Nairo Quintana y su paso al Arkea: 'Cambié porque quería ser feliz'

Nairo Quintana y su paso al Arkea: 'Cambié porque quería ser feliz'

En entrevista con EL TIEMPO, dijo que no se arrepentía de haber bajado de categoría en el ciclismo.

Nairo Quintana

Nairo Quintana, ciclista colombiano.

Foto:

EFE

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de marzo 2020 , 07:55 p.m.

Cuando Nairo Quintana fue confirmado como nuevo corredor del equipo francés Arkea Samsic, las alarmas se prendieron. La mayoría del mundo del ciclismo saltó y señaló que no podía ser posible que el mejor ciclista colombiano de la historia, el que ha ganado el Giro de Italia, la Vuelta a España y ha sido podio tres veces del Tour de Francia, llegara a una escuadra ProTeam, de la segunda categoría, pero fue real.


La dirigencia del Arkea tenía un as bajo la manga: la opción de subir a la categoría World Tour, pero la Unión Ciclista Internacional (UCI) consideró que no llenaba los requisitos para hacer parte de ese selecto grupo, por lo que las críticas hacia el corredor boyacense llovieron.

Nairo, en esa escuadra, no correría el 2020 las principales competencias del mundo, no podía estar siempre disputando etapas y las clasificaciones generales con sus rivales fuertes, pero se la jugó, estampó la firma a pesar de que se vería en la necesidad de correr un calendario en el que no estaban las principales carreras.

Luego, varias organizaciones, como la del Tour de Francia, le abrieron las puertas y Nairo, su hermano, Dáyer, y Wínner Anacona, quienes lo acompañan en su aventura, fueron invitados al Tour, Critérium Dauphiné, París-Niza, Lieja-Bastoña-Lieja y varias pruebas más del entorno de ASO.

El año arrancó y el colombiano ya cuenta con cinco victorias, entre ellas dos clasificaciones generales: Tour de la Provence y Tour de VAR, carreras que no tienen ninguna similitud con las del World Tour y en las que el boyacense de 30 años ha brillado. Además, en las dos ajustó victorias parciales. Su primer gran reto era la París-Niza, pero la mayoría de los rivales fuertes se bajaron por la amenaza del nuevo coronavirus, por eso no pudo calibrar su estado de forma. EL TIEMPO habló con él.

¿Vive una segunda juventud ciclística?

Por diferentes situaciones uno no brilla como debería. Siempre he tenido los datos bien y me han indicado que realmente el estado de forma ha sido bueno, que no he bajado el nivel.

¿Por qué Arkea Samsic si tenía más ofertas de la primera categoría?

Fue una decisión demasiado arriesgada. Estudiamos lo que el equipo nos daba, las opciones de correr en la categoría principal, en el Tour de Francia, que era lo importante. Y cuando me confirmaron que no había problemas para correrlo, no dudé y firmé.

Siempre he tenido los datos bien y me han indicado que realmente el estado de forma ha sido bueno, que no he bajado el nivel.


¿Competir en el resto de carreras de menor valía no era un problema?

Eso también lo vimos. Cuando comenzaron a llegar las invitaciones nos dimos cuenta de que teníamos un buen calendario. Esas pruebas no eran el problema, había que correr de todos modos.

¿Cuál era su máxima preocupación?

Que estuviera en riesgo correr el Tour. Ya con eso asegurado era otro cuento. Las carreras se han dado cuenta de que necesitan espectáculo, y nosotros lo damos. Para una organización es bastante valioso que haya movimiento, rivalidad.

¿Hubo más motivos?

Luego de analizar las competencias, era sentir una motivación, mostrar que el estar acá era bueno. No me quiero refugiar ni esconder de nadie por bajar de categoría.

Nairo Quintana

Nairo Quintana.

Foto:

Team Arkea-Samsic @photobettini


¿No extraña correr en el World Tour?

El calendario de carreras que teníamos previsto era bueno, por lo que no se extraña. Íbamos a la Vuelta a Cataluña, las Clásicas de las Ardenas, Tirreno-Adriático, esas son competencias del World Tour, eso nunca me preocupó.

¿O sea, estaba tranquilo, incluso cuando firmó por Arkea sin saber que no iban a ser World Tour?

No me arrepiento de haberme bajado de categoría. Quería ser feliz. No quería discutir con otros líderes, hacer la guerra no es mi forma de trabajar. Tenemos una gran responsabilidad en esta nueva iniciativa.

¿Los títulos le dan la razón de no haber escogido mal?

Ganar es bueno. Da mucha confianza y alegría. En estos momentos lo que lo motiva a uno es ganar.

No me arrepiento de haberme bajado de categoría. Quería ser feliz. No quería discutir con otros líderes, hacer la guerra no es mi forma de trabajar


Pero no se ha enfrentado a Egan Bernal, Primoz Roglic, Tom Dumoulin, los duros del pelotón...

No, pero mi rendimiento es bueno. Lo sabemos con los datos que tenemos. Eso me dice mucho. Ahora mismo uno lo sabe, así no los enfrente. Para medirse con cualquier rival los datos dicen si estás bien.

¿No es un aliciente enfrentarlos?

No lo he pensado así. Esperemos a ver. Será bastante particular y diferente. Muchos no han entrenado bien, otros lo han hecho mucho, vendrán bloques de competiciones y se irá a un ritmo alto y hay que dosificar, tener el cuerpo fresco para soportar mucho. Se han cancelado muchas carreras, pero eso es para todos.

Su último triunfo en una general había sido en la Tirreno-Adriático del 2017, hace casi tres años, ¿por qué se demoró tanto?

Es que es diferente. Son momentos de competición. Ya vimos, por ejemplo, en París-Niza, hasta que no se seleccione bien el grupo es complicado atacar. Ir al frente por la emoción de la gente es perder carreras y energía. No es atacar por atacar.


¿Qué diferencias encontró en el Arkea en comparación con equipos grandes?

El equipo es tranquilo, está en crecimiento. Hay que seguir mejorando y darle la misma tranquilidad a los patrocinadores. Claro, no hay una nómina como la del Ineos, pero trabajamos para contar con mejores ciclistas, con mejor respaldo.

¿Todo es igual?

Estamos muy parecidos, porque tenemos la misma infraestructura, en bicicletas, ropa. Tenemos un poco menos de esa calidad de corredores como lo deben tener el Ineos, ciclistas de potencia, pero contamos con corredores en proceso de crecimiento, que pueden brillar como Connor Swift, ellos lo han traído desde atrás.

¿De qué manera el alto obligado lo perjudicó?

Tenemos un pico de forma bueno, importante, es triste no seguir en carrera, pero es más importante el tema del mundo con el coronavirus. La gente no se lo está tomando en serio y la problemática y las consecuencias pueden ser mayores.

¿Cómo va a cambiar el ciclismo con todo esto?

Está por verse. Intentaremos hacer gimnasio dentro de la casa para seguir entrenando. No sabemos si haremos una segunda cuarentena cuando el Gobierno Nacional tome medidas más rigurosas. Deportivamente todo es incierto.

Lisandro Rengifo
Redactor de EL TIEMPO
LisandroAbel

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.