Religiosos incluyentes conforman la resistencia

Religiosos incluyentes conforman la resistencia

Desde religiosos mormones hasta católicos romanos también defienden los derechos de las minorías.  

cristianos gays

Movimientos religiosos de resistencia demuestran que la religión puede ser incluyente.

Foto:

iStock

Por: Unidad de Datos
16 de agosto 2019 , 11:32 a.m.

Los movimientos religiosos que se han vinculado con la política en Colombia, abogando por la familia y la defensa de los valores, no representan a toda la comunidad cristiana. Desde miembros de la religión mormona hasta integrantes de la iglesia católica romana buscan la defensa de los derechos de las minorías y nacen como respuesta a la falta de representación pública de sus ideales.

Un pastor gay

RedConciliarte es un grupo ecuménico en el que actualmente participan 80 personas. Jhon Botia, director, es pastor hace 17 meses en la iglesia Príncipe de Paz y es abiertamente gay.

Jhon
Foto:

Jhon Botia celebrando un culto

El culto en su iglesia es celebrado por él, aunque cualquier persona está invitada a hacerlo, incluso en ocasiones está a cargo de su pareja Fabio Meneses. En la entrada de su iglesia reza la siguiente consigna: “Somos una comunidad de puertas, corazones y mentes abiertas” y a pesar de que la comunidad es pequeña, aproximadamente 30 feligreses, todos los asistentes están de acuerdo con los principios inclusivos con los que el pastor dirige la iglesia.

Estos principios también están alineados con el propósito de RedConciliarte, que es articular esfuerzos con otras organizaciones para reconciliar la fe con la orientación y la identidad sexual de los creyentes por medio de la educación.

Jim Hudson, miembro de la Iglesia Unida de Canadá y delegado de la misma en Colombia hace énfasis en la necesidad que tienen los movimientos cristianos a favor de la diversidad sexual y los derechos de las minorías de ocupar un espacio en la esfera pública. “Que hayan grupos o iglesias religiosas que no manejen un discurso homofóbico es algo que se debe celebrar”, dice.

No importa la orientación sexual

Otra comunidad religiosa que trabaja por los derechos de la población LGBTQ es Afirmación. Este es un grupo internacional de miembros pertenecientes a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días, también conocida como la Iglesia mormona. Se creó hace 40 años, actualmente cuenta con más de 100 mil miembros a nivel internacional y 86 miembros a nivel nacional.

El propósito de Afirmación, según su director ejecutivo internacional John Gustav-Wrathall, es luchar por la fe y por la eliminación del rechazo religioso en sus comunidades que en muchas ocasiones puede manifestarse con la excomulgación o incluso con la separación familiar a causa de la orientación sexual.

De acuerdo con el presidente de Afirmación Colombia, Carlos Castillo, una de las problemáticas más apremiantes vinculadas al rechazo religioso es el suicidio, por ellos los talleres de prevención de suicidio son una actividad clave en Afirmación.

Desde la lucha social por la educación en diversidad sexual, Afirmación ha logrado que los líderes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días donaran al grupo 25 mil dólares el año pasado para actividades de prevención de suicidio. “La iglesia no acepta su responsabilidad en esa problemática pero usa a Afirmación para hacer su obra social contra el suicidio”, explica Jairo González, vicepresidente de Afirmación Internacional.

La iglesia mormona reconoce que Afirmación tiene mejores herramientas para enfrentar la problemática del suicidio

Gustav-Wrathall asegura que el desconocimiento y la falta de información son los móviles de los grupos religiosos que buscan con la política reprimir los derechos de las minorías. Menciona que en el 2008 se llevó a cabo un referendo en los Estados Unidos llamado Proposición 8, con el fin de cambiar la constitución del estado de California para que no fuera posible el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

La Iglesia mormona, a pesar de que generalmente no interviene en política, apoyó la campaña a favor de Proposición 8 y contribuyó a que ese referendo triunfara. “Hoy en día, 11 años más tarde, muchos mormones que apoyaron esta campaña están arrepentidos y son nuestros aliados. El jefe de la campaña a favor de Proposición 8, hoy es miembro directivo de Afirmación”, comenta Gustav-Wrathall.

