Secciones
Síguenos en:
Análisis: los puntos claves del primer asalto entre Egan y Roglic
Roglic y Egan

Primoz Roglic, (izq., campeón), y Egan Bernal, segundo, en el Tour de L'Ain.

Foto:

EFE

Análisis: los puntos claves del primer asalto entre Egan y Roglic

FOTO:

EFE

La batalla se vivió en el Tour de L’Ain.

Primoz Roglic ganó dos etapas y fue el campeón del Tour de L’Ain, dejando a los colombianos Egan Bernal y Nairo Quintana con el segundo y el tercer puesto del podio, confirmando que será el rival por batir en el Tour de Francia, del 29 de agosto al 20 de septiembre.

L’Ain fue un buen termómetro para la cita del Tour, fue una buena medida para saber en qué condiciones estaba Roglic y la reacción de Bernal y de Quintana, y varias cosas quedaron claras, pero no son definitivas de cara a lo que viene.

Le puede interesar: (¿Por qué no ganó L’Ain? Egan respondió, claro y contundente)

El equipo Jumbo Visma se armó este año para ganar el Tour, y sí que lo tienen en la mente. En L’Ain nos dimos cuenta de que llegó la vacuna para el Ineos, una escuadra que dominaba a su antojo las carreras, pero que se ha encontrado con Roglic y sus compañeros, quienes los pusieron contra la pared.

Las imágenes de un Ineos dominante que pone el bloque al frente del grupo y no deja salir a nadie cambiaron, ahora el que hace ese trabajo es el Jumbo Visma, en otra lucha deportiva que se verá en el Tour.

L’Ain sirvió para dejar en claro que Roglic y Egan son los líderes de sus equipos y que los demás se dedicarán a buscar un cupo en el escuadrón para el Tour.
Ambos ponen a temblar a los demás favoritos al Tour. También se sabe que Ineos no tiene la escuadra para el Tour conformada, la está buscando, mientras que el Jumbo sí, y hace rato.

Nairo Quintana

Nairo Quintana fue tercero en el Tour de L'Ain.

Foto:

Prensa Nairo Quintana


Los británicos no presentaron lo mejor de su nómina en L’Ain, mientras que Roglic los tuvo a todos: Dumoulin, George Bennett y Kruijswijk; no hay secretos, y ellos estarán con el esloveno desde el 29 de agosto. Geraint Thomas tendrá su casilla en Ineos, pero por lo visto irá a trabajar.

Chris Froome no la tiene clara, y en estos momentos su cupo no es fijo; que no lo citen para ir no será noticia, no anda bien y al Tour necesitan llevar a los mejores para tratar de reeditar lo hecho en los últimos cinco años. Froome está más afuera que adentro. Eso está claro.

El Jumbo tiene ese camino mucho más ajustado a la realidad. Tom Dumoulin trabajó para su líder, L’Ain era su primera competencia después de un año inactivo, y eso se paga.

Steven Kruijswijk, tercero en el Tour el año pasado, será otro que irá a proteger a Roglic; no tienen nada que hacer frente al nivel de su líder, a no ser que desentone.

Nairo va bien. No tiene equipo, y en esas etapas de montaña serán duelos cara a cara y espera recuperar esa chispa del ciclista atacante para llevarla al Tour, pero el boyacense cuenta con una forma que lo puede llevar a pelear un cupo entre los cinco mejores.

Quintana sabe que le toca lidiar solo contra las demás gigantes de la bicicleta,
y tiene los argumentos para hacerlo, falta ver si tendrá las piernas para responder, pero por lo delineado en los últimos días estará en la pelea.

Este ‘entrenamiento’ en L’Ain sirvió para tantear cómo están las dos grandes escuadras que van a luchar por el título en el Tour, qué nivel hay y cómo van con miras a la carrera.

Egan midió a Roglic, que ya se dio cuenta de cómo está el colombiano, tras la Ruta de Occitania. Bernal no se vio bien en la subida final de la última etapa, pero mientras cerraba el grupo sus compañeros llevaban el ritmo del lote; si no estuviera bien, no lo habrían hecho.

Varias veces Egan fue a cola del pelotón, Roglic lo fue a buscar en un par de ocasiones, y al final, cuando se pensaba que Bernal no tenía con qué, atacó al esloveno, que respondió con triunfo parcial y el título.

los llamados a salir con algo en L'Ain eran los del Jumbo; todos los ojos del ciclismo estaban puestos en ellos, y respondieron

Mientras el colombiano no tenía ninguna necesidad de demostrar en qué momento está, pues ya lo hizo en Occitania con el triunfo de etapa y el primer lugar en la general, los llamados a salir con algo en L’Ain eran los del Jumbo; todos los ojos del ciclismo estaban puestos en ellos, y respondieron. Egan simplemente debía estar con ellos, no era una obligación ganarles.

No hay afán. No había por qué mostrar las cartas en L’Ain, la meta está en el Tour, allá es donde hay que sacar el mejor repertorio, por eso no sorprende lo que pasó en este examen, que claramente dominaron el Jumbo Visma y Roglic, quienes necesitaban de esa carta de presentación.

Sin embargo, nada está escrito para el Tour, y eso cuenta para todos. Faltan 20 días para el comienzo de la gran verdad, pero, sin duda, ya se ve algo en el horizonte. El Critérium Dauphine, desde pasado mañana, será el último ensayo, y el camino será mucho más claro.

Allá estarán no solo los que terminaron en L’Ain, lo hará el 90 por ciento del lote que irá al Tour, por ello será muy importante conocer cómo están los demás, pero lo cierto es que Ineos y Jumbo Visma muestran la mejor cara y que a Egan y a Roglic no será fácil sacarlos de rueda.



Lisandro Rengifo
Redactor de EL TIEMPO
@lisandroabel

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.