoyo desde el punto de vista económico han recibido. Hay muchos temas para evaluar, hay que empezar a mirar varios puntos del sistema nacional de deporte, de cómo funciona ese convenio con el Comité Olímpico, con las federaciones; evaluar qué están haciendo bien y qué no están haciendo bien unas federaciones”.

Y agregó: “Nunca se había pensado en un recambio generacional de deportistas, pues por los anteriores directores (de Coldeportes) ellos tenían otras visiones y los procesos de Talentos Colombia y Talentos avanzados de desarrollo solo se comenzaron hasta hace año y medio, cuando nos dio el presupuesto para comenzarlos. Aquí, obviamente, no se exculpa a nadie”.

El caso de los positivos por dopaje de Ana Segura, Yenny Sinisterra y Juan Felipe Arboleda perjudicaron sobremanera a Colombia en Tokio, pues la selección de halterofilia contaba con el equipo completo (cuatro mujeres y cuatro hombres), con opciones de ganar, como mínimo, cuatro medallas, pero tras un proceso legal que amenazaba con una descalificación total, la Federación Internacional avaló la presencia de tres deportistas, que ganaron una plata y dos diplomas olímpicos.

Atletas en el ocaso

En Tokio, la delegación colombiana acusó el final de carreras de atletas que entregaron medallas. Caterine Ibargüen, plata en Londres 2012 y oro en Río 2016, en los últimos tres años arrastró lesiones que la llevaron a bajar su nivel.

Caterine Ibargüen.

Foto:

EFE

Yuri Alvear, bronce en el 2012 y plata en 2016, se retiró. Jackeline Rentería, bronce en Pekín 2008 y en Londres 2012, no clasificó. Mercedes Pérez, cuarta en Río de Janeiro en las pesas, era favorita y otra vez quedó de cuarta. Óscar Figueroa, plata en Londres y oro en Río de Janeiro, tampoco llegó a Tokio.

El plan de desarrollo de deporte colombiano a largo plazo tiene falencias. Es claro que se atienden a los atletas del momento, pero el plan para cultivar la reserva por deporte no es el mejor. Hay talento, pero de acá a que con ese grupo que viene se den resultados, pues falta mucho tiempo.

No hay una labor de 8 a 12 años para no dejar que el vacío, ya grande, aumente con miras a Los Ángeles 2028 y Brisbane 2032. Apenas faltan tres años para París 2024: es la oportunidad de retomar el camino perdido.

Le puede interesar: (Los medallistas de Colombia en Tokio)

Lisandro Rengifio
Redactor de EL TIEMPO
@lisandroabel

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.