Secciones
Síguenos en:
Las cinco conclusiones que dejó el Criterium Dauphiné
Daniel Martínez

Daniel Martínez (centro), campeón del Dauphiné. Thibaut Pinot, (izq.) segundo, y Guillaume Martin, tercero.

Foto:

Prensa Criterium Dauphiné

Las cinco conclusiones que dejó el Criterium Dauphiné

Primoz Roglic sale como el más fortalecido. ¿Egan, Nairo y Martínez?

Terminó el Criterium Dauphiné con el título de Daniel Martínez, en el último ensayo antes del Tour de Francia, que comenzará el 29 de agosto y terminará el 20 de septiembre, dejando varias cosas claras. Estas son las conclusiones.

1. Primoz Roglic, el imbatible. El corredor esloveno ha competido en cuatro carreras este año, ha ganado dos y en otra fue segundo y se fue del Dauphiné luego de las heridas, tras el accidente del sábado.

Le puede interesar (Las cinco conclusiones que dejó el Criterium Dauphiné)

Aún así será el hombre a batir en el Tour. El líder del equipo Jumbo Visma se impuso en el Tour de L’Ain, con dos etapas, y en el Dauphiné mostró autoridad, con victoria de etapa y un dominio contundente hasta que decidió irse por precaución.

Lo que ha hecho confirma que está listo, que en estas dos semanas le tocará mantener un ritmo de trabajo para llegar a la salida del Tour en unas excelentes condiciones para afrontar su máximo objetivo, además de cuidar su estado físico, tras la caída.

Roglic se muestra imbatible, nadie le puede ganar, pero lo cierto es que tampoco lo han exigido. Nadie le ha ‘puesto la ´pata’, no lo han atacado de lejos, donde le duele y en este Dauphiné eso quedó en el aire, estuvo a la defensiva.

Cuando le tocó atacar, pues lo hizo en los dos kilómetros finales, solo en el remate de las etapas en las que aprovechó su potencia, ganó y sacó segundos importantes. En la general las diferencias no fueron muchas mientras estuvo.

Le puede interesar: (¡Espectacular! Daniel Martínez es el campeón del Dauphiné)

A su lado, buena carrera de Thibaut Pinot y Guillaume Martin, pero en la jornada final no se vieron bien y fueron superados por la regularidad de Martínez. Mikel Landa venía bien, pero el domingo pasó su día malo. Pinot tuvo una buena opción de ganar el Dauphiné, pero le costó, no pudo seguirle la rueda a Martínez.

2. Egan Bernal va con calma. Mientras estuvo en la competencia se mantuvo cerca de Roglic, de los demás rivales que se va a encontrar en el Tour, incluso, a algunos los alejó, pero no es el Bernal que se quería ver.

No cabe duda de que le faltó, que está más debajo de Roglic, tras la victoria en la Ruta de Occitania y su buen comportamiento en el L’Ain, pues en el Dauphiné debería de estar mejor, pero no fue así. Siempre que Roglic apuró el paso en el final de las etapas Bernal no estuvo a su lado, cedió metros, por lo que inquieta.

El sábado no partió para la cuarta etapa debido a unos dolores de espalda, más bien en el Ineos decidieron que no corriera más y se dedicara a bajar las cargas para no arriesgar su salud para el Tour.

No tenía sentido seguir con no se encontraba bien. Le quedan dos semanas para superar este problema y afrontar la defensa del título en el Tour. Si bien se vio por debajo de Primoz Roglic, tampoco las diferencias fueron abismales y para preocuparse. No probó, no atacó, así que las circunstancias fueron diferentes.

3. López y Martínez, con ritmo. Ninguno tiene un equipo fuerte, eso se vio, por eso este Dauphiné para ellos fue una buena prueba y respondieron solos, sin ayuda. La útlima jornada fue clave y Daniel se vio mejor, con más fondo, mientras ‘Supermán’ mostró que no tiene el golpe de pedal y lo está tratando de encontrar.

La pelea

Primoz Roglic y Egan Bernal, los dos favoritos al Tour de Francia.

Foto:

EFE

Se dedicaron a ir a rueda, a aguantar con el fuerte paso de Jumbo Visma, pero sin intentar nada. Ya cuando Roglic no estuvo la carrera se abrió y se vieron peleando el título, el que le correspondió a Martínez.

Nairo Quintana se ve bien, aguantó el paso, al igual que López, quien no arrancó de la mejor manera en Occitania ni en el desafío al Mont Venteux, pero que poco a poco agarra el ritmo. Al menos llegó con los mejores, pero en la jornada final sucumbió, perdió la rueda y optó por vararse, según él, para no forzar la rodilla, tras el accidente de comienzos de julio en Colombia. Daniel Martínez confirmó sus progresos y el título le da alas para pensar en una excelente participación en el Tour.

4. Jumbo ganó el pulzo. Ineos no se vio. No solo perdió a su líder, Egan Bernal, sino que siempre se vio abajo y borrado por el Jumbo Visma, mientras Roglic estuvo en carrera.

Están mirando el equipo que van a llevar al Tour y seguro que desde el 29 de agosto no será así. La escuadra de Roglic se mostró imbatible, nadie podía con el ritmo, ese bloque cerró toda la opción de ataques en el ascenso, una velocidad de la que es imposible salir.

Tom Dumoulin, ojo con él, como gregario cumplió y terminó en la general en la octava casilla. Steven Kruijswijk, hasta que se cayó iba bien.

Wout Van Aert, Robert Gesink y Tony Martin fueron unas fieras para defender a su líder, para no dejar que nadie le hiciera daño. Solo les falta confirmar esa superioridad en el Tour. ¿Lo harán? Ineos dejó muchas preguntas en el aire, las que esperan resolver de acá al 29 de agosto.

Le puede interesar: (Análisis: las razones por las que Roglic es el dolor de cabeza de Egan)

5. Mucha irregularidad. Hubo corredores que no habían dado la cara en el 2020, tuvieron la oportunidad de mostrarla en el Dauphiné, lo hicieron, pero con altibajos, propio de una temporada atípica y que presenta sorpresas.

Tadej Pogacar no estuvo a la altura en los primeros días y por eso al final le faltó para luchar por la general. Se sacudió el domingo, pero se vio por debajo del campeón. Lo claro, no fue regular y le falta para el Tour. Terminó de quinto.

Romain Bardet se ‘aprovechó’, como los demás, de las bajas de Roglic, Bernal, Nairo y Landa para subir en la general, pero no fue constante y sufrió en la alta montaña en la que no hubo ataques fuertes.

Alejandro Valverde y Enric Mas están metidos en ese lote, el grupo en el que quedaron en deuda y con serias dudas para el Tour. Adam Yates tampoco respondió, se vio muy debajo de su nivel, pero acusó enfermedad. Rigoberto Urán no está bien y trata de coger ritmo para el Tour. Sergio Higuita se cayó y pudo estar más arriba, pero decidió solo terminar, coger un segundo aire.

Lisandro Rengifo
Redactor de EL TIEMPO
@lisandroabel

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.