La comunidad mormona también busca levantar su voz por medio del grupo internacional Mama Dragons. Este grupo está conformado por madres mormonas, pero está abierto a madres de cualquier religión y tiene por misión apoyar, educar y empoderar a las madres de hijos e hijas pertenecientes a la comunidad LGBTQ, así como también reducir los índices de depresión y suicidio.

Afirmación

Conferencia Anual Nacional de Afirmación Colombia

Foto:

Válery Serrano

Celia Vasquez, es una madre mexicana delegada de Mama Dragons en la Conferencia Anual Nacional de Afirmación Colombia, celebrada del 31 de mayo al 2 de junio de 2019 en Bogotá. Vásquez compartió las actividades de formación en colegios y con líderes, además apoyó a madres que tienen que enfrentarse al reto de criar hijos de la población LGBTQ, al tiempo que desempeñan una labor religiosa en sus iglesias.

Rocío, quien asistió con Luna, su hija trans de 7 años, celebró la creación de estos movimientos en “esta sociedad en la que incluso la maestra de religión de mi hija, la rechaza”. En el evento también se resaltó la existencia de una red de madres Wayú que apoyan la diversidad de sus hijos pertenecientes a esta etnia indígena.

La iglesia te fuerza a adoptar comportamientos, te hace conformar familias que no quieres y para una persona vulnerable la solución es el suicidio, aunque la iglesia no lo reconozca

Por otra parte, la comunidad religiosa Adventista del Séptimo Día también participa con el grupo Kinship, un colectivo internacional que promueve un espacio seguro para la comunidad LGBTQ que profesa la fe adventista. Desde el 2016 Kinship llegó a Colombia.

Yohny Ochoa, presidente de Kinship Colombia comenta que actualmente la comunidad cuenta con 250 miembros a nivel nacional y que sus actividades se centran en la promoción de la educación en diversidad sexual y todos los temas relacionados, como por ejemplo el suicidio por causas de discriminación en la comunidad religiosa. “La iglesia te fuerza a adoptar comportamientos, te hace conformar familias que no quieres y para una persona vulnerable la solución es el suicidio, aunque la iglesia no lo reconozca”, comenta Ochoa.

Kinship, a través de su presidente en Colombia rechaza enfáticamente que la iglesia adventista se involucre en política, ya sea para apoyar leyes en contra de los derechos de la población LGBTQ o a su favor y asegura que la política del país debe permanecer laica.

Las sacerdotisas católicas

La fe católica también se suma a la lucha de los movimientos religiosos por los derechos de las minorías. Judith Bautista es una mujer ordenada sacerdote desde el 2014. Pertenece a una rama disidente de la iglesia católica comprometida con la igualdad de derechos de las mujeres tanto en la política como en la religión, así como también la defensa y la inclusión de la población LGBTQ y las minorías étnicas y las negritudes.

Actualmente hay 700 mujeres ordenadas sacerdote a nivel mundial y 5 de ellas están en Colombia. La sacerdote Bautista y su comunidad realizan talleres de aprendizaje sobre la diversidad sexual, conocimiento de ETS, entendimiento de las lecturas bíblicas con enfoque inclusivo y prevención del suicidio. “Es un activismo académico, por ejemplo con las cartillas, en redes promovimos información de que las cartillas que circulaban no eran reales. Sobre las lecturas bíblicas enseñamos que en la biblia no hay palabras en hebreo que correspondan a la definición actual de homosexual”.

A diferencia de Kinship, el movimiento del que Judith es parte sí tiene intenciones de generar una influencia política y sus miembros mantienen conversaciones con líderes políticos acerca de lo problemas de la comunidad.

Todos estos movimientos conformados por miembros activos de las comunidades religiosas, a pesar de tener diferencias en sus credos, concuerdan en su lucha y aseguran que la representación que tienen en la política no es adecuada. Por ello afirman que seguirán luchando desde la religión para cambiar los imaginarios erróneos que conectan la religión con la represión. 

Sacerdotisa

Judith Bautista, sacerdotisa católica

Foto:

Válery Serrano

UNIDAD DE DATOS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.