Meluk le cuenta... (Aprender a perder)

Meluk le cuenta... (Aprender a perder)

La primera lección de ese curso es iniciar por admitir la derrota y que este Tour de Nairo fue malo.

29 de julio 2018 , 06:09 p.m.

Nairo Quintana es el mejor ciclista colombiano de todos los tiempos. Eso no está en discusión, como tampoco lo está su carisma, ni la admiración que despierta ni su manera de resistir el dolor como, por ejemplo, el esloveno Peter Sagan, campeón por puntos (de la regularidad) del Tour de Francia que terminó este domingo, o como el estadounidense Lawson Craddock, el último de la clasificación general, que sufrió una terrible caída en la primera etapa y corrió todo el Tour con el omoplato fracturado.

Tampoco está en discusión que este Tour fue malo para Nairo.

En esta época de ‘neoamarillismo emocional’, de etiquetas fáciles de hinchas que manejan comunidades en las redes para aumentar el número de los me gustan, de tomar el vuelo directo a la cómoda estación del quedar bien con todo el mundo, del temor al insulto que se escribe como en la pared de un baño público, el populismo en las comunicaciones también está en furor. A más corazón menos razón y mayor intransigencia.

A Nairo, a pesar de su inmensa condición de ídolo, también le cabe crítica. A él, a su equipo, a su preparación, a las decisiones, a las ejecutorias y a sus resultados.

Nairo falló de nuevo en el Tour: su meta admitida y esperada era pelear el título, estar en el podio como mínimo... Y terminó muy lejos, de décimo, con una desventaja de casi un cuarto de hora (14’ 18”).

Un ciclista como él, un excampeón de Giro de Italia y Vuelta a España, no va al Tour a ganarse la etapa de la honrilla que logró, ente otras cosas, porque como venía tan colgado en la general a los duros de este Tour no les importó dejarlo ir.

Ganarse una etapa en el Tour de Francia estuvo muy bien para corredores como ‘Cacaito’ Rodríguez, Chepe González, Félix Cárdenas, Mauricio Soler o Járlinson Pantano, que también lo han hecho. Nairo es de otro nivel. Seguro.

Fue que Nairo se pinchó, fue que lo dejaron solo, fue que no tuvo ayudantes, fue que se cayó, fue que el Movistar, su escuadra, planteó mal la carrera, fue que Landa… ¡ ‘Fue que que fue que’!

¡El Tour fue como fue y todo eso es parte del ciclismo y por todo eso se gana y se pierde! ¡Y Movistar fue campeón por equipos!

El diario español Marca asegura con acierto que Nairo fue “la gran decepción entre los grandes favoritos de la general” y agrega: “Este año llegaba más descansado, viendo además que rivales como Froome o Dumoulin llegaban con un Giro en las piernas. Pero nunca fue el Nairo que maravilló hace años en esta prueba. Se esperaba mucho más de él, mucha más hambre en la montaña, ataques más poderosos y dejar de lado la sangre fría para poner en aprietos al Sky. Nunca lo consiguió”.

Hay que aprender a perder. La primera lección de ese curso es comenzar por admitir la derrota y que este Tour de Nairo fue malo, como el del año pasado.



Meluk le cuenta…


GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.