Secciones
Síguenos en:
Un antojo vegano en 'El Caldero de Sancho'
Elektra. sándwich vegano

Pulled mushsrom con queso de almendras, sándwich vegano de Elektra, el restaurante recomendado por Sancho esta semana.

Foto:

@Elektra.fod

Un antojo vegano en 'El Caldero de Sancho'

FOTO:

@Elektra.fod

El crítico gastronómico de EL TIEMPO cuenta su experiencia en el restaurante Elektra.

Hubo un tiempo –lejano, eso sí– en el que pensaba que una buena comida exigía la presencia de alguna carne. De una proteína animal, quiero decir. Al fin y al cabo, no fueron pocas las veces que oí en mi infancia este dicho popular: “Más largo que una semana sin carne”.

Renunciar a la carne significaba alimentarse mal, poner en riesgo la salud. Por eso, cuando uno andaba desganado le decían que al menos se comiera la carne. Y todos quedaban muy tranquilos. Fríjoles, lentejas y garbanzos formaban parte de la dieta de los colombianos desde muchos siglos atrás, pero no se hablaba entonces –o al menos jamás lo oí en esos años– de sus maravillosas propiedades nutritivas y de la impresionante fuente de proteína que constituyen.

Conozco señoras de tradición que han aceptado sin problemas que sus hijas se vayan a vivir con el novio antes de casarse, pero no han logrado superar la noticia de algún nieto que les confiesa que se volvió vegano.

Lo cierto es que cada día son más los que engrosan las filas del vegetarianismo y del veganismo. Y somos muchos los que, no obstante seguir adorando el cochinillo, el asado de tira y la tocineta, podemos disfrutar con gozo verdadero de un buen plato de quinua o de esas croquetas originarias de Oriente Medio que se conocen como faláfel, y que muchas veces se convierten en el corazón de una deliciosa hamburguesa… Sí, ¡hamburguesas sin carne!, algo que hace unos años parecía imposible, y que hoy se ve cada día más, a medida que crece la demanda de comida sin proteína animal.

Me fascina el sándwich de pulled pork (bondiola desmechada) de Love Chicharrón. Y soy capaz de comerlo sin remordimiento alguno. Pero debo confesar que hace unos meses probé la versión vegana de este emparedado, en un pequeño restaurante llamado Elektra, cuya alacena no conoce la proteína animal, y me encantó. A tal punto que ahora lo pido con cierta frecuencia. En vez de carne de cerdo, lo preparan con hongos –específicamente con shitakes– y lleva ensalada de repollo y mayonesa de ajo. Realmente, muy bien logrado.

No tengo entre mis planes volverme vegetariano. Mucho menos vegano: unos buenos huevos revueltos pueden ser un verdadero manjar. Pero estoy convencido de que hay platos exquisitos que no requieren la presencia de otro animal que el que se lo come.

Elektra

Calle 69 A n.° 9 - 65
Tel: 1-7586463

Sancho
Crítico gastronómico
elcalderodesancho@yahoo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.