¿Cuántas tumbas de hinchas del fútbol hay en Bogotá?

¿Cuántas tumbas de hinchas del fútbol hay en Bogotá?

En los cementerios Central, del Norte y Apogeo se pueden ver lápidas alusivas a siete equipos.

Tumbas de futboleros

Decorar las tumbas con colores, consignas y banderas de los equipos en una práctica común en los cementerios de Bogotá.

Foto:

Ana Puentes

Por: Ana Puentes
14 de agosto 2018 , 05:59 p.m.

Si usted contara, una a una, las lápidas que llevan escudos, colores e imágenes alusivas a equipos de fútbol en Bogotá, se sorprendería con la cifra. Tan solo en tres de los cementerios más grandes de la capital: El Central, el del Norte y Jardines del Apogeo, es posible contar 463.

Por supuesto, si se sumaran los difuntos de los camposantos del Sur, el de Bosa o el de Usaquén, la cifra sería mucho más grande.

Hagamos cuentas
Tumbas de futboleros

Aunque la mayoría de las tumbas sean de jóvenes, no todas son por muerte violenta. Varios de ellos murieron en accidentes o circunstancias distintas.

Foto:

Ana Puentes

El cementerio con más hinchas sepultados es El Central. Con 211 lápidas contadas tan solo en las bóvedas exteriores.

Aunque, si por proporciones fuera, el Cementerio del Norte, que es mucho más pequeño, tiene más de estas tumbas: 151.

Finalmente, Jardines del Apogeo alcanza las 151 criptas sin contar los del jardín central.

Si a equipos se refiere, Millonarios Fútbol Club es el que más aficionados tiene en tribunas de mármol blanco: 238. Esto es más del 50 % del total de hinchas encontrados en los tres cementerios. Le siguen los de Atlético Nacional (111) e Independiente Santa Fe (71).

No hay una cifra oficial de cuántos hinchas han fallecido por muerte violenta en los últimos años. Alexánder Castro, sociólogo, investigador del papel del “aguante” en las hinchadas y aficionado de Millonarios, lleva un conteo basado en recortes de prensa para su trabajo. Según Castro, entre 2004 y 2017 hay una cifra parcial de 135 muertos por riñas entre barras.

Entre 2004 y 2017 hay una cifra parcial de 135 muertos por riñas entre barras

Sin embargo, no todos los muertos están ahí por fenómenos de violencia. “Son aficionados que pidieron ser enterrados con los colores de su equipo”, explica Alejandro Villanueva, investigador de temas de barrismo y fútbol que ha consignado en libros como Mi segunda piel, y agrega: “parte de un homenaje supone llevar los escudos, los colores y los símbolos de un equipo de fútbol hasta su última morada”.

¿Por qué sucede esto?
Tumbas de futboleros

Sus tumbas son algunas de las más visitadas y cuidadas. Amigos y familiares los visitan con regularidad y preservan los colores de sus equipos.

Foto:

Ana Puentes

Según Villanueva, el fútbol es un proceso identitario y, por tanto, los colores, banderas y cantos marcan profundamente a sus hinchas. Al punto de llevar su afición hasta la tumba.

“Sus familias y amigos hacen posible, sin juzgarlos, que ellos sean enterrados con sus camisetas, zapatos deportivos, banderas, estandartes y ‘trapos’ con los que asistieron al estadio”, asegura.

Grabar el escudo del equipo en toda la lápida vale 50.000 pesos, una versión más pequeña en el florero cuesta 10.000 y poner el rostro del hincha 80.000 más.

Alexánder Castro explica que este tipo de actos significan una identificación total con el equipo. “Es incluso, un aguante más allá de la muerte. Cuando los hinchas fallecen dicen que irán a la lateral del cielo, que seguirán apoyando desde la lateral del cielo”, comenta.

Y el homenaje continúa desde el mundo de los vivos. Las tumbas de los grandes aficionados al fútbol son algunas de las más visitadas y cuidadas.

Familiares y amigos visitan a sus seres queridos con la camiseta puesta, especialmente en los días de partido y cuando el fallecido cumple años. También en los aniversarios de los equipos es más frecuente encontrar hinchas en el cementerio.

Tocan sus tumbas y llaman a sus muertos para contarles cómo va la familia, qué es de su equipo. Algunos les ofrecen una copa de aguardiente o les soplan algo de marihuana.

Además, en las afueras de los cementerios, los negocios ofrecen servicios y productos. Grabar el escudo del equipo en toda la lápida vale 50.000 pesos, una versión más pequeña en el florero cuesta 10.000 y poner el rostro del hincha 80.000 más. También se comercializan pequeños escudos de mármol, se reproduce el rostro del fallecido, se venden pegatinas de los equipos, tiras de plástico con mensajes para hinchas, flores temáticas, entre otros accesorios.

Reducir las cifras
Tumbas de futboleros

No todas las tumbas corresponden a hinchas jóvenes. En el Cementerio Central se pueden encontrar incluso algunas de los años 40 y 50. 

Foto:

Ana Puentes

Algunas de las tumbas, especialmente aquellas que pertenecen a jóvenes, indican que algo no anda bien en la afición futbolera. Las barras bravas de Bogotá aparecen durante los años 90 y viven su época más violenta a principios de la década del 2000.

Algunas de las iniciativas más reconocidas que buscaban disminuir las agresiones surgieron por esta misma época. Goles en Paz, liderada por el sacerdote Alirio López y por Alirio Amaya, fue el referente más importante.

La campaña de esta administración se llama Más Goles, Más Vida y adelanta actividades con líderes barristas y asistentes a los encuentros.

La política pública para el goce responsable del fútbol nació como una legislación que pensaba en los hinchas y sus territorios. “En 2009 aparece la Ley 1270 de 2009, una política basada en los derechos que salen del estadio”, explica Alirio Amaya, uno de sus gestores.

Según Amaya, los conflictos suelen ser más frecuentes en barrios y sectores alejados del estadio. Por eso, es importante pensar en trabajos desde estos espacios.

Uno de los puntos clave de la Ley 1270 es la inclusión del barrismo social y las iniciativas que surjan desde los hinchas.

“El empoderamiento territorial es fundamental, sobre todo porque los problemas están allí, donde deben ser solucionados”, apunta Amaya.

Tumbas de futboleros

Es recurrente ver tumbas de hinchas de equipos distintos muy cerca, unas de otras, después de la muerte, 

Foto:

Ana Puentes

Amaya, Villanueva y Castro coinciden en que las prácticas fúnebres de los hinchas y, además, su trabajo en términos de política pública solo puede ser bien abordado si se entienden las dinámicas al interior de una hinchada.

“En su contexto, la violencia no es algo irracional, tiene sentido en ellos. Genera un capital social reconocido en su barrio. También permite una interlocución con el estado”, concluye Amaya.


ANA PUENTES
​Escuela de Periodismo Multimedia​@soypuentes

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.