Egan Bernal, el primer rey de la Colombia Oro y Paz

Egan Bernal, el primer rey de la Colombia Oro y Paz

En el duelo de segundos les ganó a Nairo Quintana y a Rigoberto Urán, sus acompañantes en el podio.

Egan Bernal

Egan Bernal, ganador de la Colombia Oro y Paz.

Foto:

Santiago Saldarriaga / CEET

Por: JAVIER ARANA
11 de febrero 2018 , 10:49 p.m.

Egan Bernal, el joven tímido que era corto de palabras y que hace unos años, después de ganarlo todo en el ciclomontañismo del país, decidió dar el salto al ciclismo de ruta, ahora habla con calma, con cabeza fría, como pensando bien cada palabra que dice, pero no cabe duda que su mayor virtud para comunicarse está en el poder avasallador de sus piernas.

Este domingo, luego de un final casi inesperado que dejó como ganador de la etapa reina a Dáyer Quintana en la torre Chipre, en Manizales, el zipaquireño de 21 años y reciente campeón de la contrarreloj individual de los Campeonatos Nacionales de Ciclismo, que se disputó hace unos días en Medellín, volvió a mostrar su pasta de campeón al imponerse en la Carrera UCI 2.1 Colombia Oro y Paz, prueba que se definió en los últimos tres km de subida para llegar a la meta y en la que el hijo de don Germán y doña Flor, dos humildes zipaquireños, atacó para quedarse con la camiseta rosa de campeón, además de las distinciones de ser el mejor escalador y el mejor de los jóvenes. Solo se le escapó la camiseta de los puntos, que fue reservada para el antioqueño Fernando Gaviria (Quick Step).

Podio Colombia Oro y Paz

Podio Colombia Oro y Paz: Egan Bernal fue primero, Nairo Quintana llegó segundo y Rigoberto Urán concluyó tercero.

Foto:

Santiago Saldarriaga

Claro que en la penúltima jornada, que finalizó en Salento (Quindío), la joven promesa del Team Sky, mostro su temple y dio evidencia que tenía la talla para pelear por el título al luchar codo a codo con los ya experimentados Nairo Quintana (Movistar), quien salió con el liderato de la carrera; Rigoberto Urán, ganador de esa fracción y Sergio Luis Henao, su compañero de equipo y campeón de la prueba de gran fondo de los Campeonatos Nacionales.

Este domingo funcionó a la perfección la estrategia planteada por Dave Brailsford, mánager general de la formación británica para mover sus piezas y quedarse con la victoria general en un final dramático que se definió por segundos y por las bonificaciones.

"Bueno, estábamos tranquilos en el equipo. Ya cuando se vino el ascenso final, como a unos 15 km de la meta, les dije a los chicos que me sentía muy bien de piernas y que podríamos dar más. Y en esa labor el también joven londinense Tao Geoghgan y Sebas (Henao) pusieron todo su esfuerzo. Nairo y Rigo estaban muy pendientes de Sergio. Y eso me dio un poco de margen para tomar riesgos y así se logró el objetivo", contó Egan en la meta, minutos después de ser consagrado como campeón de la primera carrera 2.1 que se organizó en el país.

Lo que hizo Egan ya no debe sorprender ni a propios ni extraños. En enero logró el título del mejor joven en el Tour Down Under (Australia), se encasilló sexto de la general y finalizó a 20 segundos del Daryl Impey.

Sin embargo, lo más llamativo para el portentoso corredor, llamado a ser el reemplazo generacional de Nairo, es que Egan gana la carrera en la primera competencia de ruta en la que participa en el país. Nunca antes el ciclista de tez tostada y dientes grandes, de 1,76 metros de estatura y ganador el año pasado del Tour de l'Avenir, había competido en un lote de ciclistas en carreteras colombianas en una competencia profesional.

Ya conocía la victoria

Lo había hecho sí en la modalidad de ciclomontañismo, modalidad en la que creció fe la mano del entrenador Pablo Mazuera, quien se dio cuenta del potencial que tenía Egan en la bicicleta. En 2014 el zipaquireño fue medalla de plata en el Mundial de la especialidad que se cumplió en Noruega y al año siguiente fue bronce en el Mundial dr Andorra. Con eso el joven fue dando sus primeros anuncios de lo que ahora es hoy, ya con dos temporadas en el ciclismo de ruta con el equipo Androni, que fue el que la abrió las puertas al Sky.

Egan Arley Bernal

El ciclista colombiano Egan Arley Bernal se quedó con la primera edición de Colombia Oro y Paz.

Foto:

Tomado de @TeamSky

Bernal, en esa formación, ganó la clasificación de los jóvenes en el 2016 en el Tour de Eslovenia, Tour de Bihor y en el Giro del Trentino. El año pasado consiguió ese título en seis ocasiones: Giro della Toscana, Sibiu Cycling Tour, Tour de Savoie, Tour de los Alpes, Coppi e Bartali y Vuelta a San Juan. Y este año ya lleva el alcanzado en Australia y la que ganó este domingo en la Colombia Oro y Paz.

Su solvencia para hablar quizá también se deba a que alcanzó a estudiar, tras lograr el título de bachiller, unos semestres de Comunicación Social y Periodismo, carrera que luego dejó, tempranamente, para dedicarse a lo que sí le despierta la pasión.
Este domingo, él sabía que no tenía mucho por perder y con toda la intención fraguó el ataque final en el que contó con la colaboración de Sebastián Henao.

"El equipo se portó a la altura. Me dieron las alas y pude volar en busca del título. Estoy muy orgulloso de poder ser el primer campeón de esta linda carrera. Ha sido un gran inicio de temporada. El equipo nos da todas las herramientas para cumplir los objetivos, nosotros lo que debemos es pedalear. Ese es el secreto. Hay todo un grupo de personas que se esmeran por hacer su trabajo para que el nuestro también sea el óptimo", explicó.

"Es un chico que nos ha sorprendido gratamente. Hemos conocido aquí a sus padres, a su familia y sabemos que Egan tiene un enorme futuro. Apenas lleva poco tiempo y se ha adaptado a la perfección, gracias a la ayuda de los Henao, que también ha servido para su rápida acomodación en la formación", dijo Xabier Artetxe, su entrenador en el equipo.

Nairo es uno de sus grandes referentes y quizá el modelo a seguir y tras haberlo vencido este domingo en los metros finales en la llegada a Manizales, pues aún lo tiene muy satisfecho.

"Nairo es un tremendo corredor. Lo admiro y es un ejemplo para los nuevos, para la nueva generación de ciclistas que queremos hacer historia", había comentado Egan en el comienzo de la carrera.

Este domingo el impulso que le dieron sus piernas sobre la Pinarello, le bastó para cobrar por ventanilla un premio que ansiaba. Ser el primer campeón de la carrera, en su país. Y lo logró.

Ahora, Egan, poco a poco comienza a escribir su propia historia para ser otro ídolo. De hecho ya lo está haciendo, ayudado en gran parte por el Instagram, su red social favorita, en la que comparte casi a diario sus vivencias con sus seguidores.

"Es importante y gratificante que los seguidores disfrutan al máximo esas imágenes, los videos. Eso me hace feliz y yi debo responderle a una afición que cada día quiere más. Ahí andamos. Sé que esto es de trabajar y entrenar al máximo para dar lo mejor", dijo la promesa hecha realidad en el ciclismo, de la que sabe du equipo que hay que cultivarla y llevarla lentamente. El Sky y Egan lo tienen bien claro.

JAVIER ARANA
Redactor de EL TIEMPO
Enviado especial
En Twitter: @arana_javier

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.