Nairo, a reventar el Alpe d’Huez

Nairo, a reventar el Alpe d’Huez

El colombiano perdió 43 segundos con Froome y ya está a un minuto 51 segundos. 

¿Por qué Colombia produce los mejores ciclistas del Continente?¿Por qué Colombia produce los mejores ciclistas del Continente?
Nairo Quintana

Bettini-Prensa Movistar Team

Por: DEPORTES
18 de julio 2018 , 11:29 p.m.

Los grandes deportistas de la historia han logrado esta distinción no solo por ser unos superdotados, sino que su mentalidad avasalladora los hace lograr hitos que para cualquier mortal se hacen imposibles de conseguir. El ciclista colombiano Nairo Quintana parece, otra vez, tener la soga al cuello en este Tour de Francia, pero hoy sus piernas, sus fuerzas, su pensamiento ganador tiene una oportunidad para revertir la incómoda situación de estar perdiendo tiempo en la clasificación general y volver a escribir, con sus pedalazos, una proeza en el mítico Alpe d’Huez.

Su misión, como la de todas las carreras en la que busca el título es atacar, atacar y atacar… El ayer y el tiempo perdido es cosa del pasado. Es claro que Nairo y el resto de favoritos sucumbieron frente al terrateniente del ciclismo Chris Froome, que con un cambio de ritmo, animado por sus buenos números del potenciómetro y Dan Martin, su aliado ‘casual’, los dejó sembrados en el ascenso a La Rosière. Nairo no se echó la persecución sobre Froome, no tenía por qué llevarse el peso si al lado estaban hombres que luchan por la general como Romain Bardet y Primoz Roglic, por eso decidió levantar el pedal, ante la insistencia de que los otros pusieran ritmo. La etapa la ganó Geraint Thomas, quien es líder, pero en el Sky trabajarán para Froome, eso es claro.

Hoy debe ser el día ‘N’, la jornada de Nairo. Es la oportunidad de rememorar la hazaña de Lucho Herrera, en el Tour de 1984, cuando dio un golpe autoridad en el mítico Alpe d’Huez para dejar en el camino a Laurent Fignon.


Carrera inteligente

Nairo tendrá que remontar desde atrás y para eso deberá hacer una carrera inteligente. Serán 175,5 kilómetros en los que se pasará por la Col de la Madeleine (puerto fuera de serie), Lacets de Montvernier (segunda categoría), Col de la Croix de (fuera de serie) hasta comenzar a subir el monstruoso Alpe d’Huez. Este será el segundo final en ascenso del Tour de los tres diseñados y no hay que esperar. El Alpe d’Huez pondrá final a la trilogía de etapas alpinas, esas que relegaron a Rigoberto Urán a perder más tiempo y opciones de luchar por el podio.

Hay que llegar a pie de puerto con el grupo de favoritos y demostrar la buena condición a la que llegó a este Tour, reduciendo los días de competencia para estar en buena forma, algo que repitió una y otra vez en la rueda de prensa en Bogotá antes de viajar a ultimar su puesta a punto para la carrera francesa. La clave más importante es ¡ATACAR! Así, en mayúscula. Para bajar esa diferencia que le tienen sus rivales es lo único que puede ser. En el Alpe d’Huez él lo sabe hacer y de todas las formas. En corto, en largo, desgastando, moliendo. La etapa no será distinta a la de ayer. Sky poniendo paso y Froome a la expectativa, buscando el momento ideal para el ataque, mientras que Nairo debe ir de frente.

Será un ascenso de 13,8 km con rampas promedio del 8,1 por ciento. Los primeros kilómetros pueden ser para él. Con una inclinación bastante complicada y rampas hasta del 11 por ciento, es un escenario para iniciar su remontada intentando quedar mano a mano con Froome. Este tipo de ataques los realizó en el 2015 cuando lo intentó una y otra vez hasta que a falta de 9 km soltó a Froome. Ese día fue segundo por detrás de Thibaut Pinot, y le restó a Froome un minuto 26, contando la bonificación.

Pero también Nairo sabe jugar con las estrategias de sus rivales. En el 2013, cuando asumió el liderato del Movistar por la pérdida de tiempo de Alejandro Valverde, encaró el Alpe d’Huez con la posibilidad de meterse en el podio. Aguantó los movimientos de Froome y Joaquim Rodríguez, se quedó con ellos y les sacó ventaja, tanto, que descontó un minuto 6 segundos.

Y es que a mitad del puerto se pueden encontrar con rampas del 12 por ciento que juegan a favor de Nairo que a la hora de atacar, lo hace mejor en esos momentos de máxima inclinación y exigencia pura.

Lo que sí no puede dejar es resolver la etapa a su favor en los últimos kilómetros. Aunque a falta de 2 kilómetros para coronar la montaña las rampas vuelven a ser dolorosas, allí no se podría recortar el tiempo necesario.

Esta subida se adapta a las condiciones de Nairo. Él lo sabe y no se da por vencido. Ya sabe lo que es poner a morder el polvo a Froome en las 21 curvas del Alpe d’Huez. Ahí tiene oportunidad de seguir en la lucha, pero debe tirar un pulmón para lograrlo. Nairo deberá reventar esta montaña con sus pedalazos si quiere poner a sonar el himno nacional de Colombia, precisamente, un día antes de que se conmemore el día de la independencia del país. Es la única que le queda.

DEPORTES

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.