Alejandro Valverde, de contemplar el retiro al título mundial

Alejandro Valverde, de contemplar el retiro al título mundial

Después del accidente del Tour 2017 pensó que la carrera se le acababa.

Contrastes

Alejandro Valverde en la clínica, tras su operación en julio del año pasado. Y, como campeón mundial de ruta, 15 meses después.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

Por: DEPORTES
01 de octubre 2018 , 08:25 p.m.

El primero de julio del 2017 fue un mal día para el nuevo campeón mundial de ciclismo, Alejandro Valverde.

El Tour de Francia se inauguraba con una contrarreloj individual de 14 km en Düsseldorf (Alemania), pero el piso mojado lo mandó al suelo, la bicicleta derrapó y el ciclista del Movistar fue a parar contra las vallas.

De inmediato fue llevado en ambulancia a un hospital cercado, fue examinado y el resultado no fue alentador: se rompió la rótula, el astrágalo y el calcáneo, todo, a sus 37 años, lo que lo obligó a pensar que la carrera se le acababa.
Fue sometido a cirugías y dos semanas después reapareció.


“Desde el momento en que me caí sabía que era grave. No me veía la lesión en la tibia, pero sí me veía la rodilla y sabía que tenía mala pinta, estaba totalmente destrozada. Ahí pensé que se acababa mi carrera deportiva.
Fueron pasando las horas, fui conociendo lo que realmente tenía y ya pasaba a ser consciente de que la caída era muy grave, pero que a la vez tenía buena recuperación. Lenta y con mucho trabajo, pero con la tranquilidad de saber que puedo volver a lo que fui antes”, señaló en esa ocasión.

Yo pensaba en Düsseldorf que se había acabado mi carrera deportiva

Nunca se conoció el tiempo de recuperación, los médicos no informaron nada, lo único que se supo era que la temporada del 2017 había terminado para él y que iniciaría el proceso de estabilizarse lo más tranquilamente posible.
Sin embargo, 208 días después, el pedalista español volvió a las carreteras, lo hizo en los tres trofeos de la Challenge a Mallorca.

“Es bueno tener todavía nervios, eso significa que sigo viviendo el ciclismo con pasión”, precisó el español en esa ocasión.

La recuperación fue asombrosa, como dijo uno de los médicos que lo atendió, Jesús Hoyos, al diario El Mundo.

“La recuperación ha sido asombrosa. Los rehabilitadores que han estado con él se sorprendían, porque Alejandro siempre les daba mucho más de lo exigido. Si le pedían que moviera la rodilla 45 grados, él llegaba hasta los 60, si le pedían 15 flexiones, él hacía el doble”, señaló el galeno.

Y agregó: La valla me cortó la piel y hasta se veía el hueso de la pierna”, dijo Valverde.
Ángel Villamor, traumatólogo y director médico de la Clínica iQtra Medicina Avanzada de Madrid, habló antes de la reaparición del ciclista. “Para ellos fracturarse la rótula es delicado porque una de las funciones fundamentales de este hueso es aumentar la eficacia del cuádriceps femoral, el músculo más voluminoso y potente del sistema locomotor y que es básico para el pedaleo, porque propulsa la cadena de movimiento. El cuádriceps se atrofia rápidamente cuando hay una lesión de este tipo y tiende a mantenerse atrofiado”, declaró el médico.

Fue 14 en el Tour y quinto en la Vuelta a España, pero sabía que tenía al frente una gran opción de ser campeón mundial, esta vez en Austria. Y lo hizo. El domingo pasado ganó el oro, un metal que 15 meses atrás era utópico, en el que no pensaba en julio pasado, porque lo primero era volver a caminar bien y montar en bicicleta.
“Después de la caída ya era un regalo. Yo pensaba en Düsseldorf que se había acabado mi carrera deportiva. Y volver, ganar 14 carreras, ser campeón del mundo... todo es un regalo”, dijo un Valverde emocionado.

Sin duda, es el mejor triunfo de su carrera, pues había buscado el título mundial varias veces. En cuatro ocasiones fue bronce y en dos,
plata, pero le faltaba el oro, el que logró en Austria.

“Cada día que pasaba de mi recuperación la confianza aumentaba. Cuando estaba en el hospital me animaron de que podía por lo menos montar en bici. Ni en mis mejores sueños pensaba en la temporada que he hecho”, dijo.

Hoy goza de felicidad. A sus 38 años puede decir que la labor está cumplida, pero los que lo conocen advierten que no dará su brazo a torcer, que no se quedará con el título mundial y que seguirá encima de la bicicleta, buscando otras victorias, con el mismo valor, sufrimiento y sacrificio con el que superó el incidente del Tour de Francia del año pasado, cuando creía que su carrera había terminado.

DEPORTES

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.