Nace la leyenda de Chris Froome con el título del Giro de Italia

Nace la leyenda de Chris Froome con el título del Giro de Italia

Campeón vigente de las 3 grandes. Caso por ‘muestra adversa’ en control de dopaje no se ha resuelto.

Chris Froome

Chris Froome, pedalista británico.

Foto:

Tomado de @GirodItalia

27 de mayo 2018 , 07:18 p.m.

Chris Froome ya es una leyenda. Con el triunfo del Giro de Italia, el primero en su palmarés, hace parte del selecto grupo de los pedalistas que han ganado Giro, Tour y Vuelta, un premio a un hombre que no se dio por vencido, que cuando tuvo el agua al cuello y todo en contra, se sacudió y puso contra las cuerdas a sus rivales, los enfrentó, los retó y los derrotó.

El nombre del británico de 33 años desde este domingo está al lado de monstruos como Eddy Merckx, Jacques Anquetil, Bernard Hinault, Felice Gimondi, Alberto Contador y Vincenzo Nibali, quienes también son leyendas y hacen parte de una gran historia, de esas que son difíciles de labrar.

Froome ganó el Tour, la Vuelta y el Giro en solo 10 meses, de forma consecutiva, aunque el título de la ronda ibérica está en veremos, porque aún no se resuelve su resultado adverso en un control de dopaje con salbutamol, un gran interrogante que ha llevado a los aficionados a insultarlo y a dudar de que sus victorias hayan sido limpias.

“Tengo la conciencia tranquila en este instante y mis resultados se conservarán. No hice nada malo, dijo Froome sobre el tema.

Por ahora, y mientras se da un veredicto, Froome ha ganado cuatro veces el Tour, una vez la Vuelta y se coronó campeón del Giro con una gran diferencia de sus últimas victorias, porque nunca lo había hecho atacando a 80 kilómetros de meta, cuando les clavó a sus rivales tres minutos y más para apoderarse del liderato.

“Ganar las tres grandes, pues es algo increíble para cualquier ciclista y hacer eso en solo 10 meses, pues es mucho más increíble todavía”, dijo Froome.

Son gestas que solo las hacen los grandes, esos como Merckx, Anquetil, Hinault, Gimondi, Contador y Nibali, quienes encima de su bicicleta han minimizado sus problemas físicos y psicológicos para ganar, la máxima esencia del ciclismo.

Primer objetivo cumplido

Froome se trazó un objetivo en este 2018: ganar el Giro y el Tour, y ya logró el primero, aunque no sabe si correrá en Francia, pero ya se puede dar el lujo de tener en su palmarés las victorias de las generales de las únicas competencias de tres semanas del planeta.

La primera semana de Froome en el Giro no fue buena, la terminó a 2 min 27 s de Simon Yates, el sólido líder, y a 1 min 52 s de Tom Dumoulin, su gran rival.

En la segunda parte de la competencia, el británico reaccionó, ganó la etapa del Zoncolan, mostró recuperación, pero quedó más lejos, pues lo separaban 4 min 52 s de Yates y 2 min 42 s de Dumoulin, por lo que cedió terreno en la lucha por el título y casi que se lo descartó en la pelea. ¡Error!

Sus rivales lo dejaron vivir, no le dieron el gran golpe y él se frotó las manos, aprovechó el papayazo. En la crono de 34 km perdió solo 13 segundos con Dumoulin, su gran contrincante, y quedó a 2 min 54 s del holandés, quien era la referencia.

Llegó el gran día, el de la Bardonecchia, la etapa reina, la que planificó meses antes, en la que se encargó de darle la vuelta a la general, ponerse la camiseta rosada, que mantuvo hasta el final, con una actuación de un superhumano, de un hombre que no es de este planeta.

“Estoy que no me lo creo, alguien me tiene que pellizcar, seguro. Tengo que decir que siempre había tenido algo de miedo al Giro, porque es diferente a las demás. Estar de campeón es de no creer, sencillamente, espectacular”, precisó Chris Froome, el primer británico en obtener la victoria en la mejor competencia de Italia.


Es su sexto triunfo en una grande, ya tiene cuatro victorias en el Tour, uno en la Vuelta y el del Giro, para agigantar su palmarés.

Además, fue el décimo podio en esas mismas competencias y en su hoja de vida figuran 45 triunfos, algo que certifica que es una leyenda.

Su victoria la hace mucho más significativa Tom Dumoulin, el que lo escoltó en la general, el holandés que llegó por su segundo título y tuvo que rendirse a los pies del británico, que ya es una leyenda.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @LisandroAbel

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